Shanghai

Título original: Shanghai

Año: 2010
País: EE.UU.

Dirección: Mikael Halfström
Guión: Hossein Amini
Producción: Jac Chapman, Carolina Hewitt & David M. Thompson
Fotografía: Greig Fraser
Música: Mark Bradshaw
Montaje: Alexandre de Franceschi
Diseño de Producción: Janet Patterson
Dirección Artística: Christian Huband
Decorados: Charlotte Watts
Vestuario: Janet Patterson
Reparto: John Cusak, Jeffrey Dean Morgan, Ken Watanabe, Franka Potente, David Morse, Chow Yun-Fat, Gong Li, Rinko Kikuchi, Hugh Bonneville, Gemma Chan, Nicholas Rowe, Ronan Lapaine, Wolf Kahler, Michael Culkin, Catherine Balavage, Don Tai, Selina Lo, Dean Alexandrou, Tohoru Masamune, Christopher Buchholz, Hong Ping Tang, Yenis Cheung-Yan…

la nostalgia por el cine antiguo

Shanghai, la producción tras la que se esconde The Weinstein Companny —- esta es una película de productor, que no de director o guionista—- estaba destinada al fracaso desde sus inicios, pero no porque sea una mala película, sino porque no era el momento de hacerla. Llega tarde. Demasiado tarde.
Ya sólo en la presentación del entorno en el que se desarrolla la película, un Shanghai dividido en cuatro partes: una americana, otra alemana, otra china y otra japonesa, pocos podrán alejar de su memoria el recuerdo de la Vienna de El tercer hombre (The Third Man, 1949, Carol Reed), pero mucho menos cuando resulta que el protagonista es un periodista que acude ante la llamada de un amigo que acaba de ser asesinado, dejando a una novia que guarda la clave de su misterio.

En cualquier caso, el visionado del filme es bastante ameno, tiene una estupenda fotografía de Benoît Delhomme, remarcada por un espectacular diseño de producción, por el que se mueven unos personajes perfectamente caracterizados y enfundados en un vestuario elegante y exquisito; la acción transcurre a un ritmo adecuado y las interpretaciones están bastante correctas, además de la autenticidad de que cada uno hable en su propio idioma, o en el que sepa hablar.

Pero entonces ¿Cuál es el problema? El tiempo. Que no es este el tiempo y época de un filme de estas características, que igual podríamos disfrutar si lo viéramos en la televisión con la nostalgia del cine de los años treinta, pero como no es pasado, sino que es presente se revela más como cine antiguo que clásico.

Ni la presencia de actrices tan estimulantes como Gong Li o Franka Potente, ni actores tan sólidos como John Cusack, Chow Yun-Fat, David Morse o Ken Watanabe, ni guionista ni director son capaces de insuflar alma, estilo, pasión o sentimiento a un producto que pareciendo más de lo que finalmente ofrece, tal y como se puede apreciar en su tráiler, sólo podrás disfrutar si lo ves aprovechando la tarde para ir al cine, no con tus hijos, sino más bien con tus padres o hasta mejor todavía, con tus abuelos.

Publicado originalmente en EXTRACINE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s