Jean Dujardin en Conexión Marsella

Conexión Marsella: vivir y morir en la Costa Azul

Cartel e Conexión Marsella
Cartel e Conexión Marsella (La French, 2014, Cédric Jimenez)

Título original: La French
Año: 2014
Nacionalidad: Francia & Bélgica

Dirección: Cédric Jimenez
Guión: Aufrey Diwan & Cédric Jimenez
Producción: Alain Goldman
Fotografía: Laurent Tangy
Música: Guillaume Roussel
Montaje: Sophie Reine
Dirección artística: Patrick Schmitt
Decorados: Willy Margery & Pascalle Willame
Reparto: Jean Dujardin, Gilles Lellouche, Céline Sallette, Mélanie Doutey, Benoît Magimel, Guillaume Gouix, Bruno Todeschini, Féodor Atkine, Moussa Maaskri, Pierre Lopez, Eric Collado, Cyril Lecomte, Jean-Pierre Sanchez, Georges Neri, Martial Bezot, Bernard Blancan, Gérard Meylan, Eric Fraticelli, Dominic Gould, Pauline Burlet, Simon Ferrante, Rosario Amedeo, Myrem Akeddiou, Roger Guidone, Alain Zef, Gerald Papasian, Erika Sainte, Patrick Decamps, Jean-Jéròme Esposito, Catherine Demaife, Jean-Marc Michelangelli, Georges Fracass, Barbara Cabrita, Christiane Conil, Michael Bellier, Marco Panzani, Eric Godon, Philippe Petit, Charles Salvy, Arsène Mosca, Trizio lo, Bernard Llopis, Olivier Cabassut, Coralie Amedeo, Michel Fragione, Elisabeth Beltram, Sophie Garagnon, Louis-Emmanuel Blanc, Djamel Larbi, Alexia Depicker, Serge Hervens, Bérangère McNeese, Marius Cavallini, Francis Ridao, Cathy Immelen, Olivier Benkemoun, Paco Boublard, Frédéric Papa , Guillaume Bidart, Séverine Mayeres, John Flanders, Chuck Hargrove, Kevin Van Doorslaer, Natasha Henry, Benjamin Giuli, Edmonde Franchi, Jér`me Care Aulanie, Olivier Amsellem, Guy Hempartzoumian, Remi Pedevilla, Pascal Farre, Olivier Mellet, Frédéric Mastro, Emmanuel Obre, Eric de Montalier, christian Philibin, Mourad Tahar Boussatha, Aran Bertetto, Erico Salamone, Christophe Maratier, Christian Pellenc, Florence Ben Sadoun, Louise Maugenest, Eloïse Buissart, Marnie Bernaudeau Sanjuan, Lucie Fruttero, Loucas Leroy, Jordan Leroy, Eva Nelli, Jade Thirrée-Mzouri, Léandro Villemus, Thiago Villemus, Cléa Moreno, Anne Seften, Lorris Falchero, Jean-Luc Bosso, Julien grossi, Guillaume Labbé…

Más allá de una ambientación espectacular, a todos los niveles, podría parecer que Conexión Marsella rinde tributo a Martin Scorsese, pero sólo en apariencia porque en el fondo está mucho más cerca de William Friedkin. En su segunda película como director, Cédric Jimenez nos sitúa al otro lado de French Connection (The French connection, 1971), en el origen de la exportación de la droga hasta los Estados Unidos a lo largo de veinte años. Pero la conexión no queda en el mero vínculo argumental, sino que tiene otras conexiones con alguna que otra película del cineasta estadounidense, como Vivir y morir en Los Angeles (To live and to die in L.A., 1985), porque como en ésta, igual de importantes son las acciones que los personajes.

Gilles Lellouche es Gaëtan 'Tany' Zampa en Conexión Marsella
Gilles Lellouche es Gaëtan ‘Tany’ Zampa en Conexión Marsella (La French, 2014, Cédric Jimenez)

Protagonizada por Gilles Lellouche y un inesperadamente convincente Jean Dujardin, Conexión Marsella cuenta con todos los ingredientes que podemos esperar de una película de este tipo: ritmo y peleas, música y crímenes y vértigo emocional y persecuciones, pero tiene además la peculiaridad de ampliar el campo de acción de las calles hasta la intimidad del hogar. Para la evolución de este relato tan importantes son las estrategias de un juez para terminar con la droga y las escaramuzas del capo para salirse con la suya como la manera en la que sus respectivas acciones influyen en su vida familiar, para bien y para mal, de un lado y del otro. El crimen tiene sus consecuencias, sobre todo cuando se aplica como una cuestión personal, afectando la muerte de la misma manera, independientemente del lado de la ley en que cada uno se sitúe.

Hay otro factor que contribuye a hacer más trascendente el mensaje de la película y es que no sólo se señalan delincuentes y criminales, sino a los niveles superiores que amparan la falta de efectividad a la hora de aplicar la ley. La corrupción y el sector político se muestran de nuevo ligados de manera indivisible, particularmente un sector muy concreto que, curiosamente, también coincide con el sector más proclive a esa misma enfermedad en España (me encanta esa casualidad que nos permite cambiar Marsella por Marbella con tan sólo cambiar una letra). De alguna manera nos están señalando que mientras los individuos son los que salen perdiendo en todo momento, el responsable final es toda la sociedad, única responsable de sus propias miserias porque es tanto la verdadera víctima final de la corrupción como el auténtico verdugo con la capacidad de castigar a los corruptos en las urnas, despojándoles del apoyo que les proporciona ese poder que creen tienen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s