Coco (Lee Unkrich & Adrian Molina, 2017, EE.UU.)

«Coco»: toda la vibrante y arrolladora energía que se esconde detrás de la muerte

Cartel de Coco (Lee Unkrich & Adrian Molina, 2017, EE.UU.)Año: 2017
País: EE.UU.
Dirección: Lee Unkrich & Adrian Molina
Guion: Adrian Molina & Matthew Aldrich, basado en una idea original de Lee unkrich, Jason Katz, Matthew Aldrich & Adrian Molina
Producción: Darla K. Anderson
Cinematografía: Matt Aspbury & Danielle Feinberg
Montaje: Steven Bloom & Lee Unkrich
Música: Michael Giacchino
Dirección artística: Tim Evatt
Reparto: Anthony González, Gael García Bernal, Benjamin Bratt, Alanna Ubach, Renee Victor, Jaime Camil, Anfonso Arau, Herbertr Siguenza, Gabriel Iglesias, Lombardo Boyar, Ana Ofelia Murguía, Natalia Cordova-Buckley, Selene Luna, Edward James Olmos, Sofía Espinosa, Carla Medina, Dyana Ortelli, Luis Valdez, Blanca Araceli, Salvador Reyes, Cheech Marin, Octavio Solis, John Ratzenberger, Lalo Alcaraz, Carolina Ángel, Memo Aponte, Marcela Davison Aviles, Liliana Barba Meinecke, Emmanuel Bernal, David Beron, Denise Blasor, Wilma Bonet, Óscar Bonfiglio, Alex Castillo, Gary Carlos Cervantes, Bernarndo Cubria, Vicki Cubria, Daniel Diaz, Roberto Donati, Efrain Figueroa, Deb Fink, Emilio Fuentes, Daniella garcía, Libertad García Fonzi, Mike Gomez, Lillian Groag, Joshua Guerrero, Montse Hernández, Marabina Jaimes, Jossara Jinaro, Christian Lanz, Constanza Lechuga, Luisa Leschin, Ruth Livier, Maria Dominique López, Valeria Maldonado, Richard Miro, Adrian Molina, Daniel Edward Mora. Carlos Moreno Jr., Vivianne Nacif, Adriana Sevahn Nichols, Levi Nunez, Arhtur Ortiz, Jessica Pacheco, Juan PAcheco, Jacqueline Pinol, James Ponce, Al Rodrigo, J. Francisco Rodriguez, Polo Rojas, Eduard Roman, Johnny Sanchez Iii, Eddie Santiago, Melissa Santos, Luis Solís, Rosalba Sotelo, Chris Triana, Trujo, Lee Unkrich, Ruth Zalduondo, James Zavaleta…

La familia. Esa institución en la que unos se parapetan para defender su derecho al odio al identificarla exclusivamente como el modelo tradicional en el que no cabe ningún tipo de familia disfuncional, mientras que constituye el refugio emocional de tantos otros, independiente de lo desestructurada que sea su familia. Ya sea en Europa o en América, la cultura latina mantiene tradicionalmente un vínculo entre los miembros de la familia muy diferente al de los anglosajones. De ahí que dos películas tan diferentes en su discurso como El rey león (The lion king, Roger Allers & Rob Minkoff, 1994, EE.UU.) o Coco sean tan parecidas en cuanto al tema que tratan. Mientras la película de Disney mantiene un cierto tono reaccionario, al obligar a Simba a aceptar el inevitable destino de ocupar el mismo puesto que ha estado ocupado antes su padre, la de Pixar desarrolla un fabuloso y trepidante relato en el que su protagonista lucha con todos sus medios contra los prejuicios de una familia empeñada en no dejarle ser lo que quiere ser, lo que ya es.

En el que es el primer relato de Pixar que no gira en torno a personajes de raza caucásica, nos encontramos también con una familia funcional al comenzar su historia con una madre que sale adelante sin el apoyo de un hombre, que construye además un imperio laboral del que se sustentan con los años sus descendientes. Por si no fuera suficiente, leyendo entre líneas se puede interpretar que el joven Miguel no sólo es un músico frustrado, sino que arrastra la necesidad de ser aceptado por su familia a pesar de ser diferente, de tener unos gustos peculiares, distintos, radicalmente opuestos a los que la familia ha desarrollado a lo largo de muchas décadas, lo que nos lleva irremediablemente a una sutil metáfora gay.

Rebosante de luz y color, tierna y vibrante, dinámica y arrolladora, Coco supone además un homenaje de Pixar a México, llenando su película tanto de referencias culturales como entrañables personajes populares mexicanos en lo que supone una fiesta repleta de arrolladora energía con la que consiguen apelar al niño rebelde que todos llevamos dentro, lo que permite que para cuando el relato se vuelve un pelín previsible, ya ni nos importe lo más mínimo, porque estamos entregados por completo a la emocionante aventura de Miguel que, además, también advierte sobre los falsos mitos que sirven a menudo como inspiración de muchos, para no constituir otra cosa que una fachada detrás de la que se esconde lo peor del ser humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.