Valeria Bruni Tedeschi & Micaela Ramazzotti en Locas de alegría (La pazza gioia, Paolo Virzì, 2016, Italia & Francia)

«Locas de alegría»: la energía de la mistad a pesar de la inestabilidad emocional

Cartel de Locas de alegría (La paza gioia, Paolo Virzì, 2016, Italia & Francia)
Cartel de Locas de alegría (La paza gioia, Paolo Virzì, 2016, Italia & Francia)

Título original: La pazza gioia
Año: 2016
País: Italia & Francia
Dirección: Paolo Virzì
Guion: Paolo Virzì & Francesca Archibugi, basado en una idea original de Paolo Virzì
Producción: Marco Belardi
Cinematografía: Vladan Zanuso
Montaje: Cecilia Zanuso
Música: Carlo Virzì
Diseño de producción: Tonino Zera
Decorados: Benedetta Brentan
Vestuario: Katia Dottori
Reparto: Valeria Bruni Tedeschi, Micaela Ramazzotti, Valentina Carnelutti, Sergio Albelli, Tommaso Ragno, Luisianna Messeri, Francesco Lagi, Giada Parlanti, Paolo Vivaldi, Alice Terranova, Chiara Arrighi, Fabrizio Brandi, Maria Grazia Bon, Mimma Pirré, Vladimiro Cecconi, Enrico Niglotti, Lucio Tirinnanzi, Beatrice Schiros, Elena Lietti…

A los ojos de una persona desconocida, cualquiera puede parecer que está loco en un determinado momento. Otra cosa es que te lo prescriba un psiquiatra, como le pasa a una de las protagonistas de la película de Paolo Virzì, Locas de alegría, que algo debe tener para haber seducido al jurado de la Seminci de Valladolid, que le otorga la Espiga de Oro y el premio a la mejor actriz para Valeria Bruni Tedeschi, así como entusiasmar a los espectadores, que le dan el premio del Público. Debe ser que la locura es contagiosa, o que, quien más y quien menos ha soñado con subirse a un autobús y desaparecer cuando sabía que no debía hacerlo.

Es posible que Locas de alegría no sea una película perfecta. Quizás peque de ingenua en la resolución de alguna de sus líneas argumentales. Incluso puede que en la vida real nunca fuera a terminar exactamente como en la pantalla. Pero no importa, porque todas sus carencias se suplen con un desbocado derroche de energía, con esas rabiosas ganas de vivir a pesar de todo, y con esa complicidad entre dos personas más heridas que desequilibradas. A mitad de camino entre Alguien voló sobre el nido del cuco (One flew over the cuckoo’s nest, Milos Forman, 1975, EE.UU.) y un repertorio de guiños al Federico Fellini de títulos como Julieta de los espíritus (Giulietta degli spiriti, 1965, Italia & Francia) o Y la nave va (E la nave va, 1983, Italia & Francia), quizás sus películas más locas, tanto en el sentido literal como en el figurado, nos encontramos con una pareja de mujeres tan llenas de vida como de traumas y problemas que, sin embargo, consiguen encontrar la una en la otra el apoyo que ni la sociedad ni la familia es capaz de proporcionarles.

Locas de alegría es un relato tan duro y doloroso, como desconcertante y divertido. Una terapia de choque, podría decirse, pero no de las que se aplican a la fuerza, porque sea prescrita por recomendación médica, sino porque surge de la imperiosa necesidad de entender al otro, para que una vez hayas asimilado que no puedes entenderlo, consigas aceptarlo sin más. Porque de eso se trata la amistad, por mucho que estés loca, ya sea en sentido literal o en el figurado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s