José Luis Garci: un tuerto en el país de los ciegos

El otro día participaba en la merienda de negros que, a costa de Holmes & Watson. Madrid Days (2012), se hizo de José Luis Garci en El Séptimo Vicio. Hubo una pregunta de Javier Tolentino que me produjo un insospechado impacto: “¿Hay algo de envidia hacia José Luis Garci?”

Debo confesar que me pilló desprevenido y me dejó, ciertamente, anonadado.

José Luis Garci
José Luis Garci

Más que nada porque después de ver (por obligación) Holmes & Watson. Madrid days no creo que nadie, absolutamente nadie (leer emulando a Bea, la legionaria de Gran Hermano 6), pueda tenerle envidia. Sin entrar a analizar sus trabajos como guionista para otros cineastas, todos ellos producidos antes de que se sentara en la silla de director, su carrera se puede dividir en dos grandes etapas.

La primera comienza con Asignatura pendiente (1977), su ópera prima, que consigue una de las cuatro nominaciones a la candidatura del Oscar en habla no inglesa de Hollywood, y concluye una década después, muy apropiadamente con Asignatura aprobada (1987). En el recorrido podemos comprobar que todas y cada una de sus películas no sólo sirven como reflejo de la sociedad española, sino que constituyen un curioso ejemplo de cine panfletario a través del que comparte sus ideas sobre política, cultura, sociedad, deporte, relaciones personales y todo aquello que, en definitiva, compone su mundo personal.

Dentro de esta etapa, podríamos incluso marcar un punto de inflexión en Volver a empezar (1982), pues a partir de entonces, igual que había hecho el escritor y profesor interpretado por Antonio Ferrandis, comenzaría a repasar, en sentido inverso, su propia filmografía. Inmediatamente después realizaba la secuela de la que para muchos es su mejor película de aquel período, El crack (1981), una auténtica excentricidad en el cien español de la época. Y el resto de películas de esa misma época parecerían igualmente secuelas o alusiones a sus primeros títulos. Si Sesión continua (1984) podría entenderse como una especie de reflejo de Solos en la madrugada (1978), Asignatura aprobada cerraba inequívocamente el ciclo que había empezado con Asignatura pendiente.

Quizás la condescendencia con la que sus personajes soltaban esos dramáticos discursos en su cine de los años ochenta, cargó demasiado las tornas cuando quiso alejarse de la realidad, una vez aprobado el curso, para instalarse en un sentimiento nostálgico que le llevaba a idealizar el melodrama en la manera en la que siempre se ha desarrollado en el cine estadounidense. Canción de cuna (1994) iniciaba un recorrido en el que haría suyo el verso con el que Jorge Manrique concluía la elegía Coplas por la muerte de su padre, “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Una manera de entender el cine, más que de ver la vida, que contaminaría todo su cine posterior.

Su participación en el programa de televisión ¡Qué grande es el cine! contribuiría, en cierta medida, a un acercamiento con el público. Pero sus estrategias para lograr que su cine siempre aparece entre las candidatas para optar a una nominación al Oscar, así como sus enfados públicos con la Academia por aquello de ponme una nominación aquí, quítale a aquel una allá, terminaron por forjar esa imagen de cineasta carca y antipático. Qué curioso que a otro cineasta español con Oscar le pasaría, más o menos lo mismo, pues parece que siempre que hay película de Pedro Almodóvar tendría que ir a por un Oscar, y las desavenencias del cineasta manchego por los pocos premios que la Academia española le “regalaba”, también decidía abandonar, en un momento dado, la Academia de Cine español.

Confieso que la última película de Garci que vi fue Canción de cuna (1997). Aparte de que me pareció un plagio cañí de Sonrisas y lágrimas (The sound of music, 1965, Robert Wise), me indignó que doblara la fabulosa voz de Carmelo Gómez. A pesar de que me encanta la obra de Benito Pérez Galdós y soy un ferviente admirador de Fernando Fernán Gómez, no quise ver El abuelo (1998). Quizás influido por un amigo me había descrito la película como si Fernán Gómez estuviera disimulando todo el rato y pensando “lo que hay que hacer para ganarse la vida” cada vez que Cayetana Guillén Cuervo habría la boca. Al fin y al cabo Garci encontraría otros placeres en la que luego acabaría presentado en televisión un programa hermano al que hacía Garci, pero centrado en cine español. Y no hace falta que explique lo que estoy pensando, todos lo compartimos. Alguien me obligó a ver You’re the One (una historia de entonces) (2000). Pero gracias a Dios (en el que no creo) la he olvidado por completo. Y ya no más, Santo Tomás.

Desde mi punto de vista, José Luis Garci representa a la perfección un modelo de aficionado al cine que quedó marcado irremediablemente por los métodos de la dictadura franquista. Según Orden dictada en abril de 1941, se obligaba a doblar el idioma español todas y cada una de las películas extranjeras con el fin de salvaguardar la lengua española y, de paso, manipular a su conveniencia los contenidos de todas ellas. Cierto es que un gran sector de la sociedad creció viendo cine doblado, pero también es cierto que antes nadie sabía utilizar las últimas tecnologías y hoy quien más o quien menos sabe buscar cualquier cosa en un ordenador, manejar un smartphone o incluso manejarse con una tableta. ¡Incluso mi madre! Bueno, cualquiera menos Garci. Afortunado él que podrá seguir votando en los Oscar gracias a que seguirán recogiendo mediante mensajería el voto tradicional, aunque la mayoría lo hagan online.

Hombre, lo cierto es que igual sí. Un poco de envidia es posible que tenga hacia José Luis Garci. Pero no porque tenga un Oscar. Tampoco porque pasaran por su alcoba hembras como Ana Rosa Quintana o Cayetana Guillén Cuervo. lo más probable es que la envidia nazca por su capacidad para conseguir inversores que le financien tremendos bodrios. A no ser que todos seamos ciegos, y él sea el tuerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s