Cazafantasmas

«Cazafantasmas» o cómo hacer de un blockbuster una inesperada película reivindicativa

Cartel de Cazafantasmas (Ghostbusters, Paul Feig, 2016, EE.UU.)
Cartel de Cazafantasmas (Ghostbusters, Paul Feig, 2016, EE.UU.)

Título original: Ghostbusters
Año: 2016
País: EE.UU.
Dirección: Paul Feig
Guion: Katie Dippold & Paul Feig, basado en personajes creados por Dan Akroyd & Harold Ramis, según la película dirigida pro Ivan Reitman
Producción: Amy Pascal & Ivan Reitman
Fotografía: Robert D. Yeoman
Montaje: Melissa Bretherton & Brent White
Música: Theodore Shapiro
Diseño de producción: Jefferson Sage
Dirección artística: Audra Avery, Lorin Flemming, Iain McFadyen & Bradley Rubin
Decorados: Anya Lebow & Leslie A. Pope
Vestuario: Jeffrey Kurland
Reparto: Zach Woods, Kristen Wiig, Ed Begley Jr., Charles Dance, John Milhiser, Ben Harris, Melissa McCarthy, Karan Soni, Kate McKinnon, Bess Rous, Steve Higgins, Leslie Jones, Neil Casey, Dave Allen, Katie Dippold, Chris Hemswirth, Nate Corddry, Daniel Ramis, Par Kiernan, Bill Murray, Michael McDonald, Jaime Pacheco, Adam Ray, Eugene Cordero, Davey Jones, Ryan Levine, Dan Teicher, Theodore Shapiro, Matteo Borghese, Ozzy Osbourne, Jeanine Ramirez, Jessica Chaffin, Jamie Denbo, Toby Huss, Michael Kenneth Williams, Matt Walsh, Andy Garcia, Cecily Strong, Annie Potts, Cheryl Wills, Sam Richardson, Steve Bannos, Tom Yi, Susan Park, Milana Vayntrub, Dan Akroyd, Tony Viveiros, Stephen Boss, Robin Shelby, Rosanna Scotto, Greg Kelly, Johnny Higgins, Al Roker, Ernie Hudson, Sigourney Weaver…

Una breve escena de Cazafantasmas, el remake, se adelantaba a prever la reacción del público ante este reboot, más que secuela, de Cazafantasmas (Ghostbusters, Ivan Reitman, 1984), la clásica. Me refiero al momento en que  Leslie Jones se tira sobre los asistentes a un concierto con la esperanza de que la sujeten y la trasladen en volandas, como acaban de hacer con otra compañera. Para su mayor decepción, todos se apartan, dejando que se estrelle contra el suelo ante lo que ella misma se indigna sin ser capaz de analizar si le ha sucedido por ser negra o por ser mujer. Un gag que, sorprendentemente, se adelantaba a la reacción del sector más reaccionario y machista del público ante un reboot en el que todas sus protagonistas son mujeres y que convierte inesperadamente un blockbuster sin pretensiones en una película perfectamente reivindicativa. Luego dirán que por qué hay un día de la mujer trabajadora o del orgullo LGTB y no hay un día para celebrar al hombre trabajador o el orgullo heterosexual. La respuesta la tienen en lo que pasa cada año durante los sanfermines.

Por mucho que critiquemos a la industria de Hollywood por sus criterios comerciales a la hora de escoger temáticas y personajes, queda claro que, a pesar de todo, va muy por delante de su público, que en ocasiones parece empeñado en demostrar que el homo neanderthalensis no llegó a extinguirse en absoluto. La actitud de los espectadores, no ya tras ver la película, sino ante el lanzamiento del tráiler, contrasta con la de los creadores y protagonistas de una película que adoran, que no sólo aprueban esta versión, sino que lo demuestran haciendo breves cameos en los que podemos encontrarnos a Bill Murray, Sigourney Weaver, Dan Akroyd, Annie Potts, Ernie Hudson y hasta a Daniel Ramis, hijo del fallecido Harold Ramis.

Paul Feig acierta a la hora de revisar todas y cada una de las señas de identidad de la película de Ivan Retiman, para a continuación llevársela a su terreno. Por un momento da la impresión de que se toma demasiado tiempo en la presentación de personajes, retrasando el desarrollo de un relato que contiene secuencias tan y hilarantes y divertidas como cabe esperar, además de las indispensables secuencias de acción, incluyendo incluso una pizca de crítica política, si nos apuramos, por mucho que al final no llegue a convencer del todo. No sé si el problema es tanto la comparación con su precedente o que algunos esperábamos encontrarnos con una película a la altura de La boda de mi mejor amiga (Bridesmaids, Paul Feig, 2011, EE.UU.), dado que vuelven a coincidir McCarty con Kristen Wiig, pero tampoco deberíamos olvidar que estamos ante una obra del responsable de títulos como Cuerpos especiales (The heat, 2013, Paul Feig, EE.UU.) y Espías  (Spy, 2015, EE.UU.), ciertamente divertidas, pero no porque sus guionistas hubieran elaborado un ingenioso relato, sino por los personajes y las actrices que los encarnaban, que son quienes conseguían hacernos pasar el buen rato. En ese sentido, las cuatro protagonistas de Cazafantasmas consiguen plenamente su objetivo, regalándonos personajes frescos y deliciosos que son lo mejor de la película, siendo quizás Kate McKinnon la que mayor partido le saca a su personaje de lesbiana (parcialmente en el armario) y lo peor esa caricatura del nerd al que está tendiendo progresivamente el cine comercial. Es posible que al final no consigan otra cosa que hilvanar una serie de afortunados gags con pasables secuencias de acción y efectos especiales que, aunque no den para un relato coherente, tampoco es que lo fuera realmente su precedente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s