Vincent Lindon es Thierry Taugourdeau en La ley del mercado

«La ley del mercado»: vender tu alma por un trabajo indigno

Cartel español de La ley del mercado
Cartel español de La ley del mercado

Título originalLa loi du marché
Año: 2015
País: Francia

Dirección: Stéphane Brizé
Guion: Stéphane Brizé & Olivier Gorce
Producción: Philip Boëffard & Christophe Rossignon
Fotografía: Eric Dumont
Montaje: Anne Klotz
Diseño de producción: Valèrie Saradjian
Reparto: Vicent Lindon, Karine de Mirbek, Matthieu Schaller, Yves Ory, Xavier Mathieu, Paul Portoleau, Pierre-Jean Feld, Philippe Vesco, Christophe Rossignon, Noël Mairot, Catherine Saint-Bonnet, Roland Thomin, Hakima Makoudi, Tevi Lawson, Fayçal Addou, Dahmane Belghoul, Florence Herry-Leham, Agnès Millord, Irene Raccah, Christian Ranvier, Cyril J. Rolland, Sandrine Vang, Stéphanie Hurel, Soufiane Guerrab, Gisèle Gerwig, Saïd Aïssaoui, Rami Kabteni, Eric Krop, Françoise Anselmi, Jean-Eddy Paul, Samuel Mutlen, Christian Watrin, Guillaume Draux, Vincent Hauttecouer, Sakina Toilibou…

Perder un trabajo es una auténtica catástrofe, sobre todo cuando eres una persona mayor de 45 años y tienes una esposa y un hijo discapacitado. El gobierno pone varios mecanismos al servicio del individuo para o bien buscarle un trabajo adecuado o para marcar un itinerario con el pueda reciclarse y conseguir una pronta recuperación al mercado laboral. Pero el camino hasta lograr esa reinserción se muestra en La ley del mercado como un auténtico calvario en el que el individuo debe someterse a la sorna, la degradación y la humillación de un sistema que trata a los individuos de la misma manera, independientemente de su condición social o sus capacidades, sin tener en cuenta si tienen treinta o cincuenta años. Es el fracaso de un sistema que convierte al sujeto en objeto, obligándole a comportarse como los demás, para moverse al unísono como si fueran un colectivo moldeable y sumiso, un autómata que se limite a recibir ordenes y aplicarlas a raja tabla, sin cuestionamientos ni explicaciones. ¿No era esto por lo que el comunismo era tan malo?

Descendiente directo del más rabioso cinéma verité, en un estilo totalmente despojado de estética y cargado de una demoledora carga moral, Stéphane Brizé consigue mostrar el desmoronamiento de un individuo, pero no tanto en su periplo hasta encontrar trabajo, sino principalmente a partir del conflicto que representan sus responsabilidades en el nuevo puesto de trabajo. Asistimos a un sobrecogedor ejercicio en el una cámara fría, ruda y hasta antipática, parece ubicarse en el ángulo más remoto, escondida, fuera del alcance de unos personajes que se mueven a lo largo de una sucesión de planos secuencia que dotan al relato de una verosimilitud a prueba de bomba.

Vincent Lindon consigue trasladar a su mirada el cansancio y la depresión, la frustración y la desilusión, no ya del personaje que representa, sino de cualquiera que se haya visto alguna vez en su misma situación. Como él, los demás actores no parecen interpretar un papel en La ley del mercado, sino que parecen ser los auténticos personajes que representan. Por eso, quizás, resulten tan demoledoras, angustiantes y desagradables algunas situaciones. Porque no las recibimos como si fuera una película de ficción, sino como si estuviéramos viendo la dura y verdadera realidad. Una realidad impuesta por la necesidad. Acentuada no precisamente por la crisis económica, sino por aquellos que le sacan una mayor rentabilidad, al aprovecharse de la coyuntura. Ahogando y atemorizando a las personas. Despojándolas por completo de la más mínima dignidad. En un momento dado, dice el director de recursos humanos de la empresa a la que se incorpora Thierry que «el trabajo es sólo una parte de tu vida», pero lo cierto es que constituye todo un tercio de tu vida laboral diaria, por eso es tan importante que la empresa para la que trabajes te respete como persona. Sin obligarte a contradecir tu criterio personal. Sin que a cambio de un sueldo miserable exijan que les entregues tu alma en bandeja de plata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s