El llanero solitario

Título original: The lone ranger
Año: 2013
País: EE.UU.

Dirección: Gore Verbinski
Guión: Justin Haythe, Ted Elliott & Terry Rossio, basado en el serial radiofónico creado por George W. Trendle y desarrollado por Frank Striker
Producción: Jerry Bruckheimer & Gore Verbinski  
Fotografía: Bojan Bazelli
Música: Hans Zimmer
Montaje: James Haygood & Craig Wood 
Diseño de producción: Jess Gonchor 
Dirección artística: Jon Billington, Naaman Marshall, Iain McFadyen, Brad Ricker & Domenic Silvestri
Decorados: Cheryl Carasik
Vestuario: Penny Rose
Reparto: Johnny Depp, Armie Hammer, William Fitchner, Tom Wilkinson, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter, James Badge Dale, Bryant Prince, Barry Pepper, Mason Cook, JD Cullum, Saginaw Grant, Harry Treadaway, James Frain, Joaquín Cosio, Damon Herriman, Matt O’Leary, W. Earl Brown, Timothy V. Murphy, Gil Birmingham, Damon Carney, Kevin Wiggins, Chad Brummett, Robert Baker, Lew Temle, Joseph E. Foy, Leon Rippy, Stephen Root, Randy Oglesby, Brad Greenquist, Rance Howard, Leonard Earl Howze, Travis Hammer, Steve Corona, Matthew Page, Jack Axelrod, Christopher Hagen, Freda Foh Shen, Margaret Bowman, Luz P. Mendez, Laina Loucks, Devon J. Adams, Desirae Anslover, Charlotte Cormier, Megan Pribyl, Briana Van Schuyver, Julie Stracener, Chad Randall, Jason E. Hill, Todd Anderson, Beth Bailey, Joanne Camp, John Keating, Stephen Brodie, Will Koberg, Jack Chang, Tad Jones, Robin McGee, Bob Rumnock, Grover Coulson, Tait Fletcher, Alex Knight, Argos MacCallum, David Midthunder, Allison Marie Volk, Paokey LaFarge, Joseph Glynn, Adam Hoskins, Ryan Koenig, Tom E. Rostkowski, Malachi Tsoodle-Nelson, Sean Durham, Anthony R. Burt, R.J.Kikhope, Will Kirkhope, Kenneth Love… 

piratas en el oeste

Es posible que la trayectoria comercial de Gore Verbinski haya sido espectacular, desde que debutara con aquella comedia absurda y disparatada, Un ratoncito duro de roer (Mousehunt, 1997) hasta que arrasara en taquilla de la mano de Jack Sparrow con Piratas del Caribe. En medio una road movie de estilo tarantiniano, The Mexican (2001), y una versión en inglés, The ring (2001), de una de las películas de terror japonesas que más impacto han tenido en las últimas décadas, The ring: el círculo (Ringu, 1998, Hideo Nakata). Si el público había premiado un cine realizado única y exclusivamente para entretener, la Academia premiaba su primera incursión en el cine de animación, Rango (2011), la que para un servidor constituye su mejor obra hasta la fecha. Pero, ¿estamos ante un nuevo rey Midas que convierte en oro todo lo que toca, o ante un artesano que sabe cómo colocar las piezas para que le proporcionen el mayor y mejor rendimiento?

Si Rango me pareció una obra divertida y destacada por la lectura metafórica que hacía del viejo oeste con respecto a la burbuja inmobiliaria contemporánea, no sé hasta que punto recibió el premio Oscar a la mejor película de animación por la baja calidad de sus competidoras más que por sus propios méritos. También podríamos decir que fue su apropiado oportunismo el que le brindó éxitos comerciales en sus anteriores cintas, como escoger a una pareja como Brad Pitt y Julia Roberts en un caso, o a un actriz en alza como Naomi Watts para el otro. Aunque quizás el máximo riesgo que ha asumido en su carrera fue el de decidirse a hacer una película de piratas protagonizada por el actor favorito de Tim Burton. No cabe duda de que acertó de lleno. Pero el riesgo se convierte en temeridad en el caso de El llanero solitario, porque después de tres secuelas navales, no creo que nadie quiera ver una película que no deja de ser una versión descafeinada de ‘Jack Sparrow en el oeste’. O dicho de otra manera, una burda operación de marketing amparada en una revisión de los personajes creados para la radio por George W. Trendel y Fran Striker, como podrían haber sido otros personajes cualesquiera. 

A pesar de una estrategia que parte de un presente con el que se nos pretende justificar cualquier tipo de licencia sobre las aventuras de esta extraña pareja por un ‘viejo oeste’ reciclado, olvidándose de dotar a su relato de una dimensión contemporánea, lo que me obliga a hacerme la eterna pregunta: ¿Era necesario hacer esta película en este momento?  Ni Armie Hammer consigue conquistar con su atractivo de revista, ni Johnny Depp con unas payasadas que de tan vistas resultan no sólo previsibles, sino mortalmente aburridas. El guiño a Tim Burton se duplica con la inclusión de Helena-Bonham Carter, ya totalmente atrapada en un cine comercial que si bien le facilita una extraordinaria popularidad, flaco favor le hace a su credibilidad.

Risa me dan las declaraciones de uno de los productores de la película, Jerry Bruckheimer, convencido de que el público actual ha quedado poderosamente impactado por su película, por lo que no ha sabido reaccionar ni valorarla en su medida, siendo el tiempo el que le dará la razón. Efectivamente, el tiempo e ha encargado de demostrar que por mucho dinero que haya hecho con las aventuras de Jack Sparrow, no fueron más que un espejismo de la época en la que estaban hechas, puesto que hoy en día resultan tan aburridas y plomizas como las de Tonto y John Reid. Quizás antaño, tuviera un aguzado sexto sentido para producir blockbusters, pero está claro que incluso los espectadores menos exigentes llegan a cansarse de que les tomen el pelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s