«Escuadrón suicida»: el colmo de una película de acción es que te aburra

Cartel de Escuadrón suicida
Cartel de Escuadrón suicida

Título original: Suicide squad
Año: 2016
País: EE.UU.
Dirección: David Ayer
Guion: David Ayer, basado en la novela gráfica de John Ostrander
Producción: Charles Roven & Richard Suckle
Fotografía: Roman Vasyanov
Montaje: John Gilroy
Música: Steven Price
Diseño de producción: Oliver Scholl
Dirección artística: Ravi Bansai, Greg Berry, Brandt Gordon, Aleksandra Marinkovich, Eric Vízquez & Colin Woods
Decorados: Beauchamp Fontaine & Shane Vieau
Vestuario: Kate Hawley
Reparto: Will Smith, Jaime FitzSimons, Ike Barinholtz, Margot Robbie, Christopher Dyson, Bambadjan Bamba, Viola Davis, Ted Whittall, David Harbour, Robin Atkin Downes, Robert B. Kennedy, Billy Otis, Shailyn Pierre-Dixon, Jared Leto, James McGowan, Jim Parrack, Derek Perks, Common, Jai Courtney, Ezra Miller, Jay Hernandez, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Cara Delevinge, Joel Kinnaman, Aidan Devine, Andrew Bee, Clive McLean, Frank J. Zupancic, Kent Sheridan, Roger Shank, Dwight Ireland, Amanda Brugel, Peter Tufford Kennedy, Rosemary De Los Santos, Kevin Hanchard, Alain Chanine, Joel Lacoursiere, Jameson Kraemer, Ho Chow, Matt Baram, Birgitte Solem, Scott Eastwood, Kevin Vance, Alex Meraz, Tyler Grey, Adam Beach, Nathan Brown, Karen Fukuhara, Kenneth Choi, Nicolas Van Burek, Agueda Cardenas, Corina Calderon, Daniela Uruena, Nicolas Uruena…

El colmo de una película de acción, basada en un cómic plagado de superhéroes (o supervillanos, lo mismo da que da lo mismo), salpicada con toques de humor negro y plagada de vibrantes efectos especiales, es que encima te aburra. Es el gran peligro que tiene hacer una película pensando en los demás, en lugar de en lo que uno mismo quiere contar. Creo que todos vamos a coincidir en que lo mejor de la película es Harley Quinn, evidentemente gracias a la capacidad de la actriz que la interpreta, Margot Robbie, que no al guionista que escribe sus líneas, que es el que ha escrito las de los demás no consiguiendo los mismos resultados, ni tampoco a su director, que consigue el mismo plano efecto con el resto del reparto. Aunque claro, el problema radica en que guionista y director son la misma persona, David Ayer, aunque no sería justo atribuirle la responsabilidad de tamaño descalabro, puesto que también habría que tener en cuenta que los productores de la película entraron en pánico ante el reciente descalabro de Batman V. Superman: el amanecer de la justicia (Batman V. Superman: dawn of justice, Zack Snyder, 2016, EE.UU.), lo que les llevó a presionar a Ayer, que se vio obligado a cortar, recortar y modificar secuencias hasta presentar un proyecto más comercial y menos personal. Lo que finalmente nos encontramos es una película irregular, que va de moderna y reivindicativa, pero es más bien antigua y reaccionaria.

A pesar del negro sentido del humor y la supuesta oscuridad psicológica que envuelve a sus personajes, David Ayer parece haber optado por hacer una recopilación de supervillanos de lo más políticamente correctos: hombres y mujeres, latinos, asiáticos, caucásicos, africanos y afroamericanos, lástima que no se le ocurriera incluir alguna pareja interracial o algún representante de la comunidad homosexual para conseguir una peliculita de lo más inclusiva que, al final, le ha salido en la misma onda reaccionaria de sus películas previas. En lo único que voy a estar de acuerdo con el cineasta es que su Escuadrón suicida es como una versión en clave de cómic de Doce del patíbulo (The dirty dozen, Robert Aldrich, 1967, EE.UU. & Reino Unido), salvo que claro, los personajes de la película de Aldrich se enfrentan a la situación en la que se encuentran siendo conscientes de quiénes son y de la misión que les han encomendado, aceptándola con todas sus consecuencias, mientras que la pandilla de Ayer no llega a plantearse absolutamente nada en ningún momento.

Si a esto sumamos el despropósito de una banda sonora que se me antoja más apropiada para una película de los años noventa, más en consonancia con la novela gráfica que con la película, el nulo carisma de algunos personajes, como el decepcionante Joker que se apoderó de la personalidad de Jared Leto durante el rodaje, aunque visto lo visto parece que sucedió a la inversa; la ausencia de resultados en preparación de otros, como el de Will Smith, quien a pesar de haber recibido entrenamiento militar ha terminado por repetir el mismo personaje de todas sus películas; o la irregularidad que se desprende de desarrollar el pasado de algunos de los miembros del escuadrón, cuando otros quedan a merced de la imaginación del espectador; entenderemos, no ya las malas críticas recibidas por la película, sino que tampoco los espectadores hayan encontrado aliciente alguno para recomendar un blockbuster que se atraganta tanto como comer turrón y mazapanes en agosto.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s