The Tribe

«The tribe»: una película sin palabras que te deja mudo

Cartel de The tribe
Cartel de The tribe

Título original: Plemya
Año: 2014
País: Ucrania & Holanda

Dirección: Myroslav Slaboshpytskyi
Guion: Myroslav Slaboshpytskyi
Producción: Myrislav Slaboshpytskyi & Valentyn Vasyanovych
Fotografía: Valentyn Vasyanovych
Montaje: Valentyn Vasayanovych
Diseño de producción: Vlad Odudenko
Vestuario: Alena Gres
Reparto: Hryhoriry Fesenko, Yana Novikova, Rosa Babiy, Oleksandr Dsiadevych, Yaroslav Biletskiy, Ivan Tishko, Oleksandr Osadchyi, Oleksandr Sydelnykov, Oleksandr Panivan, Kyrylo Koshyk, Maryna Panivan, Tetyana Radchenko, Liudmyla Rudenko…

En lugar de la típica advertencia sobre que los hechos puedan estar más o menos basados en hechos reales, el cineasta ucraniano Myroslav Slaboshpytskyi nos advierte en el mismo momento en el que comienza su relato de que aunque los personajes pueden comunicarse entre ellos, nosotros no vamos a saber lo que dicen, porque no hablan, no se expresan mediante la voz, sino mediante es gesto. Para algunos podrá ser una propuesta peregrina, pero lo cierto es que da lo mismo que hablemos inglés, francés, portugués, vasco, gallego o español, ninguno aprendemos el lenguaje de signos, al que muchas veces hemos visto a algún grupo utilizar en la calle o en algún establecimiento, peor no nos hemos aventurado a aprender. No debe contar gran cosa en el currículo. Los responsables de la película se aventuran a ofrecernos una película sin subtítulos, al fin y al cabo, salvo algunas pequeñas diferencias, cualquier persona sordomuda del mundo va a saber entender lo que los protagonistas de The tribe se dicen entre ellos, al menos entre los europeos, que comprenderán hasta un 70 % de los signos. Ventajas de dominar un lenguaje más universal que la palabra. La barrera no es la lengua, sino nuestra incapacidad para entender la manera en la que se comunican.

En lo que no vamos a tener ningún problema es a la hora de interpretar el desarrollo del relato, las relaciones de que se establecen entre los personajes, o incluso adelantarnos a los sentimientos que se esconden en sus corazones. Tal y como nos advierte en su tráiler, el odio y el amor también son universales, como su lenguaje, despertándose de la misma manera en cualquier cultura, en cualquier sociedad, o incluso en cualquier grupo social, por marginado que sea. El problema, quizás, es que los prejuicios nos pueden hacer pensar que al ser un relato en el que personas sordomudas se relacionan entre ellas, estando además en un grado de desamparo en este caso, como se desprende de que estén en una institución que parece darles cobijo, tendemos a pensar que van a ser más comprensivos unos con otros. Error. La inmundicia que reside oculta en lo más profundo de cada ser humano, aflora igualmente en este entorno como lo haría en cualquier otro. Más que las posibles dificultades de poder entender mejor o peor lo que conduce a cada una de las situaciones, lo que resulta ciertamente duro y ciertamente perturbador es asistir a la crudeza y sordidez del entorno en el que el protagonista se ve obligado a sobrevivir. Los 34 planos secuencia a través de los que se desarrolla el relato contribuyen a proporcionar, no sólo la verosimilitud de las situaciones, sino a incrementar la tensión y la violencia que consiguen apoderarse de los personajes y arrastrar al espectador hacia un final tan ensordecedor como desgarrador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s