Saw VIII (Peter & Michael Spierig, 2017, EE.UU.)

«Saw VIII»: un puzzle que se resuelve sin misterio, la espiral que se convierte en círculo

Cartel de Saw VIII (Peter & Michael Spierig, 2017, EE.UU.)Título original: Jigsaw
Año: 2017
País: EE.UU.
Dirección: Michael Spierig & Peter Spierig
Guion: Pete Goldfinger & Josh Stolberg
Producción: Mark Burg, Gregg Hoffman & Oren Koules
Cinematografía: Ben Nott
Montaje: Kevin Greutert
Música: Charlie Clouser
Diseño de producción: Anthony Cowley
Dirección artística: Greg Chown
Decorados: Michael Vandermeets
Vestuario: Steven Wright
Reparto: Matt Passmore, Tobin Bell, Callum Keith Rennie, Hannah Emily Anderson, Clé Bennett, Laura Vandervoort, Paul Braunstein, Mandela Van Peebles, Brittany Allen, Josiah Black, Edward Ruttle, Michael Boisvert, Sam Koules, Troy Feldman, Shaquan Lewis, Esther Thibault, Lauren Beatty, Nadine Roden, Arabella Oz, Misha Rasaiah, Christine Simpson, Billy Parrott, Sonia Dhillon Tully, Keeya King, Ryan Manning, Tina Jung, Brandon James Sim, Darren Josephs…

Siempre he diferenciado una saga de una franquicia en que la primera amplia con cada nueva secuela el universo de sus personajes, mientras que la segunda plantea un nuevo relato partiendo de una misma premisa. Star wars sería un claro ejemplo de lo primero, mientras que las películas de James Bond lo serían de lo segundo, ambas igualmente efectivas. El problema surge cuando no tienes claro si estás ante lo uno o lo otro, como sucede con Saw VIII, que en su intento por superar a sus antecesoras parece pretender desarrollarse según ambas premisas, olvidándose de la piedra angular de este tipo de secuelas: que ofrezcan algo más que lo que espera el espectador.

Es cierto que no podemos esperar gran cosa, pero quizás por eso Saw VII conseguía sorprender al encontrar una manera de ser fiel a su sangrienta idiosincrasia, ofreciendo además una metáfora del momento social que se estaba viviendo en la época que fue estrenada. Claro que se trata de la segunda película de la saga dirigida por Kevin Greutert, quien además la conocía profundamente al haber sido su montador, como vuelve a serlo de esta. Sin embargo, son los hermanos Spierig los que firman este nuevo episodio, en la que es su primera incursión en el laberinto justiciero iniciado por John Kramer, cuya única innovación es un giro temporal que no consigue ser realmente convincente, lo que no quiere decir que no sea aceptable.

El problema es que aunque Saw VIII haya tenido dos directores, ninguno de ellos parece haberse interesado ni en dotar a sus personajes de una leve profundidad dramática que haya permitido al espectador sentir algo por sus, por otra parte, espectaculares muertes, como tampoco se han molestado en proporcionar un mínimo de credibilidad a un relato que se desarrolla más como si de un videojuego en el que vas pasando niveles se tratara, tal y como apunta uno de los personajes, que puede resultar más elegante con ese rollito a C.S.I. con el que se desmarca de anteriores episodios, pero que más que un rompecabezas, es como si nos encontráramos con dos espirales que confluyen hasta convertirse en un círculo con el que fulminan el morbo de una película que, pudiendo resultar medianamente entretenida, no despierta la más mínima emoción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.