Tom Holland es Peter Parker en Spider-man: homecoming (Jon Watts, 2017, EE.UU.)

«Spider-man: homecoming»: el superhéroe que aspira a tener una vida normal

Cartel de Spider-man: homecoming (Jon Watts, 2017, EE.UU.)
Cartel de Spider-man: homecoming (Jon Watts, 2017, EE.UU.)

Año: 2017
País: EE.UU.
Dirección: Jon Watts
Guion: Jonathan Goldstein, John Francis Daley, Jon Watts, Christopher Ford, Chris McKenna & Erik Sommers, basado en una idea original de Jonathan Goldstei & John Francis Daley, inspirada en los personajes creados por Stan Lee & Steve Ditko y Joe Simon & Jack Kirby
Producción: Kevin Feige & Amy Pascal
Cinematografía: Salvatore Totino
Montaje: Debbie Berman & Dan Lebental
Música: Michael Giacchino
Diseño de producción: Oliver Scholl
Dirección artística: Lauren Abiouness, Audra Avery, Beat Frutiger, Drew Monahan & Brad Ricker
Decorados: Lauro Gaffin & Gene Serdena
Vestuario: Louise Frogley
Reparto: Tom Holland, Michael Keaton, Robert Downey Jr., Marisa Tomei, Jon Favreau, Gwyneth Paltrow, Zendaya, Donald Glover, Jacob Batalon, Laura Harrier, Tony Revolori, Bokeem Woodbine, Tyne Daly, Abraham Attah, Hannibal Buress, Kenneth Choi, Selenis Leyva, Angourie Rice, Martin Starr, Garcelle Beauvais, Michael Chernus, Michael Mando, Logan Marshall-Green, Jannifer Connelly, Gary Weeks, Christopher Berry, Jorge Lendeborg Jr., Tunde Adebimpe, Tiffany Espensen, Isabella Amara, Michael Barbieri, J.J. Totah, Hemky Madera, Zach Cherry, Kirk R. Thatcher, Yu Lew, Sondra James, Bob Adrian, Gary Richardosn, Stan Lee, Joe Hang, Wayne Pére, Chris Evans, Alexa Laraki, Liza Fagin, Kerry Condon, John Penick, Ethan Dizon, Amy Hill, Miles Mussenden, Martha Kelly, Kavin LaRosa Jr., Ren Colley, Jennifer Kim, Ari Groover, Louis Gonzalez, Stewart Steinberg, Andy Powers, Omar Capra, Nitin Nohtia, Vince Foster, Brian Schaeffer…

Es inevitable tener creada una imagen muy concreta de muchos superhéroes, sobretodo si eres de los que fuiste a EGB, a pesar de que la gran mayoría de ellos están creados mucho antes de que nacieras. Quizás sea porque es a finales de los años setenta cuando comienzan a llegar las primeras adaptaciones a la gran pantalla, primero Supermán y después Batman, ya en los ochenta. Pero mientras los personajes creados por Christopher ReeveMichael Keaton —inicialmente, puesto que después serían interpretados por otros actores dentro de la misma franquicia—, han conseguido renovarse de manera prodigiosa en la versiones de Henry Cavill y Christian Bale, no pasa lo mismo con respecto a la triste versión de Andrew Garfield con respecto a la que había propuesto Tobey Maguire, mucho más divertida y desenfadada, quien a su vez había sabido aportarle verosimilitud y credibilidad, pero siendo ambas demasiado parecidas en el fondo. Luego, en realidad, lo que molesta no es que los superhéroes renazcan, sino que lo hagan de la misma manera: otra vez la picadura de la araña, otra vez el trauma de la pérdida del tío, otra vez el triángulo de la vecina de al lado que quieres que sea tu novia cuando lo es de tu amigo…

No soy lector de cómics, por lo que desconozco si Spider-man: homecoming es más o menos fiel a su fuente original o alguna versión alternativa, pero eso ya no importa porque estamos en el cine. Aquí ya no importa cómo ni cuándo Peter Parker pasa a convertirse en Spider-man, sino descubrir los motivos por los que tenemos que darle una nueva oportunidad a la versión de Tom Holland, al igual que hace Tony Stark en el relato.  Y ahí es donde los autores de la película aciertan de lleno al desmarcarse de las anteriores versiones cinematográficas para mostrarnos a un hombre araña completamente renovado y perfectamente adaptado a las nuevas generaciones y el tiempo socio-político actual. Peter Parker no vive con sus tíos, sino con su tía soltera (o viuda, no me queda claro), comparte pupitre con un gordito geek (que no friqui) de origen asiático, se enamora de una jovencita afroamericana que a su vez es fruto de una relación interracial, y hasta él mismo es mostrado de alguna manera como un inadaptado, como algunos de sus compañeros a los que se muestra como personas que pueden desarrollar otro tipo de habilidades, que no estén dirigidas a convertirse en personas populares.

Es posible que uno de los aciertos de Marvel, de nuevo al igual que hace Tony Stark en el relato, haya sido confiar en las nuevas generaciones. Si tanto Jonathan Goldstein como John Francis Daley, guionistas de los que parte la idea original del relato, tienen muchos más vínculos con la comedia que con el cine de acción, ninguno de los trabajos televisivos o cinematográficos de Jon Watts, director de la película, están igualmente relacionados ni con el cine de acción ni con los superhéroes. Pero sí parece haber un punto en común entre todos: la nostalgia por un tipo de cine. No tanto el de los años ochenta, en general, como del de John Hughes en particular. De ahí que el reparto de la película fuera sometido a un maratón de películas, incluyendo El club de los cinco (The breakfast club, John Hughes, 1985, EE.UU.), Todo en un día (Ferris Bueller’s day off, John Hughes, 1986, EE.UU.) o La chica de rosa (Pretty in pinkHoward Deutch, 1986, EE.UU.), cuya influencia se puede percibir de diferentes maneras, aunque con la que quizás guarde más puntos en común sea con La mujer explosiva (Weird science, John Hughes, 1985, EE.UU.).

Aunque a simple vista pueda resultar una película entretenida y muy divertida, Spider-man: homecoming no pierde la oportunidad de transmitir más de lo que muestra. Si, simplificando mucho, podemos decir que Marvel desgrana los defectos de los sectores más conservadores y reaccionarios de la sociedad a través de Iron Man, de la misma manera que pone en evidencia las debilidades de los progresistas y liberales a través del Capitán América, se sitúa con Spider-man en un punto intermedio, una zona neutral, en la que estaría más cerca del segundo, sin perder la sintonía con el primero, lo que le ubica en un plano político similar al de algunos de esos nuevos partidos, que a veces no saben si están a la izquierda o la derecha, o que prefieren no definirse para poder defender tanto un punto de vista como el contrario. Si gracias a sus prodigiosas cualidades, Spider-man puede contribuir a mejorar el mundo, lo cierto es que Peter Parker aspira a tener una vida normal, siendo su mayor preocupación la de no fallarle a los suyos: intenta no defraudar a su tía, apoya a sus amigos cuando le necesitan y trata por todos los medios de sorprender a una chica para que se haga su novia… aunque al final sea él quien consiga defraudarse a sí mismo, sus amigos son quienes terminen apoyándole a él y es esa chica la que termina por sorprenderle finalmente a él.

https://open.spotify.com/embed/album/3Aao9FYpxQXuNrAPjJnud1

Anuncios

Un comentario en “«Spider-man: homecoming»: el superhéroe que aspira a tener una vida normal

  1. ¡Hola!

    Es un placer regresar a este rinconcito y encontrar post tan interesantes como este. Últimamente se está poniendo de moda eso de rescatar películas antiguas y hacer nuevas versiones, sobre todo de superhéroes. Coincido contigo en que Marvel ha acertado al darle protagonismo a las nuevas generaciones de actores, hay mucho talento. Tras leer tu opinión sobre la película me han entrado muchas ganas de ir a verla, si voy uno de estos días al cine te comentaré qué me parece.
    Un placer volver, en serio.

    ¡Un abrazo! 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s