Gael García Bernal es Kaí en El ardor

Ardor, la justicia de los débiles: el equilibrio espiritual es lo que hace humano al ser humano

Cartel de El ardor
Cartel de El ardor, la justicia de los débiles (El ardor, 2014, Pablo Fendrik)

Título original: El ardor
Año: 2014
País: Argentina, México, Brasil, Francia & EE.UU.

Dirección: Pablo Fendrik
Guion: Pablo Fendrik
Fotografía: Julián Apezteguia
Montaje: Leandro Aste
Dirección artística: Micaela Saiegh
Decorados: Sabrina Campos
Reparto: Alice Braga, Gael García Bernal, Chico Díaz, Jorge Sesán, Claudio Tolcachir, Julián Tello, Lautaro Vilo, Iván Steinhardt…

Hay relatos que no necesitan grandes explicaciones para llegar al espectador. No importa la época en la que sucedan, el contexto en el que se desarrollen o la ubicación precisa en la que tengan lugar. Cualquiera puede identificarse con lo que Pablo Fendrik nos cuenta en El ardor, porque la extorsión y el abuso están a la orden del día en este mundo globalizado en el que el más beneficiado siempre es el que más tiene y nunca hay reparto equitativo de otra cosa que no sea la muerte y la miseria; cualquiera que tenga un mínimo de empatía y sensibilidad, claro está.

Es posible que El ardor peque de algunas carencias: sus personajes son descritos con apenas unos trazos, pero los actores y actrices que los interpretan se encargan de dotarles de la dimensión necesaria para entender sus reacciones; quizás el desarrollo sea demasiado previsible, pero también es cierto que la intensidad con la que evoluciona colma con creces ese defecto; incluso es posible que pueda llegar a ser algo condescendiente con el sector del público al que va dirigido, pero ese suele ser un gran defecto del cine de masas y nadie le pide nunca demasiadas cuentas a sus autores.

El ardor es una película tan sencilla en la exposición que realiza de los hechos, como compleja si profundizas un poco en el mensaje que pretende transmitir. Estoy pensando en secuencias como esa en la que hablan sobre el cazador, que empieza por las presas fáciles para terminar con el hombre; o la inquietante secuencia del leopardo que observa al chamán dormido. Quiero entender que el cineasta señala la ausencia de conexión espiritual con el entorno, con la naturaleza, como el principal causante del desequilibrio que lleva al hombre a comportarse, no ya como un animal, sino como la peor versión de sí mismo, porque está comprobado que los animales se comportan mejor que la personas en muchas situaciones, y sin pedir nada a cambio. Podría parecer una contradicción el uso de las armas y la violencia pero, a veces, para que ciertos individuos te entiendan, tienes que hablarles en su propio idioma, que parece ser lo único que entienden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s