Niebla (Haemoo, 2014, Shim Sung-bo)

Niebla: todos vamos en el mismo barco a la deriva

Cartel de Niebla
Cartel de Niebla (Haemoo, 2014, Shim Sung-bo)

Título original: Haemoo
Año : 2014
Nacionalidad: Corea del Sur

Dirección: Shim Sung-bo
Guión: Shim Sung-bo y Bong Joon-ho
Producción: Bong Joon-ho & Joh Neung-yeoh
Fotografía: Kyung-pyo Hong
Montaje: Kim Jae-beom & Kim Sang-beom
Diseño de producción: Lee Ha-jun
Vestuario: Choi Se-yeon
Reparto: Kim Yoon-seok, Park Yoo-chun, Han Ye-ri, Mun Seong-kun, Kim Sang-ho, Lee Hee-jun, Yoo Seung-mok, Jeong In-gi, Jo Kyung-sook…

Decía Bong Joon-ho a su paso por España para recoger el premio de honor en SEMINCI, hace poco más de un año, que no hace cine de género sino que él “destruye el género” y ya de paso, en el caso de Niebla, también al espectador. No se trata de su última película como director, sino de su primera apuesta como productor en la que también participa como guionista de la mano de Shim Sung-bo, también director de su película, en lo que podríamos denominar la devolución de una deuda contraída con Crónica de un asesino en serie (Salinui chueok, 2003, Bong Joon-ho). Quizás por eso las señas de identidad del primero sean tan patentes, siendo con toda seguridad muy cercanas a las del segundo, porque en ambos casos se trata de la reconstrucción de un lamentable y terrible suceso de la historia reciente de Corea del Sur. En esta ocasión un lamentable incidente denominado como el  séptimo accidente de Taechangho.

Park Yoo-chun y Han Ye-ri son Dong-sik y Hong-mae en Niebla
Park Yoo-chun y Han Ye-ri son Dong-sik y Hong-mae en Niebla (Haemoo, 2014, Shim Sung-bo)

La extraordinaria fuerza de las imágenes y la veracidad de la manera en la que evoluciona el relato nos permiten afrontar Niebla no sólo como un relato basado en hechos reales, sino como una historia universal en perfecta sintonía con la tragedia de la inmigración en cualquier lugar del mundo, ya sea en las costas del Mediterráneo o en la frontera entre México y los Estados Unidos. Aunque no fuera su propósito, qué duda cabe que involuntariamente también alude a la insoportable odisea de las migraciones de los sirios y los obstáculos con los que se encuentran a su llegada a Europa. Lo que comienza como un drama, más o menos amable, sobre un periplo tan duro y peligroso como traumático, en el que hay incluso espacio para el encuentro romántico, se convierte radicalmente en un desolador relato de terror humano en el momento en que el capitán del barco comparte la remuneración económica con su tripulación.

Es posible que no fuera la intención de sus autores, pero ya de paso dejan en ridículo un par de aventuras marinas estadounidenses, como La tormenta perfecta (The perfect storm, 2000, Wolfgan Petersen) o Capitán Philips (Captain Philips, 2013, Paul Greengrass), entre cuyas aguas navega Niebla. Pero aquí no sólo estamos ante la niebla que envuelve al barco y sus tripulantes, impidiéndoles discernir entre sensatez y locura, sino la que la sociedad propaga deliberadamente para no afrontar su propio y evidente fracaso. Niebla surge de una crítica social que fluye en todas las direcciones: la del maltrato con el capitán y sus problemas familiares, la del paro con los marineros a los que no les avisan del inhumano viaje en el que se han embarcado, la de los inmigrantes que sólo aspiran a una vida mejor en una sociedad que, ilusamente, consideraban más avanzada que la suya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s