Raphael

7 maneras de escuchar al divino Raphael en el cine

No sé si pretendió emular a Elvis Presley o adelantarse a Michael Jackson, pero un recorrido por las pocas ocasiones en que hemos escuchado las canciones de Raphael en el cine no sólo me remiten a los reyes del rock y del pop, sino que casi podríamos atribuirle haber sido uno de los precedentes del videoclip, siendo un claro referente de los del ABBA, puesto que aquellas películas que protagonizó en los años sesenta no parecen ser otra cosa que vídeos musicales enlazados por unas pocas secuencias con relación dramática. Con el motivo del próximo estreno de Mi gran noche (2015, Álex de la Iglesia), propongo un recorrido por aquellas películas en las que se escuchan las canciones del más manierista de los cantores (tal y como él mismo se autodefine en una de sus películas) de balada romántica en español.

1. Raphael en el cine de Antonio del Amo

Cartel de Las gemelas (1963, Antonio del Amo)
Cartel de Las gemelas (1963, Antonio del Amo)

Mucho antes de conseguir la Concha de Oro en San Sebastián por una película tan sorprendente y extraordinaria como Sierra maldita (1954), Antonio del Amo había realizado varios documentales durante al Guerra Civil española que, sin duda le habían llevado a convertirse en objetivo del régimen franquista. Quizás por eso, a pesar de haber comenzando con muy buen pie su trayectoria, a través de títulos como Cuatro mujeres (1947) o El huesped de las tinieblas (1948), iría poco a poco cediendo a las presiones políticas para refugiarse en un liviano e inofensivo cine de copla y folclore. El grueso de su filmografía consiste en películas al servicio de las voces de artistas como Antonio Molina, Marujita Díaz y, sobre todo, Joselito, por lo que no debe extrañarnos que en una de ellas se colara un jovencísimo Raphael cantando uno de sus primeros éxitos, Te voy a contar mi vida, en la que sería su primera aparición en el cine, inmediatamente después de conseguir tres premios en el Festival Internacional de la Canción de Benidorm.

Las gemelas (1963)

  • Dirección: Antonio del Amo
  • Guión: Concha R. Castaño y Camilo Murillo, basado en una idea original de Antonio del Amo, Concha R. Castaño, Camilo Murillo y Jaime de Armiñán
  • Reparto: Maite Blasco, José Bódalo, Maleni Castro, Maleni de Castro, Luis Dávila, Antonio Gandía, Helga Liné, Raphael, Porfiria Sanchíz, Antonio Vela, Lina Yegros…

Las gemelas eran separadas al nacer en lo que bien podría ser una caricatura de la España aperturista de los años sesenta, en la que los ricos son miserablemente ricos y los pobres desagradablemente podres. Una época en al que un arquitecto no tiene escrúpulos en pedir a un cómico que le ceda una de sus hijas (ya que tiene dos iguales) recién nacidas, para consolar a su esposa, cuyo bebé nació muerto, como la República. Podría parecernos altamente folletinesco que el cómico volviera diez o doce años después para reclamar más dinero al arquitecto, pero lo cierto es que sólo tenemos que fijarnos en lo que le acaba de pasar a Isabel Pantoja y su hija para darnos cuenta de que es un relato perfectamente plausible. Lo que tampoco deja de ser irónico es que en una época en la que el twist era una música de negros en los Estados Unidos, se presente en esta España como la música de los ricos -querrían lucir tan modernas como Raphael-, quedando el “antiguo” folclore ligado exclusivamente a los pobres, como en realidad era, encontrando al final algo de crítica social y política, aunque sea escarbando mucho.

Portada y contravortada del single Te voy a contar mi vida de Raphael
Portada y contraportada del single Te voy a contar mi vida de Raphael

En ese contexto nos encontramos con un efebo Raphael a quien han doblado la voz, aunque sólo cuando habla, que no cuando canta, y a quien no han coartado de su característica pluma, lo que nos permite entender la expresión de su padre cuando sus hijas se empeñan en que le cante una canción que nunca querrá incluir en sus espectáculos. La canción había sido uno de sus primeros sencillos, publicados a través del sello Philips, del que había adoptado la grafía de la PH, que nada tiene que ver con el latín como algunos piensan, sino por la pleitesía que mostraba a su sello discográfico. El tema estaba compuesto por Manuel Alejandro, con quien mantendría una larga y fructífera colaboración profesional. Al loro con al diéresis sobre la ‘e’ que aparece en la contraportada del single, ¿cómo no se le habría ocurrido colocar alguna tilde o una virgulilla en algún sitio?

2. Raphael en el cine de Mario Camus

Coincidiendo con su participación en Eurovisión y su incipiente proyección internacional, Raphael protagoniza tres películas dirigidas por Mario Camus. El cineasta santanderino parece repetir el mismo patrón que su predecesor madrileño, puesto que más allá de haber coincidido con Antonio del Amo en la EOI (Escuela Oficial de Cine), siendo este último profesor y el primero alumno, también su trayectoria comenzaría auspiciada bajo el etiqueta del Nuevo Cine Español, para conseguir muchos años después relevancia internacional gracias a premios en Berlín y Cannes con películas como La colmena (1982) y Los santos inocentes (1984), lo que no le impediría coquetear de manera esporádica con el cine musical a través de películas que incluyen presencias tan dispares como las de Antonio Gades, Sara Montiel o el divino Raphael.

Cuando tú no estás (1966)

Cartel de Cuando tú no estás (1966, Mario Camus)
Cartel de Cuando tú no estás (1966, Mario Camus)
  • Dirección: Mario Camus
  • Producción: Leonardo Martín
  • Guión: Miguel Rubio, Mario Camus, Juan Cobos y Leonardo Martín, basado en una idea original de Juan Cobos y Leonardo Martín
  • Reparto: Raphael, María Jsoé Alfonso, Ricardo Lucía, Margaret B. Peters, Pepe Martín, Raúl Matas, Concha Gómez Conde, Carlos Otero, Mari Paz Ballesteros, Erasmo Pascual, Ángel Menéndez, Montserrat Julió, Mercedes Carrasco, Marisa Aroca…

En una atmósfera a mitad de camino entre Vértigo (1958, Alfred Hitchcock) y Fahrenheit 451, François Truffaut), se desarrolla la primera película protagonizada por Raphael. Tras un periplo con un espectáculo itinerante, muy similar al que llevaba en Las gemelas, el joven artista se traslada a la gran ciudad para triunfar como cantor. Lo curioso (y alusivo) es que pretende hacerlo de la misma manera que el propio Raphael había hecho en la vida real, cuando se presentó el 5 de noviembre de 1965 ofreciendo un insólito recital de tres horas en solitario en el teatro de la Zarzuela. Su ascenso musical contrasta con la mística y misteriosa historia de amor que desarrolla con Laura, una lánguida joven que oculta un terrible secreto.

Portada de la banda sonora de Cuando tú no estás
Portada de la banda sonora de Cuando tú no estás

Imagino que exigencias del marketing llevarían al cineasta a mostrarnos una España en la que no hay rastro de la sombra de la posguerra o del franquismo. Tan sólo encontraremos una leve crítica cada vez que alguien se queja de “este país” o de lo que pasa “en un país como este” (¿antecedentes de indignados?). Cargada de un profundo dramatismo, en consonancia con la manera de cantar de su protagonista, el relato está debidamente sazonado con varios números musicales, como si de un videoclip extendido se tratara, pero que no aportan en realidad al progreso de la trama ni transmiten las emociones de su protagonista, bueno sí las transmiten, pero no siempre están relacionadas con el relato. La manera en la que están abordadas estas secuencias musicales es lo que me lleva a afirmar que se trata de un magnífico precedente de los fascinantes vídeos musicales de ABBA.

Tampoco puedo dejar de resaltar algún momento de ciencia ficción, como esa película en Versión Original Subtitulada que emiten por la televisión, cosa que sabemos era no ya improbable sino imposible en los tiempos de Franco. Lo siento mucho por los que opinen que hilo demasiado fino, pero si no puedo evitar acordarme del final de Viridiana (1960, Luis Buñuel) cuando Laura afirma que tiene “muchas ganas de jugar a las cartas” en el momento en que su amiga le invita a salir a dar una vuelta, y flipado me quedo cuando, a ritmo de Bach y en su primer encuentro romántico, Raphael le regala un muñeco en lugar de flores, contestándole ella que se acordará de él “cada vez que tenga ganas de vestirme de hombre”, en lo que sería la primera alusión a una ambigüedad sexual que volvería a aparecer en películas posteriores, junto con leves síntomas de narcisismo y una predisposición a parecer la víctima de todo lo que le sucede, aquí es donde más cerca está de Michael Jackson. Aunque para influencias, me gustaría mucho saber dónde se encontraba Erich Segal en 1966, guionista de Love Sotry (1970, Arthur Hiller), que no dudó en plagiar con todo el descaro del mundo el argumento de la película. Y es que a lo largo de esta lista nos daremos cuenta de que Raphael fue todo un adelantado a su tiempo.

Al ponerse el sol (1967)

Cartel de Al ponerse el sol (1967, Mario Camus)
Cartel de Al ponerse el sol (1967, Mario Camus)
  • Dirección: Mario Camus
  • Guión: Miguel Rubio, Mario Camus, Juan Cobos y Leonardo Martín
  • Reparto: Raphael, Serena Vergano, Manuel Zarzo, Ana María Noé, Carlos Otero, Jesús Aristu, José Marco, José Orjas, Erasmo Pascual, Elisa Méndez, Juan Lizárraga, Julio Pérez Tabernero, José Luis Lizalde, Manuel Escalera…

Rocambolesco argumento el de la tercera película de Raphael que, nuevamente, nos remite a atmósferas hitchcockianas, en este caso las de Rebecca (1940, Alfred Hithcock), con mansión y naufragio incluidos. Sólo un año después de conseguir el éxito a gran escala nuestro divino cantor está ya hastiado por la fama. El tedio se ha apoderado de su fútil existencia en la que nada le consuela. Como consecuencia de un incidente con un periodista, al que convenientemente ha dejado colarse en su habitación (asoma el punto homoerótico), cae en una depresión que le lleva a ingresar en una clínica de reposo, convenientemente situada cerca de una mansión que alberga muchos secretos que le despiertan las ganas de vivir al identificar a la hija del antiguo morador de la vivienda como la que fuera su secretaria, a la que nunca prestó atención, pero que ahora se convierte en su máxima obsesión. Si el argumento no tiene mucho sentido, tampoco importa que inserten números musicales que aquí sí que nada tienen que ver con la trama. No puedo evitar resaltar las altas cotas de narcisismo y complacencia que debía desprender el cantor en aquella época, porque por mucho que su personaje responda a otro nombre, demasiadas son las similitudes que guarda el personaje con quien le da vida.

Digan lo que digan (1968)

Cartel de DIgan lo que digan (1968, Mario Camus)
Cartel de DIgan lo que digan (1968, Mario Camus)
  • Dirección: Mario Camus
  • Guión: Antonio Gala y Miguel Rubio, basado en una novela de Horacio Guisado
  • Reparto: Raphael, Serena Vergano, Ignacio Quirós, Susana Campos, Darío Vittori, Hernán Guido, Aldo Bigatti, Alicia Duncan…

Un par de años después de su gesta del teatro de la Zarzuela, repite con idéntico éxito en el Olympia de París y en el Madison Square Garden de Nueva York, dejando claro que España se quedaba pequeña para el cantor jienense. En su siguiente película ponía rumbo a Argentina para desarrollar un relato, sin pies ni cabeza, que no he tenido la fortuna de  ver. Y mira que tenía ganas porque en la banda sonora de esta película está incluido uno de sus temas más legendarios, Mi gran noche, del que siempre se ha dicho habla, de manera elíptica y sugerente, sobre el sexo anal… cosa que me confirma el simple hecho de que Antonio Gala sea uno de los guionistas de la película. De entrada, el tema es una versión de una canción de Adamo, cuya letra se reescribiría especialmente para Raphael. Sólo hace falta ver su picarona mirada cuando la canta en la película para entender que, efectivamente, aquí hay gato encerrado, lo que se confirma con el título de la película, que pareció inspirar a Alaska y Dinarama uno de sus temas más populares, A quien le importa, banda musical que con el nombre de Fangoria, haría su propia versión de la popular canción sobre el sexo anal.

3. Raphael en el cine de Vicente Escrivá

Tras iniciar su trayectoria cinematográfica de la mano de dos cineastas de fuerte ideología de izquierdas y coincidiendo con su expansión internacional, Raphael inicia un nuevo ciclo de la mano de Vicente Escrivá, siempre vinculado a la derecha artística, que para eso había sido Jefe Provincial de Propaganda en Valencia a finales de los años treinta. Si bien su filmografía previa ya sería tan excéntrica como las tres películas al servicio de Raphael, a lo largo de los años setenta sería uno de los impulsores de aquel cine del destape, que visto con el tiempo nos puede parecer simpático, pero que no se escapa de un fuerte fondo reaccionario. Si bien en los años ochenta se mantendría la margen del medio, al menos como director, que no como guionista, volvería en 1989 para dejar un testamento más aceptable, como sería Montoyas y tarantos (1989), antes de refugiarse definitivamente en la televisión. Da la impresión de que en esta etapa, Raphael pretende demostrar que es un auténtico hombre de mundo y políglota, rodando sus películas en París, Londres y Acapulco, además de dejarse escuchar en varios idiomas. Me pregunto también si no tendría una cláusula vinculada a un descapotable, pues es el vehículo que conduce en todas sus películas de esta etapa. ¿De verdad que era esta la España de posguerra? Hay alguien que nos engaña, o los que hacían cine entonces o los que lo hacen ahora.

El golfo (1969)

Cartel de El golfo
Cartel de El golfo (1969, Vicente Escrivá)
  • Dirección: Vicente Escrivá
  • Guión: Vicente Escrivá
  • Reparto: Raphael, Shirley Jones, Héctor Suarez, Pedro Armendáriz Jr., Patricia Morán, José Gálvez, Ahui Camacho, Pinki Peralta, Gilberto Román, María Luisa Alcalá, Jesús Casillas, Guillermo Rivas…

Como si de una versión castiza de Elvis Presley se tratara, después de su incursión argentina se aventuró a rodar una película en México. Todo un riesgo en su filmografía al tratarse de un ratero de poca monta, medio gigoló, medio santurrón, que además canta, por supuesto. Una película francamente delirante que ni siquiera consiguen levantar presencias como las de Shirley Jones o Pedro Armendáriz Jr. Eso sí, más moderna que ninguna, puesto que mucho antes de que Ulrich Seidl nos mostrara en Paraíso: amor (Paradise: Liebe, 2012) los desmadres de las alemanas en Kenya, nos había abierto los ojos Raphael con las estadounidenses que se acercaban a Acapulco buscando a los machos latinos que satisficieran sus ansias sexuales. Si no faltan las habituales bromas ambiguas, la película tiene momentos delirantes como ese en el que una de esas americanas no quiere pagarle el champán a su macho, propinándole éste un tortazo delante de todos, lo que debe ponerle cachonda perdida porque le autoriza encantada todo el champán que quiera. ¿Y nunca les ha parecido demasiado falso cunado la gente se ríe demasiado fuerte o abriendo mucho la boca? Pues eso es lo que pasa con cunado se escucha el tema Cuando llega el amor en la película, que no me creo nada ni a nadie.

El ángel (1969)

Cartel de El ángel
Cartel de El ángel (1969, Vicente Escrivá)
  • Dirección: Vicente Escrivá
  • Guión: Vicente Escrivá
  • Reparto: Raphael, Anna Gaël, Héctor Suarez, Roberto Camardiel, José Sacristán, Ana María CUstodio, Rafael Alonso, Isabel Pallarés, Franco Pesce, Víctor Israel, José Bastida, Javier de Rivera, David Areu, Rafael Hernández, José Truchado, Fernando Sánchez Polack, Mercedes Parra, Fabián Conde, Mari Carmen Fleta, Guillermo Méndez, Alfredo Santacruz, Luis Barboo, María Saavedra, Pedro Sempson, José Ramón Giner…

Como churros debían hacer las películas Rapahel y Escrivá porque sólo siete meses después del estreno de El golfo, se estrenaba su alter ego en octubre. Excéntrica como todo lo que hace el cantor, la película gira en torno al propietario de una boîte madrileña, en la que también canta, y estando además especializado en células fotoeléctricas, lo que le lleva también al contrabando, o el espionaje, no estoy muy seguro. Aparte del narcisismo y complacencia habituales, aquí repite el patrón de una de sus películas con Camus, porque este “ángel” sufre una profunda depresión tras el suicidio Ivet, su pareja y compañera de fechorías (delirante el momento en que le dan la noticia rallándose con la gente bailando en la pista de baile), lo que le lleva a entrar en un monasterio, aunque ellos lo llaman convento a pesar de estar lleno de monjes, que no de monjas. ¿Otro toque de ambigüedad? Pues no diría que no a tenor del abrazo que le da su amigo antes de ingresar definitivamente, quien ya le había echado una mirada como la que Messala a Ben-Hur cuando brindan. Y ni te digo sobre la conversación sobre las faldas al ponerse los hábitos. Me parto.

Es fácil pensar que el malogrado protagonista de El ángel se dedicaría a hacer lo mismo que Whoopi Goldeberg en Sister act (1992, Emile Ardolino), pero es que eso es realmente lo que sucede. Cualquiera diría que en su día Pedro Almodóvar tuvo muy en cuenta esta película para escribir el guión de Entre tinieblas (1982), que en cualquier caso sería después la verdadera inspiración que tendría en cuenta Joseph Howard para escribir el guión de Sister act, que para eso le propondrían al manchego que la dirigiera en primera instancia. Poco a poco vamos confirmando que la carrera cinematográfica de Rapahel también está llena de espirales. Por adelantarse, incluso se anticipa a David Bisbal y su gusto por el Ave María, aunque el de Raphael es mucho más digno y clásico, a la par que rompedor y moderno.

Sin un adiós (1970)

Cartel de Sin un adiós
Cartel de Sin un adiós (1970, Vicente Escrivá)
  • Dirección: Vicente Escrivá
  • Guión: Vicente Escrivá
  • Reparto: Raphael, Lesley-Anne Down, Antonio Pica, Elena María Tejeiro, Mabel Karr, Cándida Losada, Nélida Quiroga, María de las Rivas, Yelena Samarina, Maite Tojar, José Bastida, Andrés Resino, Paloma Juanes, Alberto Crespo, María Luisa Tovar, Perla Cristal

Antes de la relaxing cup of coffe de Ana Botella, estuvo Raphael en un Londres en el que todos hablan español. Sin faltar las alusiones ambiguas en uno de los temas musicales en los que se queja del asedio femenino, volvemos a encontrarnos con un cantor hastiado de la fama, que accede a las necesidades del marketing, pasando un fin de semana con una inglesa en Mallorca. Las alusiones a Chopin contribuyen a proporcionar a la película de esa melancolía tan del gusto de Raphael que, nuevamente, vuelve a quedarse sólo y sin chica a pesar de su fama. Entre otros temas, en la película suena la Balada triste de trompeta que posteriormente utilizaría Álex de la Iglesia en su película homónima. Si allí no tendría mucho sentido la inclusión del tema, más que por el título, aquí tampoco tiene mucho sentido dentro de la trama de la película. Como es habitual en las películas de Raphael.

4. Raphael en el cine de Javier Aguirre

El cantor más excéntrico español no podría dejar de trabajar con el cineasta español más excéntrico. Si bien es cierto que la gran mayoría de largometrajes dirigidos por Javier Aguirre le sitúan en el contexto del cine más popular y populista de los años setenta y ochenta, aunque también tiene alguna cinta entrañable como El astronauta (1970), también lo es que sus cortometrajes responden a un insólito vanguardismo, premiados en festivales internacionales, que dieron lugar a un manifiesto experimental como sería el Anticine, del que Vida/Perra (1982) sería su mejor exponente.

Volveré a nacer (1973)

Cartel de Volveré a nacer
Cartel de Volveré a nacer (1971, Javier Aguirre)
  • Dirección: Javier Aguirre
  • Guión: Antonio Fos, Gabriel Moreno Burgos & Alfredo Tocildo
  • Reparto: Raphael, Isela Vega, Héctor Suárez, Verónica Castro, Alfredo Mayo, Armando Silvestre, Luis Gaspar, Fabián, Mariebl Hidalgo…

No sabría si colocar esta película dentro del cine o del anticine de Aguirre, pero está claro que responde a las premisas habituales de su protagonista. Tercera colaboración con Héctor Suarez, aquel que le miraba como Messala a Ben-Hur, que curiosamente siempre estaba vinculado a las películas de Raphael rodadas en México (no quiero pensar mal, pero se de una que debería haber estado preocupada). El cantor se volvía a adelantar y no lo digo por aquello del montaje que le propone su manager de disparar a una pareja de cantantes que anuncian su matrimonio (no sé si los celos irían por él o por ella), sino porque aunque se supone que les dispara con balas de fogueo, al final resulta que son de verdad. Lo que comienza como un montaje, termina en una tragedia que posteriormente se repetiría en la realidad en el rodaje de El cuervo (The crow, 1994, Alex Proyas). Esta sería la penúltima incursión como actor de Raphael en el cine antes de su vuelta de la mano de Álex de la Iglesia. Y moderna que es ella, ¿no les recuerda el principio del vídeo musical (que eso es lo que es) a otra película tan llena de ambigüedad sexual como The Rocky horror picture show (1975, Jim Sharman? Pues también era aquí Raphael quien se adelantaba y a quien copiaba. ¡Qué artista, oiga!

5. Raphael en el cine de Manuel Gómez Pereira

El amor perjudica seriamente la salud (1996)

Cartel de El amor perjudica seriamente la salud
Cartel de El amor perjudica seriamente la salud (1996, Manuel Gómez Pereira)
  • Dirección: Manuel Gómez Pereira
  • Producción: Manuel Gómez Pereira & Joaquín Oristrell
  • Guión: Yolanda García Serrano, Manuel Gómez Pereira, Juan Luis Iborra & Joaquín Oristrell
  • Reparto: Ana Belén, Juanjo Puigcorbé, Gabino Diego, Penélope Cruz, Carles Sans, Lola Herrera, Laura Conejero, Luis Fernando Alvés, Miguel Palenzuela, Jaime Ruiz Peñas, Víctor Ruiz Peñas, Santi Millán, José Corbacho, José Antonio Navarro, Aitana Sánchez-Gijón, Ricardo Inglés, Fernando García, Álvaro Monje, Cesáreo Estébanez, Tomás Gayo, Alfredo Melgar, David Pinilla, Nuria González, Lusi Pérezagua, José Ángel Egido, Carmen Balagué, Ana Otero, Javier Bardem, Cecilia Santiago, Fernando Colomo, Jesús Cisneros, Julio Silva, Pepita Rodríguez, Juan José Carbajo, Mario Sociloto, Peter hugo, Francisco Boira, Manuel Tiedra, Olga Román, Bella Beelo, Maite Conde, Mike Milles, Anthony Luke, José Fumanal, Marc Fayet, Jean-Claude Mino, Manuel Ibáñez de la Cruz, Christian Ledan, Francis Auguy, Antonio Lemos, Jesús Riarán, Luis M. Guitiérrez Santos…

Veintitrés años tendríamos que esperar para volver a escuchar una canción de Raphael en el cine. Colándose en una de las mejores películas de Manuel Gómez Pereira comparte banda sonora con Chuck Berrie y The Beatles, siendo el punto de partida el único concierto que la banda de Liverpool dio en Madrid, lo que lleva a su loca protagonista, fan de la banda, a colarse en el hotel en el que se hospedan y donde conoce a Santi, con quien llegará a mantener una larga e intermitente historia de amor. Yo soy aquel es el tema que se escucha en la película, pero no sólo para ilustrar los inicios de la historia de amor de sus protagonistas, sino en una vuelta de tuerca que une realidad y ficción al situar a la joven Diana Balaguer, interpretada por Penélope Cruz, en aquel recital que Raphael ofreció el 5 de noviembre de 1965 en el teatro de la Zarzuela, acreditado por las imágenes de Raphael en el recital que ofrece dentro de la película Cuando tú no estás. No era una ironía cuando afirmaba que la trayectoria de Raphael se puede trazar en forma de espiral.

6. Raphael en el cine de Daniel Sánchez Arévalo

Gordos (2009)

Cartel de Gordos
Cartel de Gordos (2009, Daniel Sánchez Arévalo)
  • Dirección: Daniel Sánchez Arévalo
  • Producción: José Antonio Félez & Antón Reixa
  • Guión: Daniel Sánchez arévalo
  • Reparto: Antonio de la Torre, Roberto Enríquez, Verónica Sánchez, Raúl Arévalo, Leticia Herrero, Fernando Albizu, Pilar Castro, María Morales, Adam Jezierski, Marta Martín, Teté Delgado, Roberto Álamo, Seidina Mboup, Miguel Ortiz, José David Pérez,Maxi Rodríguez, Pepa Aniorte, Rosa Casuso, Gonzalo Kindelán, Javier Merino, Pedro Morales, Tamara Moreno, Oliver Morellón, Ramón Rados, Luis Rallo, Antolín Romero, Silvia Intxaurrondo, Alboury Dabo, Astou Mbenque, El Hadji Cherif Conte, Soumaila Sissokho, Ibrahima Seck, Cherifo Sissoukho,Mor Diarra, Roberto Sáez…

Habría pensado que algún tema de Rapahel se hubiera colado en alguna película de Almodóvar, pero el cineasta manchego siempre ha preferido las cantantes que los cantores. Demasiado pocas veces se han colado sus temas en el cine español, la verdad, pero me hace gracia que un cineasta como Daniel Sánchez Arévalo, tan representativo de su tiempo, haya incluido el tema Casi, casi en la que fuera su segunda película como director.

7. Raphael en el cine de Álex de la Iglesia

Balada triste de trompeta (2010)

Cartel de Balada triste de trompeta
Cartel de Balada triste de trompeta (2010, Álex de la Iglesia)
  • Dirección: Álex de la Iglesia
  • Producción: Vérane Frédiani, Gerardo Herrero & Franck Ribière
  • Guión: Álex de la Iglesia
  • Reparto: Carlos Areces, Antonio de la Torre, Carolina Bang, Manuel Tafallé, Alejandro Tejerías, Manuel Tejada, Enrique Villén, Gracia Olayo, Sancho Gracia, Paco Sagarzazu, Santiago Segura, Fernando Guillén Cuervo, Jorge Clemente, Fofito, Sasha Di Bendetto, Juan Viadas, Ángel Acero, David Sánchez Calvo, Joaquín Climent, Juana Cordero, Fernando Chinarro, Lusi Varela, Terele Pávez, José Manuel Cervino, Isidro Montalvo, Fran Perea, Javier Botet, Ignasi Vidal, Raúl Arévalo, Luz Valdenebro, Josu Ormaetxe, Josean Bengoetxea, Chusa Barbero, Fernando Soto, Elsa Cabo, Merche Romero, Anita Torres…

La espiral en torno a la relación de Raphael con el cine se amplia vertiginosamente cuando Álex de la Iglesia escoge el tema Balada triste de trompeta, no sólo para dar título a una de sus películas más aclamadas por la crítica e incomprendidas por el público, sino incluyendo imágenes de la película en la que se escucha por primera vez. Premio a la mejor dirección y al mejor guión en Venecia, la película no es otra cosa que una metáfora del circo en el que se transformó España durante el franquismo… nada que no podría llegar a ser superado en la democracia, la verdad. Una elección que no deja de ser irónica si recordamos las vinculaciones políticas de Escrivá, director de Sin un adiós, dotando aquí al tema de una ubicuidad muy acertada dada la insólita caracterización del cantor en su película previa. Todo este asunto reavivaría la figura de Raphael, quien llegaría a ser cabeza de cartel de un festival de música indie como el Sonorama de Aranda de Duero, junto a bandas y artistas como El Columpio Asesino, Depedro, Doble Pletina, Elefantes, Exonvaldes, Grises, Iván Ferreiro, Izal, La M.O.D.A, Parade, Tuya, León Benavente, Nacho Vegas, Second We Are Standard. Vamos, que ni en sus mejores sueños.

Mi gran noche (2015)

Cartel de Mi gran noche
Cartel de Mi gran noche (2015, Álex de la Iglesia)
  • Dirección: Álex de la Iglesia
  • Producción: Enrique Cerezo
  • Guión: Jorge Guerricaechevarría & Álex de la Iglesia
  • Reparto: Mario Casas, Blanca Suárez, Santiago Segura, Carolina Bang, Antonio Velázquez, Hugo Silva, Carlos Areces, Luis Fernández, Carmen Machi, Carmen Ruiz, Enrique Villén, Terele Pávez, Luis Callejo, Raphael, Marta Castellote, Tomás Pozzi, Ana Polvorosa, Toni Acosta, Pepón Nieto, Eduardo Casanova, Javier Manrique, Jaime Ordóñez, Alberto Chaves, Marta Guerras, Ignatius Farray, Álvaro Manso, Dylan Moreno, Luis Martín Gil, Cristina Artacho, Alvaro Manso…

El revival definitivo de Raphael se recofirma con su retorno al cine por la puerta grande y como divo total en Mi gran noche con el apropiado nombre de Alphonso. No creo que recurran al doble sentido de la letra de la canción, pero convencido estoy de que nos proporcionará momentos de gran diversión. Algo que no puede decirse de las anteriores incursiones de Raphael en el cine, que pasarán con más pena que gloria a la historia del cine español.

Bonus

Raphael: una historia de superación personal (2010, Manuel Ríos San Martín)

Si bien en el cine no se prodigó todo lo que habríamos esperado de un artista de su envergadura, la pequeña pantalla está repleta de galas y programas especiales como aquellos a los que hace alusión la película de Álex de la Iglesia. Algunos de sus temas llegan a colarse en series como Cuéntame, en la que aparece interpretando El tamborillero, o en cortometrajes como Dime que yo (2008, Mateo Gil) y Mi novio es bakala (1999, Diego Abad), en el que llega a hacer un cameo. Pero si queremos hacer un recorrido por el narcisismo y la autocomplacencia de Raphael, creo que no encontraremos mejor obra que esta miniserie de dos episodios en al que está interpretado por un excéntrico, pero no sobreactuado Juan Ribó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s