Luis Gnecco y Mercedes Morán son Pablo y Delia en Neruda (Pablo Larraín, 2016, Chile, Argentina, Francia, España & EE.UU.)

«Neruda»: el político excéntrico y poeta vicioso que pide castigo

Cartel de Neruda (Pablo Larraín, 2016, Chile, Argentina, Francia, España & EE.UU.)
Cartel de Neruda (Pablo Larraín, 2016, Chile, Argentina, Francia, España & EE.UU.)

Año: 2016
País: Chile, Argentina, Francia, España & EE.UU.
Dirección: Pablo Larraín
Guion: Guillermo Calderón
Producción: Renan Artukmac, Peter Danner, Fernanda Del Nido, Juan Pablo García, Axel Kuschevatztky, Juan de Dios Larraín, Ignacio Rey, Gastón Rothschild, Jeff Skoll & Alex Zito
Fotografía: Sergio Armstrong
Montaje: Hervé Schneid
Música: Federico Jusid
Diseño de producción: Estefania Larraín
Reparto: Gael García Bernal, Alfredo Castro, Luis Gnecco, Antonia Zegers, Pablo Derqui, Mercedes Morán, Alejandro Goic, Emilio Gutiérrez Caba, Néstor Cantillana, Marcelo Alonso, Héctor Noguera, Amparo Noguera, Diego Muñoz, Francisco Reyes, Cristián Campos, Jaime Vadell, Michael Silva, Victor Montero, Marcial Tagle, Luis Vitalino Grandón…

La historia de la humanidad está repleta de personajes mediocres persiguiendo a personas brillantes, lo que no quiere decir que los segundos no tengan sus virtudes y sus defectos. Humanas contradicciones que Pablo Larraín aprovecha para presentarnos en este biopic atípico el lado mundano del famoso poeta y político Pablo Neruda. Una de esas personas que levanta en su tiempo tantos odios como simpatías, aunque más por lo que piensa que por lo que hace. Así son las persecuciones políticas, insensibles, injustas e injustificadas, por eso quizás resulta tan apropiado comenzar el relato con un debate político en el lugar en el que le corresponde, donde deberían desarrollarse todos: en el cuarto de baño, junto al retrete.

Más que Larraín, es posible que sea la pluma de Guillermo Calderón —guionista de El club (Pablo Larraín, 2015, Chile) y de otro biopic atípico como fuera Violeta se fue a los cielos (Andrés Wood, 2011, Chile, Argentina & Brasil)— la que hace de la contradicción el denominador común del relato, la de perseguir a alguien que admiras porque es lo que te mandan cuando podría ser perfectamente tu padre, la de convertir en mito a aquel a quien se pretende destruir, la de mostrar el lado oscuro de quien proyecta una luz resplandeciente con su sencilla obra y su abrumadora personalidad, la de las personas que le aman a pesar de todos sus defectos, la de esos personajes secundarios que existen única y exclusivamente en función del otro. Es difícil no caer ante las contradicciones de un poeta con todos los vicios de un político, que siempre tiene a punto la palabra más oportuna para salir airoso de cualquier situación, por comprometida que sea.

Lo de los políticos tiene hasta guasa, porque no me imagino a muchos políticos despotricando hoy en día contra un personaje como Pablo Neruda, ni en Chile ni mucho menos en España, por mucho que seguro lo harían si hubieran vivido en su mismo tiempo. No termino de entender el motivo por el que se empeñan algunos de esos que se denominan social demócratas en no cejar en su persecución contra los que no piensan como ellos, llámense comunistas, llámense independentistas, permitiendo a los fascistas morir tranquilamente en sus camas. Situaciones que lamentablemente siguen pasando hoy en día, en Chile y en España… y no creo que haga falta citar ningún ejemplo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s