«Orgullo + prejuicio + zombies»: una suma que no resta

Cartel de Orgullo + prejuicio + zombie
Cartel de Orgullo + prejuicio + zombie

Título original: Pride and prejudice and zombies
Año: 2016
País: EE.UU. & Reino Unido

Dirección: Burr Steers
Guion: Burr Steers, según la novela gráfica de Seth Grahame-Smith, basado en la novela de Jane Austen
Producción: Marc Butan, Sean McKittrick, Brian Oliver, Natalie Portman, Annette Savitch, Allison Shearmur & Tyler Thompson
Fotografía: Remi Adefarasin
Montaje: Padraic McKinley
Música: Fernando Velázquez
Diseño de producción: David Warren
Dirección artística: Steve Carter, Will Coublrough, David Doran & Ashley Winter
Decorados: Naomi Moore
Vestuario: Julian Day
Reparto: Lily James, Sam Riley, Bella Heathcote, Ellie Bamber, Millie Brady, Suki Waterhouse, Douglas Booth, Sally Phillips, Charles Dance, Jack Huston, Lena Headey, Matt Smith, Emma Greenwell, Eva Bell, Aisling Loftus, Charlie Anson, Tom Lorcan, Robert Fyfe, San Cohen, Nicholas murchie, Kate Doherty, Pippa Haywood, Bessie Cursons, Morfydd Clark, Dolly Wells, Hermione Corfield, Pooky Quesnel, Janet Henfrey, Richard Braine, Robert Morgan, Jonathan Oliver, Angus Kennedy, Charles Ames, Michael Cole, Nathan Whitfield, Rob Callender, Euan Macnaughton, Rebecca Scott, Dominic Borrelli…

Reconozco que poca fue la emoción que despertó en un servidor la idea de una película inspirada en la novela de Jane Austen en clave zombie. Una idea peregrina que me recordó bodrios peregrinos como Cowboys & aliens (Jon Favreau, 2011, EE.UU.) o Abraham Lincoln: cazador de vampiros (Abraham Lincoln: vampire hunters, Timur Bekmambetov, 2012, EE.UU.). Pero, dado que mi condición de cinéfago está muy por encima de la de cinéfilo, no tuve inconveniente en volver a zambullirme en un híbrido de estas características. Y reconozco que la experiencia resultó mucho más estimulante de lo que esperaba y que en las ocasiones anteriores. Quizás sea porque sus predecesoras se dejan llevar por el aspecto más sensacionalista de la propuesta, descuidando otros aspectos que les habrían proporcionando más consistencia. Lo que suma, también resta, y el mejor resultado de sumar Orgullo + prejuicio + zombies se consigue sólo a través del equilibrio.

La vestuario y la dirección artística de la película está tan bien cuidada como el maquillaje y los efectos especiales, de tal manera que si nos creemos que estando en el siglo XIX, también nos tragamos que están siendo arrasados por una epidemia de zombies. El hecho de que algunos de los miembros de su reparto no supieran siquiera que había una novela de Jane Austen de la que partía el relato, como Lily James que se leyó la novela tras recibir el guion, no impide que otros le proporcionen la consistencia y el empaque que necesitan sus personajes, como Sam Riley, Charles Dance, Jack Huston o Lena Headey. La cuidada alternancia de secuencias de acción con aquellas que hacen avanzar la trama, permite que tanto el espectador posmoderno pueda mantener la atención tanto como el clásico. Pero también es cierto que a medida que se desarrolla la trama, uno va perdiendo progresivamente el interés en los zombies, para volver a quedar más cautivado del orgullo y el prejuicio que originalmente hiciera inmortal la novela original, demostrando finalmente que aunque se puedan intentar experimentos originales, al final siempre triunfa lo verosímil y un buen relato sobre la adrenalina y un gran espectáculo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s