Buried

Título original: Buried
Año: 2010
País: España

Dirección: Rodrigo Cortés
Guión: Chris Sparling
Producción: Adrián Guerra & Peter Safran
Fotografía: Eduard Grau
Música: Víctor Reyes
Montaje: Rodrigo Cortés
Reparto: Ryan Reynolds, José Luis García Pérez, Robert Paterson, Stephen Tobolowsky, Samantha Mathis, Ivana Miño, Warner Loughlin, Eric Palladito, Kali Rocha, Chris William Martin, Cade Dundish, Mary Songbird, Kira Baily, Anne Lockhart, Robert Clotworthy, Michalla Petersen, Juan Hidalgo, Abdelilah Ben Massot, Joe Guarneri, Heath Centazzo…

enterrada por tramposa

La extensa y elaborada campaña de promoción que precede a Buried, de la que se ha ido dando debida cuenta, parecía basarse en una premisa en la que mostrar menos es más. Vista la película descubrimos que Rodrigo Cortés no es más que un nuevo embaucador oportunista que no tiene absolutamente nada que mostrar.
Las entrevistas y ruedas de prensa se ha empeñado en airear la influencia de Alfred Hitchcock en esta propuesta. Puede que sea porque apenas se ve nada en toda la película, pero la influencia del mago del suspense no va más allá de tres títulos: Vertigo (1958), Con la muerte en los talones (North by Nortwest, 1959) y Psicosis (Psycho, 1960), los tres largometrajes cuyos títulos de crédito realizara Saul Bass. Ni que decir tiene que la copia del estilo del genial diseñador es meramente superficial, pues mientras el señor Bass se preocupara por desgranar la esencia de cada película en sus secuencias, aquí tan sólo interesa la estética. No hay más rastro de Hitchcock.
Quizás pueda apreciarse una influencia en las cuerdas de la torpe partitura de Víctor Reyes, pero mientras el maestro Bernard Hermmann era capaz de dotar de una notable dimensión y dramatismo a los personajes de cada película, en este caso, la música sólo sirve como mero énfasis de los momentos de angustia creando pasajes que podrían resumirse como “fragmentos de tensión”, fragmentos de frustración”, “fragmentos de desilusión”, esta última, la del espectador.
No me extraña que nadie quisiera realizar el guión de Chris Sparling. Se nota, no sólo que es un principiante, sino que no ha hecho todos sus deberes pues aunque ofrece un planteamiento interesante, se diluye en demagogias de patio de vecinas, que no sólo no saben de política antiterrorista, sino que no deben ver la televisión, pues en cualquier serie estadounidense que incluya representantes de la ley —-anda que no hay—- siempre hay algún episodio en el que se produce un secuetro en el que se informa claramente de que “el gobierno de los Estados Unidos no negocia con terroristas”, y así ha sido desde los tiempos de Expediente X (The X Files). En este sentido cualquier intención de crítica política, o contra un capitalismo que antepone las necesidades del colectivo antes que las del individuo, quedaría diluida en cualquier debate realizado por adolescentes para su clase de ética.
No voy a comentar otras estrategias del guionista para despertar nuestra impotencia e indignación, sobre todo por los spoilers, pero llega un punto en que no me las puedo creer. No porque no crea que no puedan suceder, que también, sino porque no entiendo que el protagonista no reaccione como cualquiera en la vida real: colgando el teléfono. Tampoco hace falta mencionar la fantástica capacidad del ataúd que aumenta considerablemente a medida que avanza la trama, o se va llenando de objetos y artilugios, de tal manera que al final más parece el bolso de Mary Poppins que otra cosa. Aparte de la posible consideración de que Paul Conroy (Ryan Reynolds) tenga una capacidad de concentración tal que le permite disminuir de tamaño y/o una flexibilidad propias de un contorsionista profesional.
Y ¿qué hace Rodrigo Cortés con este guión? Pues lo mismo que hizo con el de Concursante (2007), llenarlo de planos y movimientos para entretener al público en algo más que no sea la trama de la película. Comienza con un plano detalle como podría haber comenzado con un plano medio, con la cámara en un contrapicado, como podría haberla colocado en cualquier otro sitio. No importa, da lo mismo, la alteración de los planos no cambia el sentido de la película porque no hay psicología, ni estética, ni estilo, ni nada de nada. Tan sólo justificar que estamos con un pavo dentro de un ataúd.
Encima, Rodrigo Cortés se priva de que una mano ajena trate de ordenar sus insulsos planos con coherencia, haciéndolo él mismo y cayendo en los mismos errores que cometiera en su desilusionadora ópera prima al montar él mismo su propia película.
Lo único que puedo salvar de la película es la fotografía, un contundente trabajo de Eduard Grau apoyado en la verosimilitud lumínica, que le obliga a llevarnos a la más absoluta oscuridad en los momentos en los que no se puede justificar la procedencia de la luz. Pero sólo por eso. ¿una lanza a favor del protagonista, Ryan Reynolds? Mucho me temo que sería sólo para alabar su valentía al afrontar tan arriesgado proyecto, poco más, pues tampoco es que consiga trasmitir nada más allá de lo previsible.
Por cierto, la película es plenamente española, que no te confunda el hecho de que estrenen la película con su título en inglés, es otra trampa más. Tan sólo tiene de americano su guionista y uno de los productores, Peter Safran, responsable de algunos de los bodrios más sonados del cine de parodia. Igual esta también lo era y no nos hemos dado cuenta. Quizás el señor Cortés debiera haber realizado una película en torno al secuestro de pescadores en Somalia, pero claro, igual eso comprometería su desconocimiento de las realidades políticas y sociales menos aireadas por el cine americano: las españolas.

Publicado originalmente en EXTRACINE

Anuncios

3 comentarios en “Buried

  1. Tío, tú era muy tonto muy tonto, muy mediocre muy mediocre, muy envidioso muy envidioso, y muy tonto muy tonto. ¿He vuelto a decir muy tonto? ¿No? Pues lo digo: eres muy tonto muy tonto. Qué país.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s