Martin Sheen

¿Qué hubiera sido de Martin Sheen en el cine español si su padre no hubiera emigrado desde Galicia?

Transiberian Express
Transiberian Express

Jordi Mollà, Paz Vega, Javier Bardem, Penélope Cruz o Antonio Banderas son los nombres que nos vienen a la mente cuando hablamos de actores y actrices que han conquistado Hollywood, pero lo cierto es que también podríamos perfectamente hablar de Charlie Sheen, Emilio Estevez y el padre de ambos, Martin Sheen. Padre e hijos mantienen la doble nacionalidad española y estadounidense, aunque hayan nacido todos en los Estados Unidos. Ya fuera para un trabajo o para cuestiones personales, cuando el que fuera ganador de la Concha de Plata al mejor actor por Malas tierras (Badlands, Terrence Malick, 1974, EE.UU.) solicita información por teléfono y da su nombre de nacimiento, Ramón Antonio Gerardo Estévez Phelan, no recibe otra cosa que evasivas y negativas, por lo decide buscar un nombre artístico que suene menos hispano, adoptando el apellido del director de casting que le había dado su primera oportunidad, Robert Dale Martin, con el apellido de un obispo, Fulton Sheen, revelando de esta manera sus fuertes vínculos religiosos que recibía por partida doble al ser su madre irlandesa y su padre gallego, natural de la pedanía de Parderrubias, perteneciente al municipio de Salceda de Caselas, cerca de Vigo, en la provincia de Pontevedra.

Ir a descargar

El rostro del asesino por EL incidente

Después de una década desarrollando su carrera en la televisión, Sheen debuta en el cine con El incidente (The incident, Larry Peerce, 1967, EE.UU.), un drama psicológico sobre dos jóvenes que se dedican a aterrorizar a los pasajeros de un tren, lo que me hace pensar que perfectamente podría haber debutado en el cine español con una película como El rostro del asesino (Pedro Lazaga, 1967, España). ¿No habría encajado perfectamente en el lugar de Germán Cobos?

Cateto a babor por Trampa 22

Trampa 22 (Catch-22, Mike Nichols, 1970, EE.UU.) es la historia de un militar que trata que le declaren enfermo durante la Segunda guerra Mundial para no tener que volar, aunque no fuera el protagonista, creo que Martin Sheen podría haber revelado perfectamente a Alfredo Landa en el papel del protagonista de Cateto a babor (Ramón Fernández, 1970, España), sobre un joven que trata de librarse por todos los medios del servicio militar.

Ana y los lobos por Malas tierras

Incluida en la sección oficial de Cannes, es posible que Ana y los lobos (Carlos Saura, 1973, España) no se llevara premio, como si lo hiciera Malas tierras, que consigue la Concha de Plata al mejor director y el premio al mejor actor para el propio Martin Sheen, quien perfectamente podría haber interpretado a cualquiera de los hermanos que quedan prendados de Ana, tal y como él mismo había quedado de Holly.

El corazón del bosque por Apocalypse Now

El corazón de las tinieblas la novela de Joseph Conrad que Francis Ford Coppola toma como puto de partida para desarrollar el periplo del capitán Benjamin L. Willard en busca del coronel Kurtz en Apocalypse Now (1979, EE.UU.), que se hace con la Palma de Oro en Cannes, ex aequo con El tambor de hojalata (Die Blechtrommel, Volker Schlöndorff, 1979, EE.UU.). Aunque Martin Sheen podría haber encajado perfectamente en otro corazón, el de El corazón del bosque (1979, España), la película dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón que se había colado unos meses antes en la sección oficial de la Berlinale.

Cartel de El corazón del bosque
Cartel de El corazón del bosque (Manuel Gutiérrez Aragón, 1979, España)

Volver a empezar por Gandhi

No ya el personaje de Antonio Ferrandis, por edad, pero podría haber sustituido perfectamente a Antonio González como el encargado del Hotel en el que el protagonista de Volver a empezar (José Luis Garci, 1982, España) se hospeda a su regreso a Gijón. Precisamente el mismo año en el que la película de Garci consigue el primer Oscar a la mejor película en lengua extranjera del cine español, participaba Martin Sheen en Gandhi (Richard Attenborough, 1982, Reino Unido, India & EE.UU.), que se erigía como la ganadora de los Oscar ese mismo año.

Entre tinieblas por La zona muerta

No tengo problema en imaginarme a Martin Sheen en el lugar de Manuel Zarzo en Entre tinieblas (Pedro Almodóvar, 1983, España), aquel entrañable delirio sádico religioso que tanta influencia tendría en el cine de monjas cantarinas, como Sister act (Emile Ardolino, 1992, EE.UU.), y que se estrenaba el mismo año que Sheen se convertía en un peligroso candidato a presidente de los Estados Unidos que habría sido recordado por lanzar los misiles, si no hubiera sido por la capacidad de el personaje de Christopher Wolken para predecir y rectificar los malos presagios en La zona muerta (The dead zone, David Cronenberg, 1983, EE.UU.).

El bosque animado por Los creyentes

Tito Valverde está estupendo en El bosque animado (José Luis Cuerda, 1987, España), pero puestos a imaginar, no me digan que no habría estado igual de bien Martin Sheen, el mismo año que participa en otra cinta más o menos fantástica como Los creyentes (The believersJohn Schlesinger, 1987, EE.UU.).

El día de la bestia por El presidente y Miss Wade

¿Cómo se las habría visto Martin Sheen luchando contra el demonio en El día de la bestia (Álex de la Iglesia, 1995, España)? ¿Haría tan buena pareja con Santiago Segura como lo hizo Álex Angulo? Pues no te diría que no, desde luego, aunque también encajaría perfectamente en el lugar de Jaime Blanch en una película que es mucho más interesante y trascendente que El presidente y Miss Wade (The American president, Rob Reiner, 1995, EE.UU.).

La vida de nadie por Atrápame si puedes

Puestos a engañar, lo mismo da Leonardo Di Caprio en Atrápame si puedes (Catch me if you canSteven Spielberg, 2002, Canadá & EE.UU.) que José Coronado en La vida de nadie (Eduard Cortés, 2002, España) a quien perfectamente podría haber sustituido Martin Sheen.

Familystrip por The way

Ese viaje al pasado que emprendía Luis Miñarro a través de las conversaciones de sus padres en Familystrip (Luis Miñarro, 2009, España) es perfectamente equivalente al que Emilio Estevez hace con el suyo en El camino (The way, Emilio Estevez, 2009, España & EE.UU.).

Arrugas por Arrugas

Ya que le puso voz en inglés al protagonista de Arrugas (Ignacio Ferreras, 2011, España), perfectamente podría haberle puesto voz al mismo personaje en su versión española, por supuesto.

Lobos de Arga por The amazing Spider-man

Qué quieres que te diga, hacer The amazing Spider-man (Marc Webb, 2012, EE.UU.) sólo diez años después de la anterior versión cinematográfica del superhéroe arácnido no deja de ser un proyecto, cuanto menos, innecesario. Mucho mejor se lo habría pasado, seguro, haciendo cualquiera de los personajes de la licantrópica comedia de Juan Martínez Moreno y rodando de nuevo en la tierra de sus propios ancestros en Lobos de Arga (Juan Martínez Moreno2011, España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s