O'Shea Jackson Jr., Corey Hawkins, Jason Mitchell, Neil Brown Jr., Aldis Hodge son Ice Cube, Dr. Dre, Eazy-E, Dj Yella y Mc Ren en Striahgt Outta Compton

Straight Outta Compton: ¿no sirves para malote? ¡pásate al hip-hop!

Cartel de Straight Outta Compton
Cartel de Straight Outta Compton (2015, F. Gary Gray)

Título original: Straight Outta Compton
Año: 2015
Nacionalidad: EE.UU.

Dirección: F. Gary Gray
Guión: Jonathan Herman & Andrea Berloff, según una idea de S. Leigh Savidge, Alan Wenkus & Andrea Berloff
Producción: Marr Alvarez, Scott Bernstein, Dr. Dre, David Engel, F. Gary Gray, Ice Cube, Bill Straus & Tomica Woods-Wright
Fotografía: Matthew Libatique
Música: Joseph Trapanese
Montaje: Billy Fox & Michael Tronick
Diseño de producción: Shane Valentino
Dirección artística: Chrtistopher Brown
Decorados: Chritopher Carlson
Vestuario: Kelli Jones
Reparto: O’Shea Jackson Jr., Corey Hawkins, Jason Mitchell, Neil Brown Jr., Aldis Hodge, Marlon Yates Jr., R. Marcos Taylor, Carra Patterson, Alexandra shipp, Paul Giamatti, Elena Goode, Keith Powers, Joshua Brockington, Sheldon A. Smith, Keith Stanfield, Cleavon McClendon, Aeriél Miranda, Lisa Renee Pitts, Angela Elayne Gibbs, Bruce Beatty, Corey Reynolds, Tate Ellington, Rogelio Douglas Jr., Andrew Borba, Matt Corboy, Larry Sullivan, Deborah Lacey, F. Gary Gray, Allen Maldonado, Demetrius Grosse, Og Blood, Ashton Sanders, Joshua Geter, Kofi Siriboe, Orlando Brown, Matthew Boylan, Chic Daniel, Tim Connolly, Cris D’Annunzio, Dan Wells, Justin Goslee, Alex Wexo, Marcus Callender, Vaughn Wilkinson, Dean Cameron, Mark Thomas Holguin, Sky Soleil, Inny Clemons, Jody Burke, Asia’h Epperson, Scott Endicott, Greg Collins, Mark Sherman, Rob Brownstein, Marcc Rose, Water, Nigel Lawes, William LaDawn English, Lazarus Guidry, Ariel Rogers, LaFrazia D. Knighten, Ashley Stepteau, Christian Brown, Ebony Prosky, Derrick L. McMillon, A. Russell Andrews, Lesean Tarkington, Rob Nagle, Travis Nicholson, Todd Quillen, Matthew Downs, Leo Stallworth, Joy Benedict, David L. Cox, Thomas Q. Jones, Toni Duclottni, Phedra Syndelle, Val Emanuel, Spencer Melville, Michael W. Broomer, Zee James, natascha Hopkins, Simon Rhee…

La brutalidad policial no es cosa de la actualidad, casi podríamos decir que, más bien, está siempre de actualidad. Es el pan nuestro de cada día en los Estados Unidos de la misma manera que la esclavitud no está totalmente abolida. Tampoco tiene que gustarte el hip-hop para poder disfrutar de una película como Straight Outta Compton. Aunque se trate de un biopic sobre la banda N.W.A. (Niggaz With Attitude – Negratas Con Actitud), pionera del rap en los años ochenta y fundada por artistas como DJ Yella, Dr. Dre, Eazy-E, Ice Cube y MC Ren, no estamos ante una película rigurosamente musical, sino frente al retrato generacional de un colectivo que supo dejar a un lado las armas para luchar con las letras de sus canciones. Lo que tampoco quiere decir que abandonaran la violencia. ¿Quién dijo que el arte no era política? ¿Quién dijo que la política no era violenta?

Director de vídeo musicales para Ice Cube y Dr. Dre, no sólo me parece realmente apropiada la elección de F. Gary Gray para dirigir este biopic, sino que el enfoque con que aborda el relato me parece realmente afortunado y nada autocomplaciente, algo que no esperaba del director de Un ciudadano ejemplar (Law abiding citizen, 2009). Tal y como ellos mismos se demandan mutuamente, respeto parece ser el tono de un relato en el que no se juzga a ninguno de sus personajes, sino a través del que se muestran los acontecimientos que rodearon su traslado de las peleas callejeras a los estudios de grabación, pero con todas sus luces y sombras. Porque a estos Boyz-n-the-hood también se les puede volver el éxito del revés, estallando su (comprensible) frustración con al misma violencia que si siguieran viviendo en su mítico y conflictivo barrio.

Brutalidad policial en Straight Outta Compton
Brutalidad policial en Straight Outta Compton (2015, F. Gary Gray)

Efectivamente, N.W.A. no hacen más que hablar de lo que les rodea, lo que respiran, lo que han rumiado desde el día en que nacieron sin las mismas ataduras que Gray cuenta su relato, lo que explica tristemente que las cosas no hayan cambiado demasiado casi treinta años después de la publicaión de su primer álbum, que respondía igualmente al nombre de Straight Outta Compton, dándoles la razón en todas y cada una de sus reivindicaciones. Uno de los temas que más problemas les dieran, Fuck the police, por el que se les llegaría a llamar la banda más peligrosa del mundo, les revela hoy no como los impulsores de la violencia en la que vivían, sino como los únicos que supieron anticiparse a acontecimientos tan lamentables como los que rodearon la muerte de Rodney King, a manos de policías que quedaron incomprensiblemente impunes. El abuso y la brutalidad policial se ha convertido en estos días en una práctica cotidiana en los Estados Unidos de América, pero si no consiguieron amilanar en su día a estos raperos, mucho menos van a conseguirlo ahora con Quentin Tarantino que participaba recientemente en una manifestación contra la brutalidad policial, respondiendo el colectivo policial con patéticas amenazas que caerán en saco roto.

No es esta la única correspondencia que la película mantiene con sus orígenes, puesto que si Gray ya dirigiera a Cube en Friday (1995), a quien se le ve en un momento escribiendo el guión de la película, el propio hijo del rapero, O’Shea Jackson Jr, se preparó concienzudamente para interpretar a su padre en la gran pantalla, de ahí que haya veces que nos parezca estar viendo al propio Ice Cube. También Lil Eazy-E, hijo de Eazy-E, trató de hacer de su padre, pero no funcionaba demasiado bien, teniendo que conformarse con servir de coach para Jason Mitchell, quien le interpreta finalmente. Quizás el hecho de que sea una película coral impida que hayan profundizado más y mejor en aspectos individuales, como el modo en el que Eazy-E contrajo el SIDA, fruto de diferentes teorías, pero también es cierto que muchas secuencias quedaron en la mesa de montaje, lo que no quiere decir que estemos ante una película precisamente corta, aunque ciertamente contundente.

Para lo que sí puede servir Straight Outta Compton, desde luego, es para entender un movimiento que inicialmente no tuvo demasiados adeptos… hasta que un traumatizado rubito de ojos azules decidió ponerse detrás del micro. Pasó con el rock and roll y se repitió con el hip-hop, para que luego no digan que somos una sociedad racista. Y sexista porque puestos a reivindicar, lo único que hecho en falta es una reflexión sobre el lugar de la mujer (el de objeto) en un entorno tan fuertemente masculino, algo que me sorprende cuando la impulsora de la idea original y co-guionista de la película es Andrea Berloff, una mujer. Me da la impresión de que si ellas gobernaran íbamos a terminar en el mismo lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s