Woody Allen

«Irrational man»: Woody Allen se muestra un hombre muy racional en Cannes 2015 | 400 Films

Si prensa y público no pudieron con el existencialismo de pacotilla de Gus Van Sant, todos abrazaron sin ningún problema el que Woody Allen les puso en bandeja con Irrational man. Y no sólo eso, porque el cineasta neoyorquino estuvo en la Croisette demostrando que sigue siendo tan ingenioso como sincero consigo mismo al declarar que, en lugar de sus comedias, le hubiera gustado hacer «ladrillos» como los de su admirado Ingmar Bergman, o lo que lamenta haber accedido a realizar esa serie de televisión para Amazon Studios.

La grandeza no está en ti; tú no eres Kurosawa ni Fellini. Tú eres un cómico convertido en director de cine con un modesto talento para divertir, para entretener. Pero la verdadera grandeza no está en ti.

Que el título de su película aluda a un libro de William Barrett publicado en 1958 ya nos sitúa en la línea de pensamiento que desarrolla Irrational man: desde Jean-Paul Sartre hasta Friedrich Nietzsche, pasando por Søren Kirkegarard e Immanuel Kant, lo que inmediatamente nos sitúa en los parámetros de películas como Delitos y faltas (Crimes and misdemeanors, 1989) o Match point (2005), pero sin perder su sentido del humor y en un grado de intensidad más moderado. Muchos han alabado las interpretaciones de su trío protagonista, Joaquin Phoenix, Emma Watson y Parker Possey. Y si la película gustó, el cineasta entusiasmó en la rueda de prensa posterior a la proyección.

Creo que las películas han evolucionado terriblemente mal… y los grandes blockbusters son en su mayor parte una pérdida de tiempo. No los veo. Puedo ver lo que son: pérdidas de tiempo rompe tímpanos. Creo que Hollywood se encaminado por un desastroso sendero. Es terrible.

Allen ha sabido reconocer que se había equivocado al aceptar la propuesta de Amazon Stucios para dirigir una mini serie. Por mucho que le hayan pedido sólo seis episodios de media hora de duración, argumenta que no es lo mismo que hacer un largometraje, por lo que nos advierte de que va a ser «una vergüenza cósmica». Algo que quizás no le quite el sueño porque en una espléndida entrevista para Deadline, también reconocía que nunca volvía a ver sus películas. No estamos hablando de un director que presuma de sus logros artísticos, sino de un perfeccionista que nunca queda satisfecho con su trabajo. Asimismo, este desapego a sus propias obras es lo que le permite desechar cualquier secuencia, por buena o divertida que sea en sí misma, si no contribuye al conjunto de la película.

Todo lo que creas o hagas va a desaparecer.  El sigue ardiendo y el universo morirá. Todo lo que Shakespeare o Beethoven crearon desaparecerá sin importar los mucho que lo cuidemos. Por lo que es muy duro vender al público una declaración de bienes que no tienen nada de bueno.

Publicado originalmente en 400 Films

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s