Niños grandes

Título Original: Grown Ups



Año: 2010

Nacionalidad: EE.UU.


Dirección: Dennis Dugan
Guión: Adam Sandler & Fred Wolf
Producción: Jack Giarraputo & Adam Sandler
Fotografía: Theo van de Sande
Música: Rupert Gregson-williams
Montaje: Tom Costain
Diseño de Producción: Perry Andelin Blake
Dirección Artística: Alan Au
Decorados: Claire Kaufman
Vestuario: Ellen Lutter
Reparto: Adam Sandler, Kevin James, Chris Rock, David Spade, Rob Schneider, Salma Hayek, Maria Bello, Maya Rudolph, Joyce Van Patten, Ebony Jo-Ann, Di Quon, Steve Buscemi, Colin Quinn, Tim Meadows, Madison Riley, Jamie Chung, Ashley Loren, Jake Goldberg, Cameron Boyce, Alexys Nycole Sanchez, Ada-Nicole Sanger, Frank Gingerich, Morgan Gingerich, Nadji Jeter, China Anne McClain, Dan Patrick, Blake Clark, Norm MacDonald, Jonathan Loughran, Kevin Grady, Richie Minervini, Jackie Sandler, Sadie Sandler, Sunny Sandler, Dennis Dugan, Lisa M. Francis, Berkeley Holman, Michael Cavaleri, Andrew Bayard, Jameel McGill, Kyle Brooks, Joshua Matz, J. D. Donaruma, Billy Concha, Alec Musser, Henriette Mantel, Hunter Silva, Chrsitopher Borger, Connor Panzner, Jeremy Weaver, Daniel Cohen, Jonathan Crowley…

para crecer mejor New England que Milán

Apurando los últimos días del verano, me pareció interesante disfrutar de un producto ideado para disfrutar en esta época del año, Grown Ups, la última ¿comedia? de Adam Sandler.

Lenny (Adam Sandler), Eric (Kevin James), Kurt (Chris Rock), Marcus (David Spade) y Rob (Rob Schneider) son un grupo de cuarentones que formaran el equipo de baloncesto de su instituto, que se vuelven a reencontrar en el entierro del que fuera su entrenador, para aprovechar y pasar juntos el finde semana del cuatro de julio con sus respectivas esposas, Roxanne (Salma Hayek), Sally (Maria Bello) y Deanne (Maya Rudolph), Gloria (Joyce Van Patten), quienes resultar ser igual de inmaduras que ellos.

En algunas ocasiones se me ha tachado de mezclar peras con manzanas, lo digo por cuando me refiero a la posible ideología que se esconde o aflora detrás de una película, pero es que Grown Ups apesta a cine republicano en la línea de esta última convocatoria que reunió a lo mejor del pensamiento republicano en Washington.

Más que una comedia, que de graciosa tiene bien poco, parece una película de propaganda estadounidense con la clara intención de fomentar el turismo interior pues, aparte de la cuidadosa selección de las familias representadas en las que se incluye una familia completa negra —que asumen literalmente que tienen que vivir subyugados por la cultura blanca—; el sector latinoamericano representado por Roxanne —que gran apoyo para la reivindicación de la igualdad de la mujer que figure en los créditos como Salma Hayek Pinault, aunque ciertamente va al hilo del pensamiento de sus creadores—; un padre obeso debidamente recubierto, siempre y en todo momento en que se puedan ver sus grasientas carnes, de un inapropiado ¡taje de neopreno!; una joven oriental en el adecuado lugar que le corresponde: niñera-asistente-au pair; la ausencia absoluta de homosexuales porque en el ideario republicano no se contempla esa tendencia; y qué me dicen de la sociedad que representa en la que los chicos sólo hablan con los chicos y las chicas con las chicas… no se me ocurre otro motivo para hacer la película que la reivindicación de que la familia estúpida jamás será separada.

Por otro lado no tendría ningún problema en tragarme un película más que trate de venderme las mieles del sueño americano, pero si por lo menos lo hicieran de acuerdo a un uso correcto y coherente del lenguaje audiovisual. Porque no es lo mismo hacer humor slapstick que hacer el payaso. No es lo mismo hacer el payaso que serlo. No es lo mismo ser gracioso que caer en gracia. No es lo mismo un grupo de amigos graciosos que la competición constante por ver quien dice o hace la estupidez más infame. ¿Es así la vida de Adam Sandler, guionista y productor de la cinta? Qué duro competir cada día con tus amigos para ver cual es mejor cómico. Y por otro lado, qué fácil responsabilizar a los demás porque tus hijos no salen a la calle, porque se pasan el día entero hablando por su teléfono móvil —que tú les compraste—, jugando a los videojuegos —porque seguramente tú no has pasado tiempo con ellos—, o a Steven Spielberg porque te piden una televisión más grande como la suya. La culpa siempre es de los demás, nunca de uno mismo, qué filosofía tan…

“Aquí no pasa nada y eso me encanta”

La frase pronunciada por Roxanne es mucho más certera de lo que e pudiera imaginar porque es cierto. No pasa nada en toda la película, no hay conflicto, ni tema, ni argumento. El catalizador inicial —que dura casi una cuata parte de la película— no afecta en absoluto a los protagonistas, tan sólo facilita una excusa, más o menos —por supuesto menos— coherente para justificar que se reúnan y pasen unas improvisadas vacaciones juntos. Casi se podría elogiar la ligereza con la que se resuelven situaciones como tener que ir a Milán, o la decisión de ir al parque acuático. No hay más conflictos que esos dos en la película y se solucionan en la misma secuencia y sin una justificación coherente.

Todas las cosas mínimamente graciosas que podría tener la película están incluidas en el tráiler —que es mucho más gracioso que la película—, el resto no tiene ningún interés, aparte del poder comprobar cómo se ganan el sueldo unos señores (no puedo decir cómicos, no), que sí parece se lo pasaron bien haciendo la película —menos Chris Rock, totalmente relegado a la parte trasera del autobús, como hombre de color que es. Lástima que no supieran transmitírnoslo de la misma manera. ¿Será más culpa de Adam Sandler o de Dennis Dugan, quien podría haber figurado como director o como chico de los recados?

Publicado originalmente en EXTRACINE

Anuncios

2 comentarios en “Niños grandes

  1. Desde luego, Luis M., no voy a molestarme en ir a ver esto. ¡El tiempo es oro!.

    Ah, leo tu perfil y me impresiona tu corrículum. Cómo puedes hacer tantas cosas!.

    Te agrego a “mi lista de blogs” para tenerte más a mano.

    Nos leemos.

    Me gusta

  2. Un placer Scotty, el único aliciente para ver esta película es el de comprobar que el cine de propaganda sigue estando vigente.. y es que es tan descarado!!!

    Ya estás también en mi lista de blogs, por partida doble…

    Ciao!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s