«Stoker»: los lazos perversos que a Tim Burton le habría gustado atar

Cartel de Stoker
Cartel de Stoker

Título original: Stoker
Año: 2013
País: Reino Unido & EE.UU.
Dirección: Park Chan-wook
Guion: Wenworth Miller & Erin Cressida Wilson
Producción: Michael Costigan, Ridley Scott & Tony Scott
Fotografía: Chung Chung-hoon
Montaje: Nicolas de Toth
Música: Clint Mansell
Diseño de producción: Thérèse DePrez
Dirección artística: King Lee
Decorados: Leslie Morales
Vestuario: Kurt and Bart
Reparto: Mia Wasikowska, Matthew Goode, Nicole Kidman, Jacki Weaver, Dermot Mulroney,Lucas Till, Ralph Brown, Alden Ehrenreich, Phyllis Somerville, Wendy Keeling,Lauren E. Roman, Tyler von Tagen, Judith Godrèche…

Si aludimos a la interpretación que los miembros de la nouvelle vague hacían del cine de autor, está claro que podemos aludir al cineasta surcoreano Park Chan-wook como un auténtico autor capaz de trascender las fronteras de su país para desarrollar una nueva y plena etapa en el cine estadounidense, conservando intactas tanto las premisas temáticas por las que se mueve su obra precedente, como la peculiaridad estética de todas y cada una de sus películas. Si su trayectoria cinematográfica ha sido impecable hasta la fecha, consiguiendo premios internacionales por títulos como Sympathy for Mr. Vengeance, Oldboy, Lady Vengance o Thrist (Bakjwi), ya podemos marcar un punto de inflexión con el estreno de Stoker, con la que no sólo consigue un mero aprobado, sino un merecido notable muy alto.

Mucho se había especulado con las posibles alusiones al cine de Alfred Hitchcock, que se hacen evidentes en el momento en que es presentado el tío Charlie, en alusión inequívoca al personaje que Joseph Cotten interpretaba en Shadow of a doubt, así como a otros títulos del mago del suspense, como Psycho. Pero Park Chan-wook se cuida mucho de seguir la misma senda que el cineasta británico, dado que tan sólo utiliza esas convenciones para despistar, para dirigir nuestra mirada por donde le place, consiguiendo así un impacto emocional mucho mayor que si se ciñera al mero homenaje de Hitchcock. Muy despistados irán los que piensen que en algún momento hay alguna concesión al universo de Tim Burton, porque no lo hay. Ni arañas ni espirales aluden en absoluto al universo del director de Edward Scissorhands, sino que son elementos que si bien sí podrían referirse a la iconografía del Dracula de Tod Browning, así como a ese conexión sanguínea de los vampiros, aunque aquí no los haya, al menos no literalmente porque emocionalmente están evocados en el propio nombre de la familia protagonista que coincide con el del autor de la novela del mítico vampiro. Lo que Chan-wook aprovecha muy bien en su favor es esa estructura en espiral que desarrolla en Stoker, cuando comienza su película en un punto al que le damos una interpretación concreta, para vapulearnos emocionalmente a lo largo de un relato salpicado de saltos temporales, y devolvernos a ese mismo punto, al que después le damos una interpretación completamente diferente, a pesar de incidir sobre el mismo texto y las mismas imágenes.
Me es difícil comentar la película sin desvelar esos giros dramáticos, así que me limitaré a destacar las bondades de una película completamente lograda estéticamente. Tanto su aspecto visual, incluyendo al dirección artística, los precisos detalles de vestuario y la fabulosa fotografía de su colaborador habitual, Chung Ghung-hoon, que consigue tener la apariencia fría que también tiene la fachada de los personajes, pero con ese fondo cálido, que se presume en todos y cada uno de ellos, como emocionalmente, con la espléndida banda sonora de Clint Mansell, que se adapta perfectametne a las necesidades psicológicas de los personajes, así como en ese maravilloso tema original de Philip Glass. No hace falta decir que realmente han conseguido un relato completamente atemporal tanto estética como temáticamente, cuyos personajes funcionan en la actualidad como en los años cincuenta del siglo pasado o incluso en antes.
Todo el reparto de la película está igualmente espectacular. Si Mia Wasikowska se maneja como pez en el agua en este retorcido universo emocional de Park Chan-wook, Nicole Kidman recupera buena parte de su flexibilidad facial y expresiva, y no sólo porque se haya despojado de gran parte de ese botox que había destrozado su cara de muñeca de porcelana, sino porque consigue hacer que su personaje despierte el mismo rechazo que ternura, en un momento dado. La interpretación de Matthew Goode resulta doblemente impecable, tanto para los de dentro del relato, como para los de fuera. Y, desde luego, toda la colección de actores y actrices de reparto, encabezados por la magnífica Jacki Weaver, consiguen hacer de Stoker una obra tan impecable como sorprendente.
Presumo que Stoker ganará mucho en posteriores visionados, cuando ya conocemos las razones de cada uno de los personaje para comportarse como lo hacen. Pero, de entrada, lo más fascinante de la película es esa sensación contradictoria entre lo que pensamos que está pasando y lo que descubrimos finalmente que sucede. Un relato sin concesiones, casi sin demasiadas explicaciones o con las justas, que si por un lado te hiela la sangre, por otro lado consigue fascinarte. Sensaciones habituales en el cine de Park Chan-wook que ha sabido llevar a su terreno ese guión original de Wentworth Miller haciendo una película en la misma línea de Sympathy for Mr. Vengeance y Oldboy. No tan intensa ni estupenda, pero igual de sabrosa y emocionante. Y que sirve como aperitivo perfecto para todo lo que nos depare esta nueva etapa de Park Chan-wook en el cine estadounidense.
Publicado originalmente en EXTRACINE
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s