«La doncella»: de la manipulación de la sumisión a la sinceridad de la dominación

Cartel de La doncella (Ah-ga-ssi - The handmaiden, Park Chan-wook, 2016, Corea del Sur)
Cartel de La doncella (Ah-ga-ssi – The handmaiden, Park Chan-wook, 2016, Corea del Sur)

Titulo original: Ah-ga-ssi
Título internacional: The handmaiden
Año: 2016
País: Corea del Sur
Dirección: Park Chan-wook
Guion: Park Chan-wook & Chung Seo-Kyung, basado en una novela de Sarah Waters
Producción: Syd Lim & Park Chan-wook
Fotografía: Chung Chung-hoon
Montaje: Kim Jae-Bum & Kim Sang-beaom
Música: Jo Yeong-wook
Diseño de producción: Ryu Seong-hie
Vestuario: Jo Sang-gyeong
Reparto: Kim Min-hee, Kim Tae-ri, Ha Jung-wo, Jo Jin-woong, Kim Hae-suk, Moon So-ri…

La política y la prostitución son dos profesiones antagónicas. Mientras que las personas que ejercen la política han conseguido hacer de la manipulación su mejor arma, las que se dedican a la prostitución son, con toda probabilidad, las más honestas, porque comercian con lo único que tienen: su cuerpo, sin trampa ni cartón. Cierto que pueden engañarte con maquillaje y una ropa determinada, pero en el momento de la verdad, lo que hay es lo que hay. Nada más. De hecho, un acuerdo con un político nunca tiene garantías de nada, mientras que con una prostituta tienes bastantes garantías de saber cómo vas a terminar. De hecho. De hecho, los intercambios que propone la prostitución son, de lejos, mucho más sinceros que los de la política, porque antes de empezar tu sesión vas a saber hasta dónde se establecen los límites y cuándo es momento de terminar. Porque en el sexo, al contrario que en la política, no hay sumisión. Puedes escoger hacer de amo o de esclavo, de sumiso o de dominante, pero siempre vas a llegar hasta donde tú quieras.

No hay política ni prostitución en La doncella, pero sí desde luego tanta manipulación como sinceridad al servicio de un doble juego, el que establece el cineasta con el espectador y el que se traen los personajes entre ellos, que para eso estamos hablando de la adaptación de una novela que se llama Falsa identidad (Fingersmith, 2002). Tan sublime emocionalmente como prodigiosa visualmente, Park Chan-wook alcanza una plenitud en la que una estética plagada de detalles se pliega al servicio de un relato fascinante en el que nada es lo que parece, pero no porque te estén engañando, sino porque de la misma manera que la protagonista piensa que tiene ganada la partida ante la ingenuidad de su señora, el espectador se enfrenta al relato pensando que sabe lo que va a ver, cayendo en las mismas redes en las que queda atrapada su protagonista.

El mismo relato en manos de otro cineasta podría perfectamente caer en la misma trampa que sus protagonistas proponen, pero Park Chan-wook consigue hacer de la sinceridad la mejor herramienta para el arte del engaño, de la manipulación. Porque no miente en ningún momento. Ni él ni sus protagonistas. Por mucho que haya saltos temporales y a pesar de que omita lo que le interesa, lo cierto es que todo queda a la vista y es el espectador, igual que los personajes, quien se deja engañar por las convenciones, por lo que habitualmente damos por hecho. Es posible que al final nos guste tanto la sumisión que prefiramos someternos —igual que nos sometemos a los políticos—, dejando que sea el director quien nos domine a través de un relato repleto de emociones turbias con las que consigue momentos estremecedores y llenarnos de júbilo después de habernos arrastrado por los rincones más perversos e insólitos de la sexualidad humana. Hablando, por cierto, de prostitución, pocas veces un «final feliz» fue tan agradecido como este.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s