Gong Li y Chen Daoming en Regreso a casa - Coming home (Gui lai, Zhang Yimou, 2014, China)

«Regreso a casa»: la familia como víctima de la Revolución Cultural, la amnesia psicogénica como metáfora de la desmemoria histórica

Cartel de Regreso a casa - Coming home (Gui lai, Zhang Yimou, 2014, China)
Cartel de Regreso a casa – Coming home (Gui lai, Zhang Yimou, 2014, China)

Título original: Gui lai
Título internacionalComing home
Año: 2014
País: China
Dirección:
Zhang Yimou
Producción: William Kong, Karen Fu & Zhang Zhao
Guion: Zou Jingzhi, basado en una novela de Yan Geling
Fotografía: Zhao Xiaoding
Música: Zhao Xiaoding
Reparto: Gong Li, Chen Daoming, Zhang Huiwen, Guo Tao, Yan Ni, Li Chun, Zhang Jia-yi, Liu Peiqi, Ding Jiali, Xin Bai Qing, Zu Feng, Chen Xiaoyi…

La Gran Revolución Cultural Proletaria es uno de los temas recurrentes de Zhang Yimou. Lejos del cine de evasión que tan buenos resultados comerciales le ha proporcionado, las revisiones de los géneros del cine clásico de Hollywood en clave oriental o la minuciosa reconstrucción histórica de títulos recientes como Las flores de la guerra (Jin ling shi san chai, 2011, China & Hong Kong), da la impresión de que esta revisión del período en que el socialismo se apodera de la república Popular China le sirve como pretexto para recuperar la prodigiosa intensidad dramática de los títulos de su primera etapa, aunque sin alcanzar toda su poderosa fuerza visual.

Basada en una novela de la escritora Yan Geling, quien fuera bailarina y sirviera en el Ejército Popular de Liberación durante la Revolución Cultural antes de convertirse en periodista y escritora, lo que puede darnos una pista de la autenticidad de un relato que funciona tanto en su sentido literal como en el plano metafórico. Por un lado nos encontramos ante el conflicto de un sistema despiadado que no reconoce al individuo, para el que la hija de un delincuente no merece si quiera una oportunidad, aunque no sepa quien era su padre ni por qué lo condenaron. Por otro lado está el drama personal del triángulo formado por un padre, una madre y una hija que han vivido circunstancias diferentes, lo que les lleva a percibir la realidad y tomar sus decisiones en relación con criterios contrapuestos.

Quizás por eso da la impresión de que, tanto la escritora como el cineasta señalan a la hija como causa y efecto del trauma directo de la madre así como de haber hecho indirectamente más profunda su herida, impidiéndole tomar conciencia de que ya ha recuperado aquello que tan desesperadamente sigue tratando de recuperar. De la misma manera, también la hija sirve para dar sentido al plano metafórico, enlazándolo con el real, al apuntar los autores hacia las nuevas generaciones como las responsables tanto de la ruptura que en su día produjera Mao Zedung, como de la profunda desmemoria histórica en la que ellos mismos se han sumergido al no haber querido (o podido) tomar conciencia de lo que sus padres vivieron ni de las dificultades que tuvieron para superar un período en el que no tuvieron elección.

La amnesia psicogénica que padece la protagonista se me antoja tan perfecta metáfora de la ausencia de memoria histórica, como certera y apropiada la imagen de la puerta cerrada ante esa visita tan inesperada como ansiada. La desafortunada coincidencia, sumada a una acción deliberada que no sólo no expía la culpa, sino que profundiza en la herida, proporcionan a este sencillo drama romántico de una poderosa fuerza emocional, reforzada por la perfecta aportación del trío protagonista, Gong Li, Chen Daoming y la debutante Zhang Huiwen. Más allá de la impecable primera parte del relato, que no sólo sirve para situarnos a nosotros y a los personajes, sino para marcar el tono del relato, es posible que la segunda parte peque de reiterativa, pero para cuando ya nos damos cuenta estamos atrapados por el conflicto interno de sus personajes.

Pero lo más interesante de Regreso a casa no es lo que muestra, sino lo fácil que le resulta al espectador español crear una empatía con sus protagonistas. Ni hace falta conocer la cultura china, ni tampoco saber cómo ni por qué surge la Revolución Cultural o lo que supuso para la sociedad porque, aunque la Guerra Civil española tuviera un origen opuesto y respondiera a una ideología radicalmente diferente, el resultado al final terminó siendo exactamente el mismo. La distancia entre las generaciones que vivieron el período de opresión y las que no lo vivieron; la relación con los que un día son tus vecinos y se convierten al día siguiente en tus enemigos, para pretender que hicieron lo que tenían que hacer cuando la historia les devuelve a su sitio; la dificultad para entender y analizar cómo y por qué había sucedido todo lo que había sucedido y la descarada y nula capacidad para realizar un ejercicio de memoria ante un hecho que algunos parecen incluso pretender ahora que no sucedieron nunca o no lo hicieron tal y como nos cuentan que sucedió.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s