Gerard Butler en Objetivo: Londres

«Objetivo: Londres»: ¿terroristas culturales o dando nuevas ideas a los terroristas?

Cartel de Objetivo Londres
Cartel de Objetivo Londres

Título original: Lodon has fallen
Año: 2016
País: Reino Unido, Bulgaria & EE.UU.

Dirección:Babak Najafi
Guion: Creighton Rothenberger, Katrin Benedikt, Christian Gudegast y Chad St. John, según una idea original de Creighton Rothenberger y Katrin Benedikt, según unos personajes creados por Creighton Rothenberger y Katrin Benedikt
Producción: Gerard Butler, Mark Gill, Danny Lerner, Alan Siegel & Les Weldon
Fotografía: Ed Wild Montaje: Michael J. Duthie & Paul Martin Smith Música, Trevor Morris
Diseño de producción: Joel Collins
Dirección artística: Caroline Barclay, Nick Dent, Rebecca Milton, Ivan Ranghelov & Aradhana Seth
Vestuario: Stephanie Collie
Reparto: Alon Aboutboul, Waleed Zuaiter, Adel Bencherif, Mehdi Dehbi, Shivani Ghai, Marton Petrushev, Owen Davis, Gerard Butler, Aaron Eckhart, Michael Wildman, Radha Mitchell, Stacy Shane, Penny Downie, Clarkson Guy Williams, Patrick Kennedy, Colin Salmon, Angela Bassett, Morgan Freeman, Deborah Grant, Andrew Pleavin, Nancy Baldwin, Madison Lowry, Nigel Whitmey, Julia Montgomery Brown, Tsuwayuki Saotome, Sadao Ueda, Alex Giannini, Elsa Mollien, Philip Delancy, Jean Baptiste Fillon, Kemi-Bo Jacobs, Simon Harrison, Sean O’Bryan, Jackie Earle Haley, Robert FOrster, Melissa Leo, Simon Connolly, Scott Sparrow, Ginny Holder, Terence Beesley, Charlotte Riley, Bryan Larkin, Terry Randall, Joe Fidler, Boyan Anev, Nikesh Patel, Julian Kostov, Lucy Newman-Williams…

Vaya por delante que no creo que ninguna película tenga el propósito de proporcionar nuevas ideas a ningún terrorista. Más que nada porque, aunque sobre todo en este caso, Objetivo: Londres pueda considerarse un mero producto de entretenimiento, el cine es en definitiva cultura, que es de lo que más carece un terrorista, junto con la empatía. Lo que sucede en este caso es que las tornas parecen darse la vuelta y son los propios creadores de la película quienes carecen de cultura alguna, no teniendo ninguna empatía por el espectador. Motivo por el que les declaro terroristas culturales.

Tratar una película de acción desde el mismo punto de vista de siempre es un error absoluto. Incluso aunque su propósito no sea la crítica política, que podría ser el de algunos títulos de acción vinculados, como en este caso, con esos gobiernos que olvidan que luchan contra el terrorismo a la vez que se unen a tratados de paz o que incluso promueven las ayudas humanitarias a los mismos a quienes persiguen, que tan bien saber el director de la película siendo sueco de origen iraní. Pero el error no es la falta de compromiso, como tampoco la falta de prejuicios a la hora de ofrecer secuencias disparatadas, soluciones peregrinas y giros de guion arbitrarios ante hipotéticos actos de venganza disfrazados como terrorismo, el problema de Objetivo: Londres es la total carencia de sentido del humor. Una cualidad de la que sí hacía gala Antoine Fuqua en Objetivo: la Casa Blanca (2013, EE.UU.), lo que permitía que un argumento inverosímil, que no era otra cosa que una revisión de la Jungla de cristal (Die hardJohn McTiernan, 1988, EE,UU.), pero en la Casa Blanca, de una manera más o menos coherente, consigo misma, claro.

Tratar de hacer una película de acción tal y como se hacía hace 20 años es un completo error. No porque el contexto socio-político haya cambiado, sino porque hoy en día cualquiera lleva un smartphone con el que captura cualquier acto o acción y la sube a la red antes de que puedas darte cuenta. Aquello de armamos la marimorena y no pasa nada ya no cuela, ni aunque seas el presidente de los Estados Unidos de América. De entrada la primera incoherencia es que seas guapo, algo que parece ser incompatible con ser presidente de cualquier gobierno. Pero si podríamos hacer caso omiso de la verosimilitud, lo que no puede faltar en una película de acción contemporánea es el humor. Porque una película de acción hoy en día es como una película de terror en los años ochenta, ya nadie se al cree, a no ser que de risa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s