Enrique Urbizu y parte de su equipo en Ciudad de la Luz

Enrique Urbizu rueda «No habrá paz para los malvados»

Producida por Lazona y Telecinco Cinema, con participación de AXN y Canal Plus y tras seis semanas en el complejo cinematográfico Ciudad de la Luz, de Alicante, continúa en Madrid el rodaje del que será el retorno del magnífico director de cine negro Enrique Urbizu tras siete años dedicado a la enseñanza y ser vicepresidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España.

Enrique Urbizu y parte de su equipo en Ciudad de la Luz
Enrique Urbizu y parte de su equipo en Ciudad de la Luz

Ambientado en un Madrid multirracial y con un título que alude a un versículo del profeta Isaías, No habrá paz para los malvados cuenta, en clave de thriller, el camino de expiación a sangre y fuego que inicia el inspector de policía Santos Trinidad, fracasado tanto en lo personal como el lo profesional, cuando sigue la pista de una joven desaparecida y se ve involucrado en un tiroteo en el que mueren tres personas.

Es una película de cine negro, contemporáneo. El filme trata sobre determinadas conexiones ocultas y sobre los individuos que determinan quién vive y quién muere.

El guión, que guarda cierta relación con los acontecimientos que sucedieran en Madrid aquel fatídico 11 de marzo de 2004, está escrito en colaboración con Michel Gaztambide, quien escribiera junto a Julio Medem el guión de Vacas. Urbizu y Gaztambide escribieran juntos los guiones de dos obras muy influyentes del reciente cine español: La vida mancha y la espléndida La caja 507, a la que tanto le debe Daniel Monzón en su mucho menos espléndida Celda 211 y en su película anterior, The Kovak box.

El 11-M es un acontecimiento histórico que se me antojaba interesante para investigar algo que en principio parecía imposible. La película pretende poner el foco en ese tipo de acontecimientos, que no son exclusivos de Madrid. Pasaron en Nueva York y Londres y podrían ocurrir en cualquier ciudad occidental

El reparto de la película está integrado por colaboradores habituales de Urbizu como José Coronado protagonista de las mencionadas La vida mancha y La caja 507 o Rodolfo Sancho, con el que ya trabajara en Cachito, completando el reparto con Helena Miquel, Karim El-Kerem y el televisivo Juanjo Artero.

Enrique Urbizu forma parte de aquella fértil generación de cineastas vascos, entre los que se incluyen Julio Medem, Juanma Bajo Ulloa, Pablo Berger y el actual presidente de la Academia española, Álex de la Iglesia, que iniciaran su carrera cinematográfica a principios de los años 90, gracias a lo que se diera en llamar el cine de las autonomías que beneficiaba, a través de subvenciones, a los cineastas que emprendían su carrera cinematográfica vinculados a su autonomía de origen.

Lo que en manos de cualquier otro director no sería más que una historia casposa, fantástica e inverosímil, seguro que Enrique Urbizu convierte en una historia emocionante, imprevisible y emocionante, por lo que estaremos expectantes al estreno de la que será la octava película del cineasta vasco con cine en las venas.

Publicado originalmente en Extracine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s