Kick-Ass 2

Título original: Kick-Ass 2
Año: 2013
País: EE.UU. & Reino Unido

Dirección: Jeff Wadlow
Guión: Jeff Wadlow, basado en el cómic de Mark Millar y John Romita Jr.
Producción: Adam Bohling, Tarquin Pack, Brad Pitt, David Reid & Matthew Vaughn  
Fotografía: Tim Maurice-Jones
Música: Henry Jackman & Matthew Margeson
Montaje: Eddie Hamilton 
Diseño de producción: Russell De Rozario 
Dirección artística: Joe Howard & Aleksandra Marinkovich
Decorados: Sophie Newman
Vestuario: Sammy Sheldon
Reparto: Aaron Taylor-Johnson, Chlöe Grace Moretz, Morris Chestnut, Claudia Lee, Amy Anzel, Clark Duke, Augustus Prew, Mary Kitchen, Donald Faison, Matt Steinberg, Steven Mackintosh, Monica Dolan, Garrett M. Brown, Lyndsy Fonseca, Christopher Mintz-Plasse, Yancy Butler, John Legizamo, Tom Benedict Knight, Sophie Wu, Paul Raposo, David Vena, Chris Chan, Trevor Allan Davies, Jim Carrey, Robert Emms, Lindy Booth, Cinna, Ella Purnell, Tanya Fear, Charlie Clapham, Chuck Liddell, Daniel Kaluuya, Trenyce Cobbins, Wesley Morgan, King Lau, Benedict Wong, Chantelle Chung, Andy Nyman, Tom Wu, Olga Kurkulina, Angelica Jopling, Enzo Cilenti, Dimitri Vantis, Iain Glen, Eben Young, John Bregar, Mike Chute, Christopher Cordell, Shane Daly, Kevan Kase, Martin Roach, John Schwab, Todd Boyce, Jesse Camacho, Stewart Scudamore, Mif, Rob Archer, James Cutler, Adam Bond… 

con un par no, con extraordinarias dosis de irresponsabilidad

Una película como Kick-Ass 2 no necesita crítica ni recomendación. De nada sirve hablar bien o mal de ella porque es el típico producto que levanta tantos defensores como detractores. Quizás sea esa, de hecho, su mayor cualidad. Qué duda cabe que quien disfrutó de los delirios de Matthew Vaughn en Kick-Ass, vendrá dispuesto a gozar como uno de los propios frikis que protagonizan Kick-Ass 2. De la misma manera, sus detractores encontrarán exactamente las mismas carencias y excesos que caracterizaban su predecesora, con alguna puntualización que quizás sea interesante resaltar.

Aparte de desaprovehcar a John Leguizamo y ¿salía Jim Carrey?, de entrada decir que lo mejor sigue siendo la presencia de Chlöe Grace Moretz, que consigue arrebatar con su personaje sin la necesidad de pirotecnia. Si bien la secuencia en lo alto de la furgoneta me parece absolutamente desproporcionada, encuentro hilarantes tanto su prueba como animadora, como la escatológica lección con la que castiga a su compañera de clase. Lástima que no hayan hecho de ella la protagonista absoluta, como debiera haber sido, perdiendo así una gran oportunidad de revitalizar verdaderamente la serie, por mucho que se llame como su compañero de reparto, Aaron Taylor-johnson, infinitamente mas mediocre que ella. Está claro que tiene un lugar importante, pero el miedo a perder el “encanto” de otros personajes les ha llevado a establecer un equilibrio entre Hit-Girl, Kick-Ass y su enemigo, antes conocido como ‘Bruma Roja’, rebautizado ahora como ‘El hijoputa’ —con Christopher Mintz-Plasse más cerca de la caricatura que de otra cosa—, les ha impedido crear una nueva aventura de equipo, en favor de una continuación que, si bien está perfectamente nutrida de secuencias de acción, argumentalmente es incluso más floja que su precedente.

Me cuesta entender que Hans Zimmer no vaya a interponer una demanda a Henry Jackman y Matthew Margeson, compositores de la banda sonora original, a propósito del descarado plagio que hacen de su partitura para Origen (Inception, 2010, Christopher Nolan). También me deja perplejo el nivel amateur del equipo de peluquería, incapaz de disimular las pelucas de algunos de los personajes, particularmente el flequillo postizo que Moretz luce en el primer tercio de la película. Pero lo que termina de desilusionarme es la falta de compromiso, tanto de los personajes como de Jeff Wadlow, director y autor del guión de la película. Si los primeros se empeñan en consolidarse como los defensores del bien, lo hacen a base de tomar café. Y si bien el segundo diseña unas secuencias de acción considerablemente espectaculares, lo cierto es que están más cerca de los superhéroes que pretende satirizar, que de unos frikis cuyo mayor merito es la cualidad absurda del disfraz que lucen.

Finalmente, será la contradicción la que mejor defina una película como Kick-Ass 2, que se erige en defensora del colectivo homosexual al poner en boca de Hit-Girl una frase como «tu homofobia te hace parecer más homosexual», para después abusar del estereotipo de homosexual afectado al que encima se refieren como ‘insecto’. Auspiciados en favor de la comicidad vulgar y más descarada, aprovechan la misma línea xenófoba, que ya caracterizaba su precedente, para bautizar a algunos personajes, de la misma manera que hacen un uso terriblemente irresponsable de la violencia en manos de adolescentes, que es lo que, en definitiva, son la mayoría de los personajes de la película. Seguro que muchos lo encuentran muy divertido, pero para un servidor contribuye a la misma xenofobia que hace estragos actualmente en Rusia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s