Emily Blunt es Kate Macer en Sicario

Sicario: cuando aplicar la justicia se parece más a ejecutar una venganza

Cartel de Sicario
Cartel de Sicario (2015, Denis Villeneuve)

Título original: Sicario
Año: 2015
Nacionalidad: EE.UU.

Dirección: Denis Villeneuve
Guión: Taylor Sheridan
Producción: Basil Iwanyk, Thad Luckinbill, Trent Luckinbill, Edward McDonnell & Molly Smith
Fotografía: Roger Deakins
Música: Jóhann Jóhannsson
Montaje: Joe Walker
Diseño de producción: Patrice Vermette
Dirección artística: Paul D. Kelly & Bjarne Sletteland
Decoración: Jan Pascale
Vestuario: Renée April
Reparto: Emily Blunt, Benicio del Toro, Josh Brolin, Victor Garber, Jon Bernthal, Daniel Kaluuya, Jeffrey Donovan, Raoul Max Trujillo, Julio Cedillo, Hank Rogerson, Bernardo P. Saracino, Maximiliano Hernández, Kevin Wiggins, Edgar Arreola, Kim Larrichio, Jesus Navarez-Castillo, Dylan Kenin, John Trejo, Marty Lindsey, Alex Knight, Rio Alexander, Eric Steining, Michael-David Aragon, Vic Browder, Boots Southerland, Adam Taylor, David Garver, Jesse Ramirez, James Espinoza, Arrazolo, Tomas Martínez, Alejandro S. Rodríguez, Jorge Rocha Fuentez, Johnny Palomarez Jr., Eb Lottimer, Matthew Tompkins, Michael Sheets, Sarah Minnich, Matthew Page, Lora Martínez-Cunningham, Julian Ortega, Ian Posada, Antonio Leyba, Frank Andrade, Juan Carlos Mora, Jesús Mayorga, Joeph P. Santillanes, Basil Iwanyk Sr., Ivan Allen, John Burke…

Hace bien Denis Villeneuve en advertirnos de las variaciones semánticas de lo que ser sicario significaba en tiempos de los romanos y la manera en la que esa misma palabra se utiliza hoy en día. Más que nada porque también la justicia tiende a parecerse a la venganza en la actualidad, particularmente cuando hablamos de la manera en la que se aplica en los Estados Unidos y, sobre todo, cuando implica hacerlo fuera de sus fronteras, en suelo extranjero, en tierra de lobos. No importa que Sicario gire alrededor de la búsqueda de un narcotraficante, porque no es la guerra contra las drogas su tema principal, ni la frontera entre México y los Estados Unidos, sino la frontera de al legalidad y el concepto de justicia de un país que algunos llaman “el mejor del mundo”.

Tierra de lobos en Sicario (2015, Denis Villeneuve)
Tierra de lobos en Sicario (2015, Denis Villeneuve)

Mientras Kathryn Bigelow nos mostraba sin pudor alguno en La noche más oscura (Zero dark Thirty, 2012) que la CIA no tiene escrúpulos en ignorar las leyes internacionales introduciéndose en un país extranjero para asesinar a quien consideren oportuno sin brindarles un juicio justo (con el beneplácito de la inmensa mayoría de la sociedad estadounidense), el cineasta canadiense pone el foco en este preciso dilema moral. Y no es sólo la ausencia de justicia, sino la de la legalidad al operar fuera de sus fronteras y sin el aval de las leyes internacionales, que incluso podrían ampararles en ciertas actuaciones. No deja de ser curioso que tanto la película de Bigelow como la de Villeneuve tengan a una mujer como protagonista, aunque afrontan su responsabilidad de manera opuesta,  siendo Kate Macer (Emily Blunt) mucho más cercana a Carrie Mathison (Claire Danes) en Homeland (2011, Alex Gansa & Howard Gordon) que a Maya (Jessica Chastain).

El hecho de que Villeneuve opte por contarnos el relato en primera persona, siempre desde el punto de vista de Macer, convierte lo que podría ser una aventura bélico-política cargada de acción en una auténtico thriller inundado de tensión. Si a esto añadimos la extraordinaria fotografía de Roger Deakins, cuya inspiración tomó prestada de la obra del fotógrafo Alex Webb, particularmente de una de sus colecciones publicadas en 2003, Crossings: photographs from the U.S.-Mexico border, acompañada de la inquietante partitura compuesta por Jóhann Jóhannsson, no podremos más que darle la razón al director de la película cuando la define como un “oscuro poema”, eso sí, poderosamente duro y rotundamente implacable.

Como no podía ser de otra manera, y en consonancia con obras previas como Incendies (2010) o Prisoners (2013), Villeneuve también se preocupa por mostrar las consecuencias que esta violencia genera en las nuevas generaciones, así como la incómoda postura de una sociedad que vive rodeada de una violencia de la que es realmente difícil escapar, como podemos comprobar con la secuencia final de la película. Casi resulta más perturbador vivir escuchando los disparos e intuyendo lo que sucede a tu alrededor y no puedes evitar, que las propias secuencias de violencia explícita. Le dice Alejandro (Benicio del Toro) a Kate que “al principio no tiene sentido, pero al final lo entenderás todo”, sin embargo a un servidor le sucede todo lo contrario, que todo lo que sucede puede tener su sentido, pero al final sigo sin entender nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s