Matt Damon es Mark Watney

Salvando al astronauta Watney que está solo en “Marte”

Cartel de Marte
Cartel de Marte (The martian, 2015, Ridley Scott)

Título original: The martian
Año: 2015
Nacionalidad: EE.UU.

Dirección: Ridley Scott
Producción: Mark Huffam, Simon Kinberg, Michael Schaefer, Ridley Scott & Aditya Sood
Guión: Drew Goddard, basado en una novela de Andy Weir
Fotografía: Dariusz Wolski
Música: Harry gregson-Williams
Montaje: Pietro Scalia
Diseño de producción: Arthur Max
Dirección artística: Robert Cowper, Mónika Esztán, Jason Knox-Johnston, László Rajk, Phil Sims, Stefan Speth, Matt Wynne
Decorados: Celia Bobak & Zoltán Horváth
Vestuario: Janty Yates
Reparto: Matt Damon, Jessica Chastain, Kristen Wiig, Jeff Daniels, Michael Peña, Sean Bean, Kate Mara, Sebastian Stan, Aksel Hennie, Chiwetel Ejiofor, Benedict Wong, Mackenzie Davis, Donald Glover, Nick Mohammed, Chen Shu, Eddy Ko, Enzo Cilenti, Jonathan Aris, gruffudd Glyn, Naomi Scott, Geoffrey Thomas, Yang Haiwen, Narantsogt Tsogtsaikhan, Brian Caspe, Matt Devere, Mike Kelly, Szonja Oroszlán, Greg De Cuir, Mark O’Neal, Peter Linka, Declan Hannigan, Peter Schueller, Waleska Latorre, Frederik Pleitgen, Nikolett Barabas, Karen Gagnon, Lili Bordán, Charlie Gardner, Nóra Lili Hörich, Kamila Fátyol, Yang Liu, Xue Xuxing, Richard Rifkin, Nicholas Wittman, Balázs Medveczky, Ben O’Brien, Scott Alexander young…

Se podría hacer una larga lista de las influencias que recoge Marte entre las que no podríamos incluir las recientes Gravity (2013, Alfonso Cuarón) o Interstellar (2014, Christopher Nolan), por estar estrenadas con posterioridad a la publicación de la novela, pero que sí podrían haber influido muy favorablemente en el visto bueno para la culminación de su adaptación cinematográfica. Los que sí son influencias indiscutibles podrían ser títulos como Náufrago (Cast away, 2000, Robert Zemeckis), Open water (2003, Chris Kentis) o Naves misteriosas (Silent running, 1972, Douglas Trumbull). Aunque lo cierto es que me parece más divertido verla como un cruce entre Solo en casa (Alone at home, 1990, Chris Columbus) y Salvar al soldado Ryan (Saving private Ryan, 1998, Steven Spielberg) en espacio.

Y  aquí termina toda la diversión de Marte. Esta larga lista de referencias cobran sentido cuando descubres que Andy Weir, el autor de la novela, no es ni siquiera escritor, sino un programador que publicó su lista de películas favoritas en forma de novela por Internet y que su adaptación en guión cinematográfico está firmada por Drew Goddard, quien ya necesitó muchas fuentes previas para dirigir su primera película Una cabaña en el bosque (The cabbin in the woods, 2012), por mucho que se haya convertido en una película de culto.

¿Qué es lo que nos quieren contar con Marte? Si atendemos a su título original, The martian – el marciano-, quizás simplemente quieran reforzar aquello de que uno no es de donde nace, sino de donde pace, por lo que, efectivamente, Mark Watney es un auténtico marciano. Fuera de esto no llego a ninguna otra conclusión. Ni la superación personal, ni la capacidad del ser humano para sobrevivir en situaciones extremas, ni nada parecido. No encuentro ni mística ni espectáculo sensorial ni emocional, ni algo que me ayude a entender el interés de este relato, por mucho asesoramiento que hayan tenido de la NASA. ¿Será que Ridley Scott tan sólo pretenda mostrar a la agencia del gobierno estadounidense responsable del programa espacial como una pandilla de incompetentes? En ese caso su película cumple a la perfección su objetivo, porque es lo que más claro queda.

Es posible que la parte técnica sea fiel y rigurosa, pero la parte humana peca de bondadosa, así como de incoherente, porque no me imagino a los  mismos que les regalaron un par de bombas de nitrógeno a los japoneses recibiendo secretos ni soluciones técnicas de ellos, ni siquiera al mundo pendiente de la vida de un astronauta estadounidense en Marte, cuando en África hay pueblos que no tienen ni agua. Lástima que Watney y sus colegas no compartan sus fabulosas ideas con el tercer mundo. Lástima que no tengan calderilla para invertir en este mundo.

Matt Damon es Mark Watney
Matt Damon es Mark Watney en Marte (The martian, 2015, Ridley Scott)

Dada la ineficacia de la película, me sorprende y me entristece el revuelo que han causado algunos cambios en las razas y orígenes de los personajes. ¿Que había personajes orientales e indios en la novela original que han sido cambiados por caucásicos y afroamericanos? Un poco de comprensión, que estamos ante una película estadounidense, por mucho que la dirija un británico, y no recuerdo este tipo de perspicacias con adaptaciones de novelas latinoamericanas. Si al fin y al cabo estamos en una película en la que los ingenieros toman sus decisiones vía Skype o Google Plus, como si estuvieran coordinando un blog o algo parecido…

Tampoco el reparto me convence, pero no por carencia sino por error. Ninguno de ellos parece corresponder al lugar que ocupa, salvo por la excepción de Matt DamonUna más de las películas sin oficio ni beneficio de Ridley Scott, artesano que nos embelesó con sus primeras tres películas, cuando el mérito no era claramente suyo, sino de los autores de las novelas que le sirvieron de inspiración, Joseph Conrad y Philip K. Dick, o el equipo artístico detrás de ellas, cosa que claramente no funciona en su película marciana.

Matt Damon es Mark Watney
Matt Damon es Mark Watney en Marte (The martian, 2015, Ridley Scott)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s