Karl Freund y la sombra expresionista

Nacido un 16 de enero de 1890, Karl Freund, trabaja como proyeccionista con tan sólo 15 años, convirtiéndose en operador de cámara a los 17. Posteriormente es contratado en los estudios UFA, durante los primeros años 20, la época más innovadora del cine alemán a nivel mundial. Consecuentemente participa como responsable de la fotografía de algunos de los mejores exponentes del expresionismo alemán tales como El golem (1920, Der Golem, wie er in die Welt kam, 1920, Carl Boese) o Metrópolis (1927, Fritz Lang). Sin embargo será su colaboración con F. W. Murnau la que le reportará mayores logros.

En El último (Der Letze Mann, 1924, F. W. Murnau), una historia realista narrada en un lenguaje plástico repleto de reminiscencias expresionistas, para dar agilidad al relato cuya única acción transcurre en un mundo cerrado, Murnau y Freund introducen el empleo de una cámara excepcionalmente dinámica, con travellings subjetivos, circulares y movimientos de grúa. Esta “cámara desencadenada” (así denominada por los críticos de la época) causa un enorme impacto en la producción mundial. Con El último la cámara había aprendido no solo a caminar sin limitaciones, sino también a volar. Así mismo el título de Murnau supondría uno de los primeros títulos que evolucionaron hacia el segundo gran movimiento germano: Kammeraspielfilm.

Otro título notable en el que participa, Varieté (1925, E. A. Dupont), evidencia el uso notable de un encuadre subjetivo o la alternancia pendular plano-contraplano de dos actores que dialogan, mirando casi al objetivo de la cámara. Este título constituye una prolongación y superación estética del Kammerspielfilm hacia un cine más realista que será conocido como la Nueva Objetividad.

Antes de emigrar a los estados Unidos, amenazado por la sombra nazi que se extiende por toda Alemania, participa en el rodaje de Berlín, sinfonía de una ciudad (Berlin: Die Sinfonie der Grosstadt, 1927, Walter Ruttmann), una de las primeras Sinfonías urbanas, prolongación formal de otro movimiento alemán Der Absolute Film o Cine absoluto.

El desembarco de Karl Freund en los Estados Unidos se produce en 1929, primeramente contratado por Technicolor Co. para desarrollar y perfeccionar su procedimiento del color, y contratado después por Universal Studios en donde participa en el clásico antibelicista Sin novedad en el frente (All quiet in the western front, 1930, Lewis Milestone) y para la que desarrolla su particular repertorio de sombras para iniciar su ciclo de terror, para el que acabará dirigiendo su único título como director: La momia (The Mummy, 1932). Posteriormente entra en la nómina de MGM.

Por último cabe destacar su labor como responsable del sistema de tres cámaras tan utilizado en las comedias de situación televisivas y que desarrolla para I love Luy (1951), serie de la que es responsable de la dirección de fotografía durante muchos años. Retirado del oficio de la fotografía después de su intervención televisiva, continúa su labor de investigación en Photo Research Corp., falleciendo el 3 de mayo de 1969.

Coordinado por Luis M. Álvarez
Programado en enero de 2008 para ACVOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s