Las películas favoritas de Daniel Monzón

¿A alguien le interesan las películas favoritas de Daniel Monzón?

Enfrascado ya en la preparación de su próximo proyecto, Daniel Monzón es homenajeado en Cinema Jove, (Festival Internacional de Cine de Valencia), recién clausurado el pasado 25 de junio y entre cuyas secciones con las que ha celebrado su vigésimo quinta edición se encuentra Cuadernos de Rodaje, que ha consistido en una programación escogida por el director de Celda 211, en la que da cuenta de las películas de la Historia del Cine que más le han influido… como si a alguien le interesara.

Daniel Monzón, Luis Tosar y Alberto Ammann
Daniel Monzón, Luis Tosar y Alberto Ammann durante el rodaje de Celda 211 (2009)

Flamante vencedor de la última edición de los premios Goya, a pesar de su todavía breve carrera detrás de las cámaras, Monzón habría desarrollado una carrera profesional como periodista y crítico de cine en medios como la revista Fotogramas, los programas radiofónicos Dos horas de nada y La radio de Julia y como subdirector de uno de los pocos programas de televisión sobre cine en España: Días de cine, lo que sin duda explica el interés de la lista de sus películas favoritas. Comenzaría su trayectoria cinematográfica como guionista de Desvío al paraíso (1994, Gerardo Herrero), saltando pocos años después a la dirección con El corazón del guerrero (1999), a las que siguen El robo más grande jamás contado (2002) y The Kovak Box (2006).

Si algo tiene de glorioso el cine es esa capacidad única para transmitir vívidamente sensaciones tan abstractas de forma colectiva.

En una carrera caracterizada por una inclinación al cine de género, comprobemos cuales fueron los títulos que le empujaron a ponerse detrás de una cámara, que no quiere decir que los quince cineastas detrás de esta lista tengan la culpa de nada:

1. Sed de mal (Touch of evil, 1958). No era de extrañar un título de Orson Welles, entre los que podría haber escogido cualquier otro, decantándose por éste y ubicándolo en primera posición “por su turbiedad, su atmósfera enrarecida, su fascinante forma de encuadrar y narrar, por su ambigüedad moral, por ese ‘toque de maldad’ que cala tan hondo en la naturaleza humana, en la que remueve y hurga hasta llegar al hueso”.

2. El hombre que pudo reinar (The man who would be king, 1975). La fabulosa adaptación de la novela de Rudyard Kipling, que firmaba John Huston, ocupa el segundo lugar y es considerada por el mallorquín como “la mejor película de aventuras de la historia”.

3. M, el vampiro de Düsseldorf (M, 1931). Dirigida por Fritz Lang cuando todavía estaba en Alemania y en la que se intuye todo lo que vendría después, está seleccionada por su estilo osado y el innovador tratamiento del sonido, “aspecto aún más notable si tenemos en cuenta que es la primera película sonora de Fritz Lang”.

4. El ángel exterminador (1962) es el único título en español de la lista, gracias seguramente, a lo impresionado que quedara el cineasta la primera vez que viera, en un cine de Valencia, una de las obras maestras de las varias que hiciera Luis Buñuel en México.

5. Muñecos infernales (The devil-doll, 1936). Este filme de Tod Browning le impresionara cuando la viera de niño, enterándose más adelante que era del mismo director de otras, no menos míticos, filmes como Freaks (1932) o Garras humanas (The unknown, 1927), y que además contara en el guión con la firma de Erich von Stroheim, uno de los grandes genios del cine mudo junto con F. W. Murnau.

6. El ejército de las sombras  (L’armée des ombres, 1969): “un tipo de cine maduro, áspero, directo… y apasionante, como no se ve a menudo estos días y que, para mi, significa la obra cumbre de su director”, así se pronuncia el cineasta sobre la obra de Jean-Pierre Melville, quien fuera el creador del cine polar galo e influyera tanto en los jóvenes cineastas de la nouvelle vague.

7. Amarcord (1973). Dirigida por Federico Fellini, “uno de esos cineastas que le hacen a uno sentirse orgulloso del cine europeo”, que cuenta con una de las más inolvidables bandas sonoras del no menos mítico compositor Nino Rota.

8. Senderos de gloria (Paths of glory, 1957). Si nos olvidamos de Fear and desire (1953), tal y como su director pretendía, esta sería la primera de las contundentes obras antibélicas que rodara Stanley Kubrick, estrenada en España a finales de los años setenta debido a una prohibición de la censura frnaquista.

9. El hombre elefante (The elephant man, 19890. Compartiendo calado emocional con Umberto D (1952, Vittorio De Sica), la película de David Lynch suele aparecer en muchas de las listas de directores (españoles), que contando con “una de las más bellas fotografías en expresionista blanco y negro que recuerdo”, responsabilidad de Freddie Francis, y de la que destaca la habilidad de su director para contar una historia que podría haber caído en el melodrama más sentimental.

10. El seductor (The Beguiled, 1971). Responsable de otros títulos afines a su gusto, como Harry, el sucio (Dirty Harry, 1071) o Fuga de Alcatraz (Escape from Alcatraz, 1979), Monzón destaca este filme dirigido por Don Siegel, que cuenta con la presencia de Clint Eastwood en su reparto y en la que Siegel da “uno de sus Do de pecho, en un cuento cruel y envenenado, a caballo entre el western y el terror gótico, al que en su día se le dio la espalda por su negritud e indomable espíritu contra corriente”.

11. El quimérico inquilino (Le locataire, 1976). Uno de los más inquietantes títulos de Roman Polanski, escrito por uno de los grandes colaboradores del cineasta, el guionista Gérard Brach, que se acerca a las atmósferas inquietantes de David Lynch y para la que tiene palabras como “inquietante, sugerente, malvada… Un billete sin retorno a la paranoia”.

12. Frenesí (Frenzy, 1972). Obligatorio era incluir una película de Alfred Hitchcock y, de la misma manera que con Orson Welles, resulta difícil escoger, por lo que se decanta por esta película
debido a que es la más cruda del maestro del suspense.

13. King Kong (1933, Merian C. Cooper Ernest B. Schoedsack). Una elección puramente sentimental y que, según el propio Daniel Monzón, “es la película por la que yo soy director de cine”.

14. Tiburón (Jaws, 1975). La mejor película de Seteven Spielberg para el director de Celda 211 y la que más veces a visto en toda su vida.

15. La cosa (The thing, 1982). Considerada por Mozón como una de las mejores películas de John Carpenter, de la que destaca que “es el remake menos remake posible. Supera al original con creces y se convierte en quintaesencia del cine de su autor”.

Busquen, comparen y si encuentran algo mejor cómprenlo, pero hasta aquí la selección de Daniel Monzón, en la que incluye menos títulos estadounidenses de lo que cabría pensar y en la que puede que se eche en falta algún título más en español, o que pese más el cine de los años setenta, debido probablemente a que fuera el que el cineasta viera en su época adolescente. De cualquier manera una lista bastante personal y coherente con el cine que el director mallorquín ha realizado hasta la fecha. ¿No crees?

Publicado originalmente en Extracine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s