Hermano

Título original: Hermano
Año: 2010
País: Venezuela

Dirección: Marcel Rasquin
Guión: Rohan Jones & Marcel Rasquin
Producción: Enrique Aular & Marcel Rasquin
Fotografía: Enrique Aular
Música: Rigel Michelena
Montaje: Carolina Aular & Juan Carlos Melian
Diseño de producción: Maya Oloe
Dirección artística: Maya Oloe
Reparto: Eliú Armas, Beto Benites, Gonzalo Cubero, Marcela Girón, Fernando Moreno, Alí Rondon…

la importancia del otro

Siguiendo la lista de las películas propuestas para optar a la Nominación al Oscar a la mejor película rodada en habla no inglesa, nos encontramos con Hermano, la modesta pero sorprendente propuesta de Venezuela.

Galardonado con tres premios en el Festival de Moscú, la ópera prima de Marcel Rasquin es una película realizada con muy pocos medios pero que sorprende por llegar directamente desde el corazón. Algo que se percibe en el hecho de que los productores de la película sean los propios profesionales que la han realizado: Marcel Rasquin que además de dirigirla y producirla también forma parte del proceso de creación del guión junto a Rohan Jones, y Enrique Aular, que además de producir también se encarga de la dirección de fotografía.
Puede que algún espectador no se encuentre cómodo en un filme con un aspecto más casero que de cine documental, aunque no por ello tenga menos fuerza su mensaje y hayan realizado sus responsables un notable esfuerzo por paliar sus carencias. Sí podríamos hablar de la influencia del neorrealismo italiano con el que tiene en común el uso de actores no profesionales —-con la excepción de Gonzalo Cubero—-, la denuncia social, la mirada sobre las capas más desprotegidas: los niños, o en este caso, los adolescentes, y un final, que si bien no es un final completamente deprimente, no es tampoco un final feliz a la manera hollywoodiense.

La fuerza de todo el largometraje recae en un guión inteligente que sabe mezclar la trama personal de los protagonistas con la denuncia social que se transmite de un país en el que no hay término medio: o se permanece en la capa más baja de la sociedad que lleva a la delincuencia y la violencia de la vida en la calle, o se accede a lo más alto a través del deporte —-o a través de los concursos de belleza, si eres de sexo femenino.

La historia personal de los dos hermanos protagonistas se articula en una dependencia recíproca que parte en la primera secuencia, cuando Julio (Eliú Armas) confunde el llanto de un bebé abandonado con un gato, apodo con el que se queda quien será a partir de entonces su hermano. A partir de ese momento ambos hermanos se complementarán siendo el juego de ambos mejor cuando juegan juntos que cuando lo hacen por separado. Y de la misma manera que Gato (Fernando Moreno) le debe todo lo que tiene a su hermano, Julio tampoco podría conseguir nada bueno si no tuviera a su lado a un hermano que vela por él.
Quizás todas las buenas intenciones que se desprenden del argumento no se vean completamente reflejadas en la película pues, si en general la acción transcurre con fluidez y los personajes se desarrollan a un ritmo adecuado, cada vez que el fútbol es el centro de la atención, acción y desarrollo parecen paralizarse, ralentizando el ritmo de la película, cuyo montaje quizás salga perjudicado al no haberse realizado una aproximación visual centrada en las jugadas, sino en los personajes.

Por la similitud de temas y personajes, podríamos hablar de la influencia de la película de Fernando Meiralles, Ciudad de Dios (Cidade de Deus, 2002), en la que también nos encontramos con esas capas más desfavorecidas que tratan de salir de un mundo lleno de violencia y delincuencia, pero desarrollándose cada una de ellas siguiendo su propio camino, tanto de forma como de fondo.
Si Eastern Plays (2009, Kamen Kalev)—-que ya comentamos—- ya parecía una apuesta arriesgada por la dureza de su discurso, Hermano, a su lado, deberá parecer una historia de terror a los académicos del cine de Hollywood. Sobre todo proviniendo de un país como Venezuela, cuyo dirigente político tantas lanzas ha empuñado en su contra. En cualquier caso, una película altamente recomendable en la que las buenas intenciones de sus autores, disipan cualquier bajo resultado.

Publicado originalmente en EXTRACINE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s