Mark Wahlberg es Tommy Saunders en Día de patriotas (Patriots day, Peter Berg, 2016, Hong Kong & EE.UU.)

«Día de patriotas»: cuando la realidad se vuelve en contra de la propaganda

Cartel de Día de patriotas (Patriots day, Peter Berg, 2016, Hong Kong & EE.UU.)

Título originalPatriots day
Año: 2016
País: Hong Kong & EE.UU.
Dirección: Peter Berg
GuionPeter Berg, Matt Cook & Joshua Zetumer, según una idea original de Peter Berg, Matt Cook, Paul Tamasy & Eric Johnson
Producción: Drothy Aufiero, Dylan Clark, Stephen Levinson, Hutch Parker, Michael Radutzky, Scott Stuber & Mark Wahlberg
Cinematografía: Tobias A. Schliesser
Montaje: Gabriel Fleming & Colby Parker Jr.
Música: Trent Reznor & Atticus Ross
Diseño de producción: Tom Duffield
Dirección artística: Steve Cooper
Decorados: Ronald R. Reiss
Vestuario: Virginia Johnson
Reparto: Mark Wahlberg, Dicky Eklund Jr., Michael Marchand, Rhet Kidd,  John Goodman, Frank Czarnowski, Christopher O’Shea, Rachel Brosnahan, Jake Picking, Lana Condor, Jerry Dwyer Jr., Patrick Wensing, Michael Chuah, Kim Sang-bae, Michelle Monaghan, Jimmy O. Yang, Ping Ping Yang, Wingkay Leung, Caitlin Stoorza, Kendall Stoorza, Melissa Benoist, Alex Wolff, Themo Melikidze, J.K. Simmons, Martine Assaf, Pamela Amicy, James Colby, Michael Beach, Brandon Wahlberg, Kelby Turner Akin, Billy Smith, Paige MacLean, Freddie Wong, Cara O’Connell, Dustin Tucker, Lucas Thor Kelley, Adele Garde, Evan Garde, Evan Bernard, Toby Dearing, Daniel Martin, Steven Mulcahy Jr., Tereza Kacerova, Kevin Bacon, Adam Trese, Hampton Fluker, Kathy-Ann Hart, James DuMont, Josh Brogadir, Jeffrey Pugliese Jr., Anthony C. Smith, Fr. Youssra Marjoura, Dr. Allan Hamilton, Dr. Kimberley Lloyd O’Sullivan, Billy Donahue, Kathy Harum, Jay Giannone, Steven Ranelli, Arthur Wahlberg, Ronnie White Jr., John Enos III, Anthony Thomas, Charles Luise, Jenifer Cosgrove, Josh Bolger, Janine Robinson, Chase Campbell, Cliff Moylan, erica McDermott, Nathan Philip Johnson, Max McGillivray, Caralyn Aufiero, Jeffrey Vincent Thompson, Alex Grossman, Curtis J. Belafire, Elijah Guo, Token, Jin Yang Brancalhao, Brent Saunders, Dun Meng, Peter Berg, Jonathan Angel, Phil Thomas, Hillel Shaman, Keith Fluker, Eladio Sanchez, Ken Sanchez, Matthew James Kutcher, Kevin Molis, Bill Bloodgood, Brian Gehl, Lee Reams, Fr. Edward Laws, Linda Klein, Dean neistat, Cedriz Gervais, David Henneberry, Albert M. Chan, Bria D’Aguanno, Kallie Tabor, Christopher Whitcomb, Mark Semos, Mark Schotz, James Davis, John Fiore, Khadi Alexander, Marvin Williams Rick Burtt, Donna MacClary, Anastasia Barnes, Sean Avery, Claudia Castriotta, Joel Lambert, Mike Dowling, David Ortiz…

No importa el título, cuando uno va a ver una película dirigida por Peter Berg, ya sabe que no va a disfrutar de un relato, sino a tragarse una sobredosis de propaganda conservadora. con más certeza si tenemos en cuenta que es su tercera colaboración laboral con Mark Wahlberg, a quien a dirigido en lo que casi podríamos denominar la trilogía del estadounidense heredero del espíritu de John Wayne integrada por títulos como El único superviviente (Lone survivor, 2013, Peter Berg, EE.UU.)Marea negra (Deepwater Horizon, Peter Berg2016, Hong Kong & EE.UU.) y este Día de patriotas. Quizás en en esta tercera colaboración hay una pequeña cuestión con la que no contaban y que no es que se les haya escapado de las manos, es que se les ha vuelto en su contra.

La diversidad racial irrumpe en un escenario imprevisible para quien habría querido centrar inicialmente su relato en Tommy Saunders, el policía interpretado por Wahlberg, pero que al fusionarse con otro relato más centrado en la búsqueda y persecución de los responsables del atentado y el riguroso empeño de permanecer lo más cerca de la realidad posible les ha llevado a realizar un acto de veracidad inusual en el cine de propaganda y que se puede constatar cuando, al final de la película, vemos a todos y cada uno de los «patriotas» que hemos visto representados por actores prodigiosamente parecidos a ellos, salvo en el caso, claro está, de Wahlberg.

El hecho de que el relato proceda de la fusión de dos ideas diferentes, una que se centra en el drama personal de las víctimas y otro en la persecución en torno a los terroristas, permite que lo que empieza adoleciendo de una excesiva condescendencia, como cabría esperar, termine hasta sorprendiendo al coger ritmo mucho más interesante de lo que cabría esperar, aunque sin profundizar, nuevamente claro está, en la psicología de los personajes o los motivos que les han llevado a perpetrar su atentado: o están locos o es que son musulmanes, no hace falta más explicaciones, al menos para Berg y Wahlberg. En cualquier caso, si cualquiera es capaz de predecir lo que va a suceder en la primera mitad de la película, quizás la única sorpresa es descubrir cuáles de los diferentes personajes que se nos han presentado van a ser víctimas, en mayor o menor medida, de esos malvados que pretenden volver a atentar, por eso la película se convierte casi en un thriller en el momento que empieza la búsqueda de sus responsables y nos arrastra en un periplo casi terrorífico e impredecible.

Pero quizás es en este punto también donde lo que pretendía ser una celebración del American way of life, que irónicamente abrazan religiosamente los emigrantes para huir de él la esposa de uno de los terroristas —nuevamente pierde la oportunidad de ofrecer una mirada diferente a un personaje que ya hemos comprobado no es una excepción—, termina por volverse en su contra al mostrar la imposibilidad de lo que lo que podríamos denominar un ejército, formado por diferentes cuerpos, que se supone que está perfectamente preparado y dotado para lo que sea, resultan incapaces de capturar a un par de terroristas aficionados. Claro que los capturan, pero a base de destrozar un barrio y paralizar una ciudad entera cuando si hubieran sido afroamericanos los habrían acribillado a la primera de cambio. Más que un día de patriotas, como dice el título de la película, aludiendo efectivamente al día en el que sucede el atentado, más parece que están reviviendo los tiempos de la conquista del oeste, aquellos en los que una vecina puede sumarse a un tiroteo siempre que sea por una buena causa —tremenda irresponsabilidad por parte de los policías que permiten la exposición innecesaria de una civil—. Una manera de justificar el derecho a llevar armas, más que irónicamente lo contrario, y de evidenciar el lado ético y moral en el que se ponen los autores de la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s