Secretos de guerra (Oorlogsgeheimen, Dennis Bots, 2014, Holanda)

«Secretos de guerra»: mucho más conmovedores que los secretos de estado

Cartel de Secretos de guerra
Cartel de Secretos de guerra (Oorlogsgeheimen, 2014, Dennis Bots)

Título original: Oorlogsgeheimen
Año: 2014
Nacionalidad: Holanda

Dirección: Dennis Bots
Guion: Karin van Holst Pellerkaan, basado en una novela de Jacques Vriens
Producción: David-Jan Bijker, Reinier Selen & Harro van Staverden
Fotografía: Rolf Dekens
Montaje: Peter Alderliesten
Música: André Dziezuk
Diseño de producción: Kurt Loyens
Dirección artística: Marc Ridremont
Vestuario: Uli Simon
Reparto: Maas bronkhuyzen, Joes Brauers, Michael Nierse, Tonko Bossen, Luc Feit, Juul Vrijdag, Ad van Kempen, Loek Peters, Nils Verkooijen, Pien Westendorp, Eva Duijvestein, Annemarie Prins, Stefan de Walle, Margo Dames, Bas van Prooijen, Helmert Woudenberg, Beau Schneider, Faas Wijn, Bo Kamphues, Tyeppe Troost, René van ’t Hof, Joris Kwint, Pippa Allen, Jacques Vriens, Hervé Sogne, Marc Baum, Bram van der Blugt, Milli Schlesser, Pierre Rieu, Ernst Dekkers…

No sé hasta qué punto el escritor Jacques Vriens quedara impresionado por aquella película de Louis Malle que casi se hace con el Oscar a la mejor película en lengua extranjera, Adiós, muchachos (Au revoir, les enfants, 1987), pero la adaptación cinematográfica de su novela guarda con ella bastantes puntos en común. Los niños, la guerra, el antisemitismo y la consecuente pérdida de la inocencia al comprobar que hasta los sentimientos de los más pequeños son arrasados por la implacable realidad. Quizás no tenga la fuerza ni la calidad artística de la película francesa, pero desde luego sí contiene unos interesantes personajes que nos proporcionan grandes dosis de emociones que, con toda probabilidad, más que de la acción del director de la película, Dennis Bot, proceden de la labor de su guionista, Karin van Holst Pellekaan, que algunos descubrimos con Jackie (Antoinette Beumer, 2012).

Centrado en las primeras decepciones, las del primer amigo, las del primer amor, las de la familia que no te considera lo suficientemente mayor para entender sus decisiones cuando las tuyas son más maduras, es cierto que el relato es sencillo y hasta previsible en un momento dado, pero se desarrolla de una manera muy natural y verosímil. Verosimilitud a la que contribuye en gran medida la interpretación de los tres jóvenes protagonistas, que consiguen transmitir sin mayor problema la complejidad emocional de sus respectivos personajes. Sin embargo, el director de la película no consigue estar a la misma altura que el texto y su reparto, abusando de encuadres convencionales y cometiendo el error de subrayar en exceso cada momento con una música excesivamente descriptiva que llega a romper en ocasiones la fuerza de las situaciones.

Esto no impide que no se pueda disfrutar de Secretos de guerra, pero lo que podría haber sido una película intensa y conmovedora, acaba siendo más un telefilme de sobremesa, un melodrama con toques bélicos dirigido incluso más a un público infantil que al espectador medio. Algo que cobra sentido al echar un vistazo a la filmografía de Bots, mucho más centrada en medio televisivo que en el cinematográfico, lo que explica que confunda sensibilidad con sentimentalismo. Lo que también queda claro es que nos pone sobre aviso para que estemos más pendientes de la evolución profesional de la guionista, que del director.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s