Gerardo Herrero

Gerardo Herrero: tendiendo puentes entre España y Latinoamérica

Responsable de Tornasol Films, a través de la que produce El secreto de sus ojos (2009), y superada la polémica de los académicos españoles que no quisieron incluir la película dirigida por Juan José Campanella en la terna de mejor película española —así se perdieron también el Oscar—, Gerardo Herrero tiene pendientes de estreno cinco largometrajes y ya está enfrascado en dos nuevos proyectos, además de estar preparando Asesino sin rostro, un thriller que espera dirigir en 2011, después de tres años sacando el proyecto adelante.

Yo creo que esta es una polémica absurda, dado que El secreto de sus ojos es una película producida en España.

Nacido en Madrid, un 28 de enero de 1953, Herrero abandona sus estudios de derecho cuando siente la llamada por el Séptimo Arte. Con la intención de crear puentes entre España y Latinoamérica, funda, en 1987, Tornasol Films, a través de la que produce títulos de éxito como El hombre que perdió su sombra (L’homme qui a perdu son ombre, 1991, Alain Tanner), Guantanamera (1995, Tomás Gutiérrez Alea & Juan Carlos Tabío), La canción de Carla (Carla’s Song, 1996, Ken Loach), Martín (Hache) (1997, Adolfo aristaráia), Luna de Avellaneda (2004, Juan José Campanella), El método (2005, Marcelo Piñeyro), El aura (2005, Fabián Bielinsky), Los crímenes de Oxford (The Oxford murders, 2008, Álex de la Iglesia) y las más recientes, Nacidas para sufrir (2009, Miguel Albaladejo), una estupenda tragicomedia que seguro recogerá alguna nominación en la próxima edición de los Goya, y Las viudas de los jueves (2009, Marcelo Piñeyro), otro de los mejores exponentes de su cine reciente.

Toda una inmejorable carta de presentación que le convierte en un productor con personalidad y actitud cinematográfica, en lugar de económica y comercial, capaz de sacar adelante proyectos de espíritu artístico e independiente, sin dejar de lado la capacidad de conectar con el público, de acuerdo con el criterio que sigue para desarrollar sus proyectos:

Primero el guión, después, el director, entenderse con su visión y la nuestra sobre el proyecto, establecer la viabilidad económica del mismo, pensar el mercado y el público que tiene la película, tener un distribuidor, buscar coproducción, si la necesita y se puede.

Tanner, Loach, Gutiérrez Alea, Tabío, Aristarain, Daniel Monzón, Enrique Urbizu, Piñeyro, Bielinsky o Albaladejo son algunos de los directores con los que ha trabajado, siendo Daniel Burman, Rodrigo García y Gracia Querejeta algunos de los directores con los que le gustaría trabajar en un futuro.

Entre los estrenos que tiene pendientes se encuentra El gran Vázquez (2010, Óscar Aibar), el biopic sobre Manuel Vázquez Gallego, integrante de la generación del 57 de la Escuela Bruguera, mítico creador de personajes tan entrañables como Anacleto, agente secreto. Un filme que cuenta con el show-man —lo de actor le queda corto— Santiago Segura como protagonista, sobre el que Herrero se pronuncia:

Segura está espléndido en su interpretación, va a sorprender a mucha gente.

A este le seguirá Balada triste de trompeta, el último proyecto dirigido por Álex de la Iglesia —reciente Premio Nacional de Cinematografía— una “tragedia grotesca de terror cómico”, en cuyo reparto repite Santiago Segura.

Gerardo Herrero abre las puertas cinematográficas a dos debutantes: Jonás Trueba, hijo de Fernando Trueba, que se estrena en la dirección con Todas las canciones hablan de mi (2010), “una comedia romántica con un punto melancólico y nostálgico que no cuenta el principio de un amor, sino su supuesto final”, según palabras de su director; una cinta protagonizada por Eloy Azorín, que sigue sin recuperar el corazón que perdiera en Todo sobre mi madre (1999, Pedro Almodóvar); y el debut cinematográfico de José Manuel Carrasco con El diario de Carlota (2010), una comedia juvenil dirigida al público adolescente con un reparto televisivo, en lo que a primera vista, parece un intento de repetir el bochornoso éxito de Mentiras y gordas (2009, Alfonso AlbaceteDavid Menkes) —también producida por Gerardo Herrero—, que utilizando todos y cada uno de los niños y niñas monos de la tele fue una de las películas con mayor recaudación de la pasada temporada en España.

Terminado ya el rodaje de No retorno (2010, Miguel Cohan)—de cuyo inicio ya dimos cuenta—, un drama policíaco protagonizado por Leonardo Sbaraglia y Bárbara Goenaga, de la que el productor desea “que la película haga honor al guión, de los mejores que he leído últimamente. (…) Dará grandes interpretaciones”. Entre sus próximos proyectos como productor se encuentran dos películas como El sueño de Iván, un drama familiar dirigido por Roberto Santiago y The food guide to love, una coproducción entre España, Reino Unido y Francia que cuenta con reparto español y británico. Seguiremos la sombra de un productor coherente e inteligente para el que el dinero no es lo más importante de una producción, sino uno más de los valores a tener en cuenta, junto con lo más importante: una historia que contar y una manera personal de hacerlo.

Publicado originalmente en Extracine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s