Rabia (2009, Sebastián Cordero)

Sebatián Cordero estrena «Rabia», con Concha Velasco

Premiada con la Biznaga de Oro al mejor largometraje en el Festival de Málaga, se estrena la tercera película del ecuatoriano Sebastián Cordero, Rabia, que cuenta en su reparto con las presencias de Icíar Bollaín, Álex Brendehmül, Martina García, Xabier Elorriaga y Concha Velasco.

Rabia parece estar abocada a convertirse la película latinoamericana del año, a tenor de su recibimiento en el Festival de Toronto, en los Festivales de Guadalajara y Tokio, donde obtiene el Premio Especial del Jurado y el magnífico palmares que consigue en Málaga, que además del premio a la mejor película del festival, se lleva también el de Mejor Actor de Reparto, para Álex Brendehmül, el de la mejor Fotografía, para Enrique Chediak y una mención especial para el mexicano Gustavo Sánchez Parra. Todo un reconocimiento para este último que sufriera una depresión tras el rodaje por una dura transformación física que le lleva a perder 13 kilos.

En una atmósfera asfixiante inspirada en El quimérico inquilino (Le locataire, 1976, Roman Polasnki), según confiesa su director, Rabia es la adaptación de una novela de Sergio Bizzio que cuenta la historia de José María, un inmigrante que trabaja en la construcción y provoca la muerte accidental de su capataz tras producirse un enfrentamiento entre ambos. Desesperado, se esconde en la mansión donde trabaja como empleada doméstica su novia Rosa, también inmigrante. Un suceso inesperado hará que José María tenga que permanecer escondido en la casa para evitar males mayores.

Algunas historias de inmigrantes pueden llegar a ser como una película de miedo, pero aquí no quería llegar tan lejos

Comenta Cordero, añadiendo que “aunque es una adaptación es mi proyecto más personal” quien decide ambientar la historia en España, en lugar del Buenos Aires original, aportando así el matiz de la inmigración. Otra aportación del director es el deliberado alejamiento del cliché del cine social, acercándose más al melodrama romántico.

Una mezcla de géneros donde acentúo la historia de amor imposible. Me pareció la faceta más interesante del relato. Sergio Bizzio la ve como una nueva versión de El fantasma de la Ópera

Rodada en el País Vasco y producida por Telecinco, la película cuenta con el apoyo de Guillermo del Toro, con quien había colaborado en su película previa, Crónicas (2004), y quien ha promocionado el filme fascinado y apostando por él desde el primer momento. Cordero, que un principio no se sentía seguro, a pesar de continuar con sus técnicos habituales, pero teniendo que contar con un reparto español al que no conocía, asegura haber terminado el rodaje como si fueran una familia, especialmente el caso de Brendemühl, al que quiso tener desde un primer momento tras haberle visto en Las horas del día (2003, Jaime Rosales) y quedar fascinado con él. Igual es el caso de Concha Velasco, a quien conoce en un festival de manera casual, y que no siendo muy popular para el público ecuatoriano de su generación, se relacionan de una manera muy natural, quedando muy agradecido por su dedicación y generosidad con la película. La actriz española confiesa no conocer el trabajo previo de Sebastián Cordero, sin embargo, siguiendo el consejo de su hijo, acepta el trabajo sabiendo de antemano que está trabajando con un cineasta especial.

Cordero se encuentra preparando su próximo proyecto, una película pequeña, de carretera, a rodar en Ecuador y que espera poder empezar a rodar este mismo verano.

Publicado originalmente en Extracine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s