Michael Cimino en los años 70

Michael Cimino: películas imprescindibles, proyectos abandonados, sueños incumplidos

Pintor antes que guionista y escritor después de ser director de cine, a Michael Cimino no le ha hecho falta un gran número de películas para ser reconocido como uno de los grandes cineastas del último cuarto del siglo XX. Si bien las biografías oficiales se empeñan en señalar la realización de documentales como la escuela de experimentación que le lleva al cine, las no oficiales apuntan más a sofisticados spots para televisión.

La fecha de su nacimiento es también causa de controversia, así como su formación académica y, por supuesto, su orientación sexual es objeto de debate al haber sido muy celoso de su vida privada y permanecer soltero y sin pareja conocida hasta su muerte. Los más atrevidos llegarían incluso a afirmar que se habría cambiado de sexo, aunque lo más probable es que, simplemente, compartiera cirujano con Mickey Rourke, con quien hace tres películas. Pero es que hasta incluso la causa de su fallecimiento, por un ataque al corazón, sigue sin determinarse al ser encontrado en su cama sin haber padecido ninguna enfermedad, que se supiera. Si ya el propio cineasta se encarga de alimentar los mitos y fábulas en torno a su persona con excéntricas historias inventadas y exageradas, quizás deberíamos olvidarnos de una biografía estándar y centrarnos más en una etopeya que podríamos formar perfectamente a partir de su legado cinematográfico.

Michael Ciminio en el siglo XXI
Michael Ciminio en el siglo XXI

When I’m kidding, I’m serious, and when I’m serious, I’m kidding (…). I am not who I am, and I am who I am not. / Cuando bromeo soy serio, y cuando soy serio, estoy bromeando (…). No soy quien soy, soy quien no soy.

John Ford, Luchino Visconti o Akira Kurosawa son algunas de sus principales influencias cinematográficas, mientras que entre sus referencias literarias aparecen nombres como los de Vladimir Navokov, Alexander Pushkin, Leo Tostoy, Gore Vidal, Cormac McCarthy, Frank Norris, Steven Pinker, la literatura islámica y Raymond Carver con quien colaboró en algunas ocasiones aunque nunca llegaron a culminar ningún proyecto. Si bien se cita habitualmente la influencia del realismo negro francés, también se le suele incluir entre los Cineastas del Nuevo Hollywood, siendo precisamente una de sus película, La puerta del cielo, la que marca el final de este movimiento que aportó veracidad y realismo a los acartonados géneros clásicos establecidos por la industria de Hollywood en su época dorada. Una etiqueta que se podría discutir puesto que estamos ante un cineasta que se me antoja más parecido a David Lean que a Francis Ford Coppola o Martin Scorsese, al mantener siempre un perfecto equilibrio entre esos relatos intimistas narrados con ambición épica, enfatizada visualmente por las referencias pictóricas, resaltando siempre la gran magnitud de la naturaleza frente a la diminuta posición del ser humano en una cinematografía poblada por controvertidos antihéroes que no encuentran consuelo alguno en el sueño americano y siempre perseguidos por repentinos estallidos de violencia.

Un cineasta tan conocido por sus míticas y controvertidas obras como por sus estrepitosos fracasos comerciales, así como por los proyectos que abandona o de los que le apartan y hasta por los sueños que nunca llega a cumplir, que fueron tantos como los que llegó a hacer realidad.

9 películas imprescindibles

Naves misteriosas

Título original: Silent running
Dirección: Douglas Trumbull
Guion: Derick Washburn, Michael Cimino & Steven Bochco
Producción: Michael Gruskoff & Douglas Trumbull
Año: 1972
País: EE.UU.

Los que crecimos en los años setenta siempre tendremos un hueco en nuestro corazón para una película tan entrañable como Naves misteriosas, que podríamos considerar una especie de versión del arca de Noé botánica en el espacio exterior. Un servidor era demasiado pequeño cuando se estrenó, en 1972, pero tuve la oportunidad de verla en una emisión televisiva en un programa juvenil que se emitía los sábados en horario matutino y venía seguido de un intenso e interesante debate. Es posible que hoy en día los efectos especiales hayan quedado un tanto desactualizados, pero su mensaje sigue estando plenamente vigente. Si la ecología y la tecnología no parecen formar buena pareja, a primera vista, tampoco parece el espacio exterior el entorno en el que uno esperaría escuchar las canciones de Joan Baez, pero así sucede en  este relato en el que un astronauta se rebela cuando le ordenan destruir la carga que lleva: las últimas especies vegetales de un planeta en vías de extinción. De esta manera, aunque tan sólo participe como guionista y no quedara precisamente satisfecho del resultado final, ya podemos encontrar algunas de las señas de identidad de Cimino en este antihéroe que no duda en utilizar la violencia cuando ve peligrar su idílico sueño de velar por las mismas plantas que permiten la vida en su planeta.

Que no te extrañe si reconoces de algo las naves espaciales, puesto que se volvieron a utilizar en una serie de televisión no menos mítica como Galáctica, estrella de combate (Battlestar Galactica, Glen A. Larson, 1978-1979, EE.UU.), después de que haber sido utilizadas en una serie como The starlost (Harlan Ellison, 1973, Canadá), producida por el propio Douglas Trumbull. No deja de ser curioso que, al igual de Cimino, el director y productor de Naves misteriosas tampoco haya necesitado muchas películas para trascender. Responsable absoluto de otra película no menos mítica como Proyecto Brainstorm (Brainstorm, Douglas Trumbull, 1983, EE.UU.), también es creador de efectos visuales de títulos como 2001: una odisea del espacio (2001: a space odyssey, Stanley Kubrick, 1968, EE.UU. & Reino Unido), La amenaza de Andrómeda (The Andromeda strain, Robert Wise, 1971, EE.UU.), Encuentros en la tercera fase (Close encounters of the third kind, Steven Spielberg, 1977, EE.UU.), Star Treck: la película (Star Trek: the motion picture, Robert Wise, 1979, EE.UU.) o Blade Runner (Ridley Scott, 1982, Reino Unido, Hong Kong & EE.UU.) y poco más. Casi nada, y en silencio, como sus naves.

Harry, el fuerte

Título original: Magnum force
Dirección: Ted Post
Guion: John Milius & Michael Cimino, según una idea de John Milius basada en los personajes creados por Harry Julian Fink & Rita M. Finks
Producción: Robert Daley
Año: 1973
País: EE.UU.

Podríamos pensar que Clint Eastwood quedara tan impresionado por la revisión del guion que Cimino hace de Harry, el fuerte que le propone hacer Un botín de 500.000 dólares, pero lo cierto es que fue al revés, una vez le presenta el guion de la que después sería la ópera prima como director de Cimino, Eastwood queda tan impresionado que le propone revisar el guion de John Milius, otro integrante del grupo de los Cineastas del Nuevo Hollywood. No sólo por sus manos pasó el guion de la primera secuela de Harry, el sucio (Dirty harry, Don Siegel, 1971, EE.UU.) ya que había partido en realidad de una primera propuesta de Terrence Mallick que sería rechazada por Don Siegel, pero que Eastwood aprovecharía para que sirviera de base al guion firmado por Milius y Cimino, que sería dirigido finalmente por Ted Post, quien se habría manejado mejor en la televisión que en el cine, pero que serviría para los propósitos de Clint Eastwood, quien, como su personaje, tiene la última palabra en todos los sentidos.

Un botín de 500.000 dólares

Título original: Thunderbolt and lightfoot
Dirección: Michael Cimino
Guion: Michael Cimino
Producción: Robert Daley
Año de producción: 1974
País: EE.UU.

Inicialmente estaba previsto que fuera la cuarta película dirigida por Clint Eastwood, sin embargo, termina cediéndole el puesto a Cimino, quien posteriormente reconocería que quizás nunca habría dado el paso de convertirse en cineasta sin el generoso gesto de su mentor. Pocos son los que podrán percibir a simple vista la influencia de una película como Orgullo de raza (Captain Lightfoot, Douglas Sirk, 1955, EE.UU.), de la que no sólo se apropia de los nombres de la pareja protagonista, sino también de su línea argumental, y que gira en torno a un rebelde que lucha por la independencia de Irlanda y un militar irlandés que unen fuerzas para cometer robos que permitan la financiación de la revolución contra los ingleses, adaptación a su vez de una novela de W.R. Burnett.

¿A quién no le gusta una película de robos a gran escala? Mucho más si en su reparto coincide el propio Eastwood con Jeff Bridges, quien consigue una nominación al Oscar a la mejor interpretación de reparto, y unto a los que aparecen George Dickerson, Geoffrey Lewis y Gary Busey. Sin alcanzar el esplendor visual característico de sus títulos posteriores, consigue atrapar emocionalmente al espectador que no tendrá problema para identificar a una pareja de antihéroes con una manera diametralmente opuesta de enfrentarse a la vida, preparados en todo momento para repentinos estallidos de violencia, famosa es la secuencia de la iglesia, quienes deciden volver a reunir a la antigua banda de uno de ellos para cometer el robo del banco de Montana. ¿He dicho Montana para referirme a una película en la que aparece Gary Busey, quien se colaría en el reparto de Carretera perdida (Lost highway, David Lynch, 1997, EE.UU. & Francia), que interviene en la misma película en la que vemos a Jeff Bridges travestido con una peluca realmente parecida a la que luce David Duchovny en Twin Peaks (Mark Frost & David Lynch, 1990-1991, EE.UU.)? Me parece que podemos hablar de una película que debió impresionar bastante al genuino genio de Missoula.

El cazador

Título original: The deer hunter
Dirección: Michael Cimino
Guion: Michael Cimino, Deric Washburn, Louis Garfinkle & Quinn K. Redeker
Producción: Michael Cimino, Michael Deeley, John Peverall & Barry Spikings
Año: 1978
País: EE.UU.

Ganadora de 5 premios Oscar, incluidos los de mejor película, dirección y actor secundario para Christopher Walken, no habría importado si Michael Cimino no hubiera hecho otra película después de esta. El inmenso esfuerzo del rodaje  —realizado en localizaciones naturales y con John Cazale muriéndose de cáncer—, la magnitud y el tratamiento del tema tratado en la película —que no va exactamente sobre la guerra de Vietnam, sino sobre la pérdida de la inocencia de un grupo de amigos a los que la traumática experiencia de la guerra afecta de manera radicalmente diferente—, y la magnitud de su extraordinario tratamiento visual hacen de El cazador una obra inmortal e imperecedera, sobre al que sobran las palabras. Sólo volver a ver el tráiler ya me pone los pelos de punta. Totalmente difuminada queda la polémica por aquello de que Cimino reivindicara las partes autobiográficas, aunque nunca llegara a pisar suelo vietnamita. Al menos no cuando la guerra tuviera lugar.

La rosa

Título original: The rose
Dirección: Mark Rydell
Guion: Michael Cimino, Bo Goldman & Bill Kerby, basado en una idea original de Bill Kerby
Producción: Aaron Russo & Marvin Worth
Año: 1979
País: EE.UU.

El hecho de que Michael Cimino no aparezca acreditado en este supuesto biopic de Janis Joplin es porque, efectivamente, comienza siendo un biopic de la reina del rock and roll, con el título de Pearl, pero termina siendo reescrito para terminar convertido en otra cosa, por influencia de la propia Bette Midler a quien le parecía que no había pasado el tiempo suficiente para hacer una película sobre la vida de Janis Joplin. A pesar de que en ese momento apenas había tenido mínimas incursiones en el cine y la televisión, su presencia indispensable para que Mark Rydell aceptara dirigir una película que terminó por moldear la imagen de su protagonista y hacer de ella a una estrella de cine a la altura de la popular cantante que ya era. A pesar de la depuración y la metamorfosis, permanecen muchos elementos del guion original, así como rasgos de la controvertida personalidad de Janis Joplin, además de un gran paralelismo con ciertos acontecimientos de su periplo vital.

La puerta del cielo

Título original: Heaven’s door
Dirección: Michael Cimino
Guion: Michael Cimino
Producción: Joann Carelli
Año: 1980
País: EE.UU.

Tras el extraordinario éxito de El cazador, Cimino se encuentra con un cheque en blanco para hacer lo que le plazca y no duda en sacarle partido. Sin embargo, tras un largo y conflictivo rodaje, a United Artists le entra el pánico y se adelanta a vaticinar que tienen en las manos un auténtico desastre financiero. Si por un lado es la propia productora la que demoniza su proyecto antes de que llegue a las salas, preocupados por el incremento del presupuesto que había supuesto rodar en espacios naturales, alarmados por la excesiva duración del montaje inicial, y descompuestos ante las tendenciosas críticas de algunos críticos, la película supone, efectivamente, una rotunda catástrofe financiera para su productora, de la que nunca llegaría a recuperarse. Contradicciones de su tiempo, la película estuvo incluida en la sección oficial del Festival de Cannes, inaugurando la buena relación del cineasta con otros premios, los Razzie, donde su película consigue 5 nominaciones, recibiendo el premio al peor director del año. Como tantas otras veces pasa, el tiempo se ha encargado de poner la película en su lugar.

Manhattan sur

Título original: Year of the dragon
Dirección: Michael Cimino
Guion: Oliver Stone & Michael Cimino, basado en una novela de Robert Daley
Producción: Dio De Laurentiis
Año: 1985
País: EE.UU.

Del fracaso comercial a la controversia al pasar de los inmigrantes rusos a los chinos, quienes odiaron una película que mostraba sin pudor los entresijos y la dureza de las mafias que operaban en el popular barrio chino de Manhattan. De alguna manera, la película le sirve para pagar deudas emocionales, porque si por un lado adapta una novela de Robert Daley, quien fuera productor de Un botín de 500.000 dólares, el guión está firmado por el propio Cimino en colaboración con Oliver Stone, habiendo estado a punto de dirigir su guion de El expreso de medianoche (Midnight express, 1978, Alan Parker, EE.UU. & Reino Unido). Una de las mejores bazas de la película es la poderosa e intensa interpretación de Mickey Rourke, que hace de un hombre mucho mayor de la edad que tenía en ese momento, estando escrito inicialmente para Clint Eastwood. La película vuelve a conseguir 5 nominaciones a los premiso Razzie, pero también consigue dos a los Globos de Oro, así como una a los premios César a la mejor película extranjera.

El siciliano

Título originalThe sicilian
Dirección: Michael Cimino
Guion: Steve Shagan, basado en una novela de Mario Puzzo
Producción: Joann Carelli, Michael Cimino & Bruce McNall
Año: 1987
País: EE.UU.

A pesar de su poderosa fuerza visual, el mayor interés de El siciliano es que se trata de la adaptación de un spin-off de El padrino (The godfather, Francis Ford Coppola, 1972, EE.UU.), que se desarrolla durante el exilio en Sicilia de Michael Corleone, aunque quedan omitidas todas las referencias a la más famosa familia mafiosa cinematográfica. En su particular concepto del antihéroe, quizás Cimino fue demasiado lejos al contar el periplo de un sanguinario revolucionario como si fuera un héroe, promotor del movimiento para la independencia de Sicilia que no llegó a prosperar. La película no consigue colarse en ningún festival no llegando si quiera a optar a los premios Razzie, y mira que Christophe Lambert se lo puso bastante fácil. La película sufre el ya habitual pánico de los productores ante la longitud del metraje y las demandas habituales de Cimino. A pesar de todo, algunas secuencias poseen una fuerte carga emocional que justifican un pequeño hueco en esta lista.

37 horas desesperadas

Título original: Desperate hours
Dirección: Michael Cimino
Guion: Lawrence Konner, Mark Rosenthal & Joseph Hayes, basado en una obra y novela de Joseph Hayes
Producción: Michael Cimino & Dino de Laurentiis
Año de producción: 1990
País: EE.UU.

Tras el éxito de Manhattan sur y el impasse de El siciliano, Cimino y Laurentiis fortalecen lazos con la que sería quinta adaptación cinematográfica de la obra y novela de Joseph Hayes, después de Horas deseperadas (The desperate hours, William Wyler, 1955, EE.UU.), The desperate hours (Ted Kotcheff, 1967, EE.UU. & Reino Unido), Drohi (D. Bapaiah, 1970, India) y 36 Ghante (Raj Tilak, 1974. India), otra cosa es que terminaran aquí su relación. Nos encontramos ante una película más bien pequeña, dadas sus habituales ambiciones y pretensiones, pero que consigue bastante a pesar de las limitaciones y de la evidente mutilación a la que fue sometida en montaje, llegando en algunos países a ser estrenada directamente en el circuito doméstico de vídeo. Tercera y última colaboración de Cimino con Rourke.

9 proyectos abandonados

El expreso de medianoche

Título original: Midnight express
Dirección: Alan Parker
Guion: Oliver Stone, basado en una novela de Billy Hayes & William Hoffer
Producción: Alan Marshall & David Puttnam
Año: 1987
País: EE.UU. & Reino Unido

Michael Cimino fue la primera opción para dirigir este guion de Oliver Stone, que el cineasta declina para centrarse en su propio proyecto, el rodaje de El cazador. Si Stone y Cimino volverían a coincidir en el futuro, sus respectivas películas también coincidirían en las categorías de mejor película y mejor dirección ese año en los premios de la Academia de Hollywood, llevándose el premio en ambos casos la película de Cimino, aunque Stone sí se llevaría a casa el Oscar correspondiente al mejor guion adaptado.

Los perros de la guerra

Título originalThe dogs of war
Dirección: John Irvin
Guion: Gary DeVore & George Malko, basado en una novela de Frederick Forsyth
Producción: Larry DeWaay
Año: 1980
País: Reino Unido

Es posible que algunos puedan encontrar los ecos de El cazador en esta adaptación de la novela de Frederick Forsyth en la que un veterano de guerra se hace pasar por reportero gráfico de una revista de naturaleza para conocer lo que se cuece en un país africano gobernado por un dictador, pero no con el objetivo de derrocarlo para instaurar la democracia, sino para que una corporación multinacional estadounidense pueda invertir y operar en la zona de manera segura. Se desconoce la implicación de Cimino, más allá de una revisión al guion, de la que ni siquiera está acreditado, el hecho de que el protagonista de la película sea Christopher Walken parece confirmar la implicación del cineasta.

El rey de la comedia

Título originalThe king of comedy
Dirección: Martin Scorsese
Guion: Paul D. Zimmerman
Producción: Arnon Milchan
Año: 1982
País: EE.UU.

Milos Forman estuvo interesado en dirigir este guion de Paul D. Zimmerman, por el que conseguiría una nominación a los premios BAFTA, pero fue Cimino quien se puso al mando del proyecto inicialmente en la que habría sido su segunda colaboración con Robert De Niro después de El cazador. Problemas para entregar trabajos a tiempo y su creciente preocupación con La puerta del cielo, llevaron a que Arnon Milchan prescindiera de sus servicios para encargar el trabajo a Martin Socorsese, otro cineasta que también aprendería de algún que otro (relativo) fracaso.

La zona muerta

Título originalThe dead zone
Dirección: David Cronenberg
Guion: Jeffrey Boam, basado en una novela de Stephen King
Producción: Debra Hill
Año: 1983
País: EE.UU.

De nuevo Christopher Walken al frente del reparto de una película para la que Debra Hill había escogido a Cimino como director. Discrepancias creativas con Stephen King le apean del proyecto para dar entrada a un David Cronenberg, que supo y pudo darle su característico toque frío, elegante y oscuro.

Motín a bordo

Título originalThe Bounty
Dirección: Roger Donaldson
Guion: Robert Bolt, basado en una novela de Richard Hough
Producción: Bernard Williams
Año: 1984
País: EE.UU. & Reino Unido

No deja de ser curioso que Bernard Williams ofreciera a Cimino la oportunidad de dirigir una nueva versión de la novela de Richard Hough, en lo que podría haber sido un relato épico con un gran fondo intimista, en la línea de los peliculones de David Lean, que para eso la adaptación está realizada por Robert Bolt, responsable de los textos sobre los que se asienta Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, David Lena, 1962, Reino Unido), Doctor Zhivago (David lean, 1965, Reino Unido, Itlaia & EE.UU.) o La hija de Ryan (Ryan’s daughter, David Lean, 1970, Reino Unido). Una película que le habría permitido realzar la diminuta dimensión del ser humano frente a la naturaleza en un imponente barco en el que se masca la explosión de violencia con una rebelión liderada por un auténtico antihéroe, pero declina la oferta cediendo sitio al australiano Roger Donaldson, que no consigue alcanzar ni la calidad artística de Lewis Millestone con Rebelión a bordo (Mutiny on the bounty, 1962, EE.UU.) ni la profundidad dramática de Frank Lloyd con La tragedia de la Bounty (Mutiny on the Bounty, 1935, EE.UU.).

Sed de poder

Título originalThe pope of Greenwich Village
Dirección: Stuart Rosenberg
Guion: Vincent Patrick, basado en su propia novela
Producción: Gene Kirkwood
Año: 1984
País: EE.UU.

Podría haber sido la segunda colaboración en Cimino y Mickey Rourke después de La puerta de cielo y antes de Manhattan Sur, pero tras reescribir el guion y cambiar a Robert De Niro y Al Pacino por los más jóvenes y desconocidos Rourke y Eric Roberts, es el propio cineasta quien sugiere a sus productores la necesidad de contratar un director más rápido y resoluto que él mismo, quien había surgido después de Ulu Grosbard y Ron Maxwell, cayendo la responsabilidad final de dirigir la película en Stuart Rosenberg, quien no parece alcanzar las cotas de películas previas como La leyenda del indomable (Cool hand Luke, 1967, EE.UU.), Terror en Amityville (The Amityville horror, 1979, EE.UU.) o Brubaker (1980, EE.UU.).

Footloose

Dirección: Herbert Ross
Guion: Dean Pitchford
Producción: Lewis J. Rachmil & Craig Zadan
Año: 1987
País: EE.UU.

Rodar una película musical había sido siempre uno de los sueños de Cimino, frustrado el biopic de Janis Joplin, parece encontrar en este relato, basado parcialmente en una historia real, un vehículo para hacer una comedia musical inspirada en Las uvas de la ira. Le contratan en diciembre de 1981 para dirigir la película, siendo advertido por Daniel Melnick, productor del proyecto en ese momento, que tendría que abonar el mínimo céntimo que sobrepasara el presupuesto inicial de siete millones y medio de dólares. Pretencioso, perfeccionista y puntilloso como pocos, Cimino pide un adelanto de 250.000 dólares para reescribir el guion, así como solicita retrasar el inicio del rodaje a un mes de su comienzo, provocando su inmediato despido ante el pánico de la productora a tener entre manos un nuevo debacle en la línea de La puerta del cielo, quienes contratan en su lugar a Herbert Ross, un cineasta con poca personalidad artística, pero efectivo y resuelto a la hora de rodar.

Nacido el 4 de julio

Título original: Born on the fourth of July
Dirección: Oliver Stone
Guion: Oliver Stone & Ron Kivic, basado en una novela de Ron Kovic
Producción: A. Kitman Ho & Oliver Stone
Año: 1989
País: EE.UU.

Tras el buen resultado artístico de su colaboración juntos en Manhattan Sur, Oliver Stone recurre a Cimino para la dirección de la amarga biografía de Ron Kovic. Entusiasmado con el proyecto, Cimino llegaría incluso a ofrecerse a colaborar sin remuneración, proponiendo a Al Pacino como protagonista. Sin embargo, a los productores de la película no debieron entusiasmar de la misma manera sus sugerencias, por lo que finalmente sería el propio Stone quien termina por hacerse cargo de la dirección de la película por la que recibiría su segundo Oscar al mejor director, después de Platoon (1986, EE.UU.).

Michael Collins

Dirección: Neil Jordan
Guion: Neil Jordan
Producción: Stephen Woolley
Año: 1996
País: Reino Unido, Irlanda & EE.UU.

¿Cómo habría sido el biopic del revolucionario irlandés de haberla dirigido Michael Cimino? Nunca lo sabremos, como tampoco si Gabriel Byrne habría podido proporcionar mayor profundidad dramática al polémico personaje de la que le imprimió Liam Nesson, quien finalmente sería la propuesta de Neil Jordan para una película que terminó teniendo un tono excesivamente comercial, algo que el cineasta neoyorquino podría haber corregido sin ningún problema.

9 proyectos soñados

El manantial

Después de concluir Un botín de 500.000 dólares y antes de empezar a desarrollar El cazador, Cimino escribe una adaptación de la novela de Ayn Rand, El manantial, publicada en 1943, con la esperanza de que Clint Eastwood acceda a ser su protagonista. Más que una adaptación habría sido una libre adaptación, puesto que su guion está modelado en torno a la figura del arquitecto Jørn Utzon y sus problemas con la construcción del Sydney Opera House y el Empire State Plaza de Albany. Habría sido la segunda adaptación de la novela después de El manantial (The fountainhead, King Vidor, 1949), que protagonizarían Gary Cooper, Patricia McNeal y Raymond Massey, que habría cosechado tan buen resultado como la propia novela.

El imperio del mal

Tras dos años y medio trabajando junto a James Toback en el guion de The life and dreams of Frank Costtello, también conocido como Proud dreamer, Cimino presenta en 1981 a 20th Century Fox un guion sobre la vida del gángster Frank Costello, la compañía lo rechaza debido al elevado presupuesto que solicita para convertirlo en película en un momento en que pasaban por complicados cambios internos. Los rumores apuntan a que terminaría siendo el punto de partida de otra historia de gángsteres, El imperio del mal (Mobster, Michael Karbelnikoff, 1991, EE.UU.), aunque nunca llegaría a ser un rumor confirmado.

La condición humana

Johnny Depp, Daniel Day-Lewis, John Malkowich, Uma Thurman y Alan Delon habrían sido los protagonistas de la adaptación de La condición humana (La condition humaine), la novela de André Malraux, publicada en 1933, que Cimino habría adaptado con la intención de rodar en Shanghai, pero que nunca llegaría a realizar. Una adaptación maldita si tenemos en cuenta que anteriormente Fred Zinnemann había intentado llevarla a la gran pantalla a lo largo de tres años para que finalmente Metro-Goldwying-Mayer echara el freno en 1969, así como Bernardo Bertolucci presentaría su propia adaptación al gobierno chino en 1980, que desestimaría en favor de El último emperador (The last emperor, 1987, China, Italia, Reino Unido & Francia), siendo el de Cimino el tercer infructuoso intento de sacar adelante un proyecto que sigue sin haber visto la luz hoy en día.

Conquering horse

La primera novela de Frederick Manfred, sobre la vida de los nativos americanos antes de la llegada del hombre blanco al nuevo mundo fue uno de los grandes proyectos de Michael Cimino. Su idea era rodarla en lengua sioux pero, a pesar de que contaba con el apoyo del productor Michael Gruskoff, el proyecto termina siendo descartado tras el fracaso financiero que supone La puerta del cielo.  Curiosamente, tras haber sido autor del primer borrador de Harry, el sucio, Terrence Malick sí llegaría a dirigir una película centrada en el impacto en el nuevo mundo de la llegada del hombre blanco.

Purple lake

Raymond Carver se había comprometido a trabajar con Michael Cimino y John Corelli en un guion original que tenía el título provisional de Wagons east, un western contemporáneo sobre la reinserción de unos jóvenes delincuentes tras cumplir su condena. El escritor esperaba poder pulir pronto el proyecto, pero Cimino siempre demandaba reuniones y cambios, lo que llevó a Carver a perder el interés y el proyecto, con el título definitivo de Purple Lake, no llegaría a a ver nunca la luz.

Crimen y castigo

Antihéroe como pocos, el atormentado periplo de Raskólnikov en la novela publicada por Fiódor Dostoievski en 1866 es otra de las adaptaciones siempre acariciadas por Cimino. Muchas son las adaptaciones de la inmortal novela rusa, ya desde la época del cine mudo, siendo una de las más recordadas la protagonizada por Peter Lörre, Crimen y castigo (Crime and punishment, Josef von Sternberg, 1935, EE.UU.), aunque quizás fuera más fiel al espíritu de la novela una de las versiones rusas, Crimen y castigo (Prestuplenie i nakazanie, Lev Kulidzhánov, 1969, URSS), sin desmerecer las aportaciones de cineastas como Aki Kaurismäki con Crimen y castigo (Rikos ja rangaistus, 1983, Finlandia) o la aportación de Woody Allen con Delitos y faltas (Crimes and misdemeanors, 1989, EE.UU.) o, mucho más libremente, Match Point (2005, Reino Unido, Rusia, Irlanda, Luxemburgo y EE.UU.). Cimino nunca llegaría ni a presentar un guion.

Con el apoyo del productor Carlo Ponti, Cimino trabaja, de nuevo junto a Raymond Carver, en un biopic sobre Dostoievski tomando como punto de partida el trabajo del escritor ruso Aleksandr Solzhenitsyn. El guion final alcanzaría las 220 páginas que comenzaba en los días previos al fusilamiento al que fue condenado, junto con otros miembros del grupo intelectual liberal Círculo Petrashevsky, por conspirar contra el zar Nicolás I, y cuya pena fue conmutada en el último momento, tras escuchar con los ojos vendados la ejecución de algunos de sus compañeros mientras estaba frente al pelotón. Fragmentos del texto fueron publicados por Capra Press, pero la película nunca llegaría siquiera a iniciara sus primeras fases de producción.

The yellow jersey

Michael Cimino estuvo negociando para dirigir una película sobre carreras de bicicletas que habría estado protagonizada por Dustin Hoffman. Pero tampoco llegaría a rodarse por dificultades de rodaje al estar previsto que se realizara durante el Tour de France. Otro relato que podría haber contemplado una historia intimista desde una mirada épica al estar previsto que su guionista fuera Carl Foreman, ganador de un Oscar por el guion adaptado de El puente sobre el río Kwai (The bridge on the river Kwai, David Lean, 1957, EE.UU.)

The dreaming place

Paramount decide hacer una película en la línea de Ojo por ojo (Eye for en eye, John Schlesinger, 1996, EE.UU.), para lo que Jonathon Komack Martin contrata a Cimino para supervisar el desarrollo del guion, a cargo de Rodney Patrick Vaccaro, en 1997. Pero ni el proyecto pasaría de ahí, ni director, ni productor, ni guionista llegarían nunca a trabajar juntos.

Porgy y Bess

Uno de los proyectos soñados de Cimino era una adaptación de la ópera de George e Ira Gershwin, estrenada por primera vez en 1935, adaptación de una novela de DuBoise Heyward publicada en 1924. Más que adaptar, la idea de Cimino era tomar como pretexto el costumbrista relato de una mujer de mala reputación enamorada del expresidiario a quienes el único que está dispuesto a olvidar su pasado es un tullido, para desarrollar un drama romántico entre un cantante de gospel afroamericano y una pianista caucásica que tratan de sacra adelante la producción de la ópera de los Gershwin. Tantas veces representada sobre los escenarios, la única adaptación cinematográfica de este musical fue dirigido por Otto Preminger en 1959.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s