Pablo Rago, Diego Peretti y Pablo Echarri son el Ruso, Fernando y Mauricio en Papeles en el viento

«Papeles en el viento»: quilombos y nostalgia entre amigos y fútbol

Cartel de Papeles en el viento
Cartel de Papeles en el viento (Juan Taratuto, 2015)

Título original: Papeles en el viento
Año: 2015
Nacionalidad: Argentina

Dirección: Juan Taratuto
Guion: Eduardo Sacheri & Juan Taratuto, basado en la novela homónima de Eduardo Sacheri
Producción: Axel Kuschevatzky & Solores Llosas
Fotografía: Javier Julia
Montaje: Pablo Barbieri Carrera
Música: Iván Wyszogrod
Reparto: Paola Barrientos, Cacho Buenaventura, Cecilia Dopazo, Pablo Echarri, Diego Peretti, Daniel Rabinovich, Pablo Rago, Diego Torres…

Puedes sacar a Eduardo Sacheri de la literatura para llevarlo al cine, pero no podrás impedir que se traiga consigo el amor al fútbol. Si bien en su primera incursión cinematográfica, El secreto de sus ojos (Juan José Campanella, 2009), el relato no giraba en torno al deporte más popular del mundo, una de las principales secuencias de la película se desarrollaba durante un partido de fútbol. De la mano del mismo cineasta llegaría después la fallida Futbolín (Metegol, 2013), una película de animación que apelaba a los sentimientos para cautivar al espectador, aunque conseguía el efecto contrario. Pero esa misma nostalgia se apodera ahora de la adaptación que Juan Taratuto hace de Papeles en el viento, que aunque se desarrolla entre los complicados entresijos que mueven los fichajes de futbolistas, gira más en torno a la amistad que sobre otra cosa.

Apoyado en un sólido reparto en el que repite su colaborador habitual, Diego Peretti, nos encontramos ante un relato en el que se ponen a prueba los lazos que unen a un grupo de amigos ante la pérdida del cuarto miembro del grupo, el que mantenía verdaderamente un vínculo directo con el fútbol. Involucrados en un negocio puesto en marcha por el ausente, recorren un camino que les lleva a plantearse quienes son, cómo quieren mantener sus lazos y la manera en la que pretenden recordar a su amigo. Por el camino afloran sus miedos y conflictos personales, que contribuyen a proporcionar de contundencia el pretexto que da pie a su (des)encuentro. Entre emociones y recuerdos aflora también un emotivo homenaje a esos futbolistas que, sin llegar a ser grandes, hablando en término mediáticos, proporcionan las mayores alegrías a los aficionados de a pie, a los que se acercan los domingos al estadio que tienen más cerca para disfrutar del deporte en vivo y en directo, sintiendo en primera persona la energía que generan las emociones y sin importarles la categoría del equipo de fútbol.

Y es cierto que Papeles en el viento está repleta de emociones, pero también de un exceso de ellas. No sé hasta que punto el problema es que Taratuto no tenga claro cuál de las tres vertientes es la que más le interesa resaltar, o que se trata de su primera adaptación literaria al cine, no llegando quizás a haberse atrevido a profanar en exceso los personajes de Sacheri, que también colabora en el guion, lo que no quiere decir que, con toda probabilidad, sus lectores vayan a quedar decepcionados con la adaptación. La película evoluciona con el suficiente interés como para emocionar, en un momento dado, resultando lo suficientemente entretenida como para llegar hasta el emotivo plano final. Pero más que apelar a los sentimientos, esos papeles lanzados al viento se pierden en el aire, llevándose consigo la nostalgia que se intuye habían pretendido sus autores que nos inundara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s