Los hombres libres de Jones (Free state of Jones, Gary Ross, 2016, EE.UU.)

«Los hombres libres de Jones» y porqué siguen llevando armas en los Estados Unidos

Cartel de Los hombres libres de Jones (Free state of Jones, Gary Ross, 2016, EE.UU.)
Cartel de Los hombres libres de Jones (Free state of Jones, Gary Ross, 2016, EE.UU.)

Título original: Free state of Jones
Año: 2016
País: EE.UU.
Dirección: Gary Ross
Guion: Gary Ross, sobre una idea original de Leonard Hartman, basada en un libro de Victoria Bynum
Producción: Jon Kilik, Gary Ross & Scott Stuber
Fotografía: Benoît Delhomme
Montaje: Pamela Martin & Juliette Welfing
Música: Nicholas Britell
Diseño de producción: Philip Messina
Dirección artística: Andre Max Cahn, Chris Craine & Dan Webster
Decorados: Larry Dias
Vestuario: Louise Frogley
Reparto: Matthew McConaughey, Gugu Mbatha-Raw, Mahersala Ali, Keri Russell, Christpopher Berry, Sean Bridgers, Jacob Lofland, Thomas Francis Murphy, Bill Tangradi, Brian Lee Franklin, Kerry Cahill, Joe Chrest, Jessica Collins, Donald Watkins, Jill Jane Clements, Dane Rhodes, Lawrence Turner, Troy Hogan, Creg Kennedy, Artrial Clark, Charlie Anderson, Cade Mansfield Cooksey, Liza J. Bennett, David Jensen, Bill Martin Williams, Jim Kelly, John P. Fertitta, Rhonda Johnson Dents, Jane McNeill, David Maldonado, Wayne Pére, John Neisler, Sharon Landry, Mary Elizabeth Ellis, Kurt Krause, Andrew Petrotta, Joseph Hosey, Janry Frost, P.J. Marshall, Lucy Faust, Lara Grice, Johnny McPhail, Kylen Davis, LaJessie Smith, Kesha Bullard, Jackson Beals, Sam Malone, William Mark McCullough, Garrett Kruithof, Martin Bats Bradford, Jaren Mitchell, Jim Klock, Will Beinbrink, Stella Allen, Camden Flowers, Carsen Flowers, Jason Ament, Kirk Bovill, Matt Lintz, Mattie Liptak, Trace Masters, Brandon Hartley, Paul Ann Webb, Victoria Bynum, Manny Penton, Francien Rush Levenstein, Monique Bilbo, Samantha Hopkins, Shelby Sanders, Melanie Hebert, Jackson Lee Brockton, Joe Girard Ann Hamilton, James G. Hanifen, Ethan Lee, Pine Purvis, Julia Holt…

La violencia contra los afroamericanos parece no terminar nunca, pero es que empezó muy pronto. Con cada nueva persona de color asesinada a manos de un policía en los Estados Unidos, casi da la impresión de que todavía estuvieran pagando por su libertad, a la vez que se abre de nuevo el sempiterno debate sobre el uso de las armas. Que nunca llega a ningún sitio porque estamos hablando de un país que está construido directamente sobre la sangre de otros, ya sean los indígenas naturales, los esclavos que trajeron de África o incluso los que ahora llegan en busca del inexistente sueño americano. Ya sean los tiempos de la caza de brujas, la ley seca o el lejano oeste, estamos hablando de un conjunto de estados que se han expandido y afianzado con el uso de la violencia. Una violencia que en Los hombres libres de Jones no sólo parece plenamente justificada, sino que hasta casi está legitimada, llegando incluso a agradecerse en algunas secuencias.

Gary Ross nos presenta a Newton Jones como un hombre adelantado a su tiempo. No tanto porque tuviera ideas revolucionarias, que las tuvo, sino porque fue capaz de darse cuenta de que estaba combatiendo una guerra que o era la suya al detectar los auténticos motivos que la habían generado, el algodón y el dinero —de la misma manera que la última guerra estadounidense fue motivada por el petróleo—, que no la esclavitud, que continuó durante muchos años después de su abolición. Si bien hay momentos en que parece que estuviera inventando el comunismo, en otros podría perfectamente postularse como diputado de Unidos Podemos, aunque lo más probable es que hoy en día fuera tildado directamente de terrorista, más que por desertor.

Los duros y crueles hechos relatados en Los hombres libres de Jones consiguen mostrarnos en toda su crudeza otro deplorable episodio que se enmarca en lo  que Jorge Luis Borges denomina la Historia universal de la infamia, de tal manera que incluso se consigue justificar en muchos momentos el uso de la violencia. Porque en nuestra vida cotidiana nos podemos encontrar con gente mala en muy diferentes ámbitos, pero podemos superar esas situaciones injustas porque vivimos en un mundo que consideramos civilizado. No siempre pero, en la mayoría de los casos, disponemos de mecanismos para luchar contra el mal. Sin embargo en los tiempos de Newton Jones no sólo se comprende el uso de las armas, sino que parece incluso necesario y obligatorio para luchar contra el enemigo, que en el fondo es realmente un esclavo, solo que no lo sabe, no tiene conciencia de lo que es. Igual que hoy en día seguimos siendo esclavos, igualmente del dinero, por lo que quizás por eso en un país como los Estados Unidos de América, siga siendo tan necesario llevar pistola para poder declararte un hombre libre.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s